Skip links

Cáncer de mama

En cáncer de mama no es un sola enfermedad. Una gran diversidad en lo concerniente a la histopatología, la inmunohistoquímica, genética y presentación clínica deben ser consideradas.

La progresión de un tumor, el tiempo y el patrón de metástasis a distancia y. finalmente, el pronóstico de la enfermedad son todos factores altamente determinantes que son intrínsecos a los distintos tipos de tumores. La biología del tumor, también, tiene influencia en la presentación de lesiones malignas en las imágenes de la mama.

El ultrasonido mamario solo o como un ajunto de la mamografía, es una modalidad de imagen precisa con una alta sensibilidad y especificidad en la evaluación de lesiones mamarias. La clasificación estandarizada para tumores de mama del Colegio Americano de Radiología (BI-RADS®-US-classification for breast tumors, por sus definición y siglas en inglés) provee de una variedad de categorías con terminología  predefinida para describir la apariencia sonográfica de una lesión mamaria.

La exacta predicción de lesiones de carácter maligno o benigno, juega un papel crucial para el paciente, pero, resultados falsos-negativos y falsos-positivos, pueden ocurrir. El cáncer de mama puede simular una lesión benigna o viceversa, como hay alguna sobreposición en las presentaciones sonográficas de tumores malignos y benignos. El cáncer de mama triple negativo (TNBC, por sus siglas en inglés), por ejemplo, exhibe presentaciones significativamente diferentes en ultrasonido que los No-TNBC. Diagnósticos falsos-positivos pueden resultar en una tasa elevada de biopsias innecesarias. Diagnósticos falsos-negativos de cánceres de mama pueden resultar en retardo del diagnóstico y un peor resultado para el paciente. Por tanto, conocer acerca de la presentación clásico del cáncer de mama en el ultrasonido, es crucial para el examinador, para determinar el carácter maligno o benigno de la lesión con precisión.

El ultrasonido es, principalmente, capaz de visualizar cualidades macroscópicas de una masa y, por tanto, detectar diferencias un su apariencia gruesa. Sin embargo, resultados demuestran que, aún, presentaciones sub-microscópicas de un tumor puede modificar su apariencia en el ultrasonido. Comprensiblemente, el ultrasonido no puede detectar directamente parámetros intrínsecos del tumor y, tampoco, puede ser el objetivo predecir esos parámetros por métodos de imagen.

El patrón de eco más frecuentemente observado en el cáncer de mama es tumor hipoecóico (86%). La sonomorfología es principalmente dada por el tipo de tumor y no por la edad del paciente.

Una precisa evaluación de masas en mamas antes de más pasos diagnósticos o terapéuticos tiene un impacto crucial en la calidad del tratamiento y resultado en el paciente. La valoración de la lesión por ultrasonido está basada en sistema de clasificación ACR BI-RADS®-US, que provee de una fuente substancial para la predicción de los aspectos malignos o benignos de un tumor. Aún así, no cada cáncer sigue las reglas de criterio de ultrasonido típico para malignidad y, variaciones pueden ocurrir, dependiendo de factores individuales, tales como, características del paciente y biología del tumor. Usualmente, forma redonda u oval está asociada con lesiones benignas, pero, también, puede ocurrir en ciertos tipos de cáncer de mama. Un halo ecogénico es un indicador para malignidad, pero, está frecuentemente ausente en tumores HR negativos. Además, el reforzamiento acústico posterior está asociado con lesiones benignas, pero, puede ocurrir en tumores de alto grado, tumores HR negativos y pacientes jóvenes. Finalmente, distorsiones de la arquitectura son observadas menos a menudo en tumores pequeños, pacientes jóvenes y tumores Her2 negativos.

Por lo tanto, una falsa clasificación de masas de mama puede surgir con todas la consecuencia conocidas para el paciente.

Artículo escrito por el Dr. Alfredo Sinfuentes

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?