Skip links

Los riñones son los órganos excretores de los vertebrados: En el hombre, cada riñón tiene, aproximadamente, el tamaño de un puño y están situados en la parte posterior del abdomen. El riñón derecho está justo debajo del hígado y el izquierdo debajo del diafragma y adyacente al bazo. Sobre cada riñón hay una glándula suprarrenal. La asimetría dentro de la cavidad abdominal causada por el hígado, da lugar a que el riñón derecho esté levemente más abajo que el izquierdo. , están a la altura de la última vértebra dorsal y las primeras vértebras lumbares (de D12 a L3). Los polos superiores de los riñones están protegidos, parcialmente, por las costillas 11ª y 12ª y cada riñón está rodeado por dos capas de grasa (perirrenal y pararrenal) que ayudan a amortiguarlos.

El cáncer de células renales (también llamado cáncer de riñón o adenocarcinoma renal) es una enfermedad en la que se encuentran células malignas o cancerosas que se originan en el revestimiento de los túbulos del riñón (en la corteza renal).

Epidemiología: El cáncer de células renales es responsable de un 2% de todos los tumores malignos en el adulto. Es dos veces más frecuente en hombres que en mujeres. Influencia racial: más frecuente en afroamericanos que en raza caucasiana. La mayoría de los casos se diagnostican entre la 4ª y la 6ª década de la vida (a partir de los 50 años de edad), pero se puede presentar a cualquier edad.

Factores de riesgo: Frecuentemente de forma esporádica y raras veces de un síndrome hereditario. Factores esporádicos: El hábito tabáquico, exposición a productos químicos, la obesidad, enfermedad quística renal adquirida, (diálisis crónica) y el uso indiscriminado de analgésicos.

Factores genéticos: En general, aquellos pacientes con un familiar de primer grado diagnosticado de cáncer renal antes de los 40 años, los que presentan cáncer renal bilateral o multifocal en un mismo riñón pueden tener un componente hereditario.

Clasificación histológica.

  • Carcinoma de células claras(80%) es el más frecuente. Las células claras pueden tener un crecimiento que varía de lento (grado 1) hasta rápido (grado 4). En este tipo de cáncer renal se han validado los resultados de la terapia dirigida y la inmunoterapia.
  • Carcinoma papilar(15%). Se divide en dos subclases: tipo 1 y tipo 2 (este último de comportamiento más agresivo), se tratan actualmente de la misma manera que el carcinoma de riñón de células claras. Sin embargo, muchos médicos recomiendan el tratamiento dentro de ensayo clínico.
  • Carcinoma cromófobo y oncocitoma(5%), este último es de crecimiento muy lento y rara vez tiene capacidad para diseminarse.
  • Carcinoma de los conductos colectores(<1%), se comporta de modo similar al carcinoma de células transicionales de vejiga y vías urinarias. El mejor tratamiento para este tipo de carcinoma es la quimioterapia basada en platinos.
  • Variante sarcomatoide: puede coexistir con cualquiera de los subtipos anteriores y conlleva un comportamiento más agresivo del tumor por su crecimiento más rápido. Se llama sarcomatoide porque al examinarlo con el microscopio se asemeja al sarcoma.

El carcinoma de células transicionales se origina en la pelvis renal y no en la corteza, es un tipo histológico que sugiere enfermedad de las vías urinarias (desde la pelvis renal, pasando por los uréteres hasta vejiga y uretra).

El nefroblastoma o Tumor de Wilm’s es otro tipo de cáncer renal que se presenta típicamente en la infancia.

El angiomiolipoma es un tumor benigno que tiene un aspecto característico en la tomografía computarizada (TAC). Tiende a crecer y no suele diseminarse, se puede manejar de forma conservadora o con cirugía

Presentación clínica. Muchos pacientes no experimentan síntoma alguno hasta que la enfermedad se ha extendido a otros órganos, se diagnostican de manera casual de un tumor renal cuando se realizan una Ecografía o una TAC por otras razones. Se ha descrito como típica la asociación de hematuria (sangre en la orina), masa y dolor en costado, pero esta triple asociación tan solo está presente en un 10% de los casos. La hematuria aparece en más de la mitad de los casos, pero puede no ser visible y tan solo evidenciarse en un análisis de orina (hematuria microscópica).La anemia (descenso en cifras de Hemoglobina), fiebre y pérdida de peso son relativamente frecuentes en este tipo de tumores. Menos frecuentes son la policitemia (aumento en la cifra de hemoglobina) y la hipercalcemia (esta última debe obligarnos a descartar una extensión del tumor a los huesos).

Métodos diagnósticos: Es importante siempre explorar al paciente, identificar cualquier signo de enfermedad, como masas, bultos o cualquier otro signo que parezca inusual. Analítica de sangre, Analítica de orina, sonograma, TAC (Tomografía Axial Computerizada) con contraste o escáner, RNM (Resonancia Nuclear Magnética), Arteriografía renal, Pielografía intravenosa (PIV), TAC toraco-abdominal y solicitar una Gammagrafía ósea, Biopsia o punción-aspiración con aguja fina (PAAF), PET: La tomografía por emisión de positrones (PET), una PET y una TAC al mismo tiempo (PET/CT scan).

Estadios tumorales en cáncer renal: Es importante saber en qué estadio se encuentra la enfermedad para poder planificar el tratamiento.

Estadio I : el tumor mide 7 centímetros o menos y se encuentra limitado al riñón.

Estadio II: el tumor mide más de 7 centímetros y se encuentra limitado al riñón.

Estadio III: el tumor invade la glándula suprarrenal situada justo encima del riñón o la capa de tejido graso que rodea al riñón o los vasos sanguíneos principales del riñón (como la vena cava) y puede invadir los ganglios linfáticos abdominales.

Estadio IV: el cáncer se extendido a otros órganos como los intestinos, el páncreas, los pulmones, el hígado o los huesos, provocando metástasis a distancia.

Factores pronósticos

El pronóstico y las opciones de tratamiento dependen básicamente de dos factores:

  • El estadio de la enfermedad: a medida que avanza el estadio (de I a IV), menores son las posibilidades de curación.
  • La edad del paciente y su estado general de salud.
  • En la enfermedad avanzada o metastática los niveles de hemoglobina, lactato deshidrogenasa (LDH) y calcio en sangre, conjuntamente con el estado general y el tiempo transcurrido desde el diagnóstico, son factores que clasifican a los pacientes en tres grupos de riesgo pronóstico:
    – Grupo de buen pronóstico
    – Grupo pronóstico intermedio
    – Grupo de mal pronóstico

Artículo escrito por el Dr. Rosalio Aguilar Hernandez

Inscripciones para curso

Inscripciones para diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Desea más información sobre este diplomado?