Carcinoma en tejido mamario ectópico axilar con diferenciación neuroendocrina

Se presenta un caso de carcinoma en tejido mamario ectópico axilar: Una paciente femenina de 38 años de edad, quien consultó por aumento de volumen y presencia de un nódulo en la región axilar de un año de evolución y punción aspiración por aguja fina previa no diagnóstica.

En la evaluación se observaron mamas axilares bilaterales, palpando en la derecha un tumor duro de superficie irregular, se realizó mamografía, C y biopsia por aguja gruesa. Por el diagnóstico de la biopsia por aguja gruesa, se practicaron estudios de extensión y se trató con neoadyuvancia y cirugía. El estudio histopatológico de la pieza quirúrgica concluyó carcinoma ductal infiltrante con patrón neuroendocrino y metástasis en 2 de 18 ganglios, recibió adyuvancia y se mantiene libre de enfermedad.

El tejido mamario se distribuye a lo largo de la línea láctea que se extiende desde la axila hasta la región inguinal. Un error en el proceso de involución de aquel puede conducir a la existencia de tejido mamario ectópico, lo cual se reporta entre el 2 % a 6 % en la población general, siendo la axila la localización más frecuente.

La presencia de tejido mamario ectópico axilar es evidente solo en la pubertad o después de ella y su crecimiento más rápido se observa durante el primer embarazo como consecuencia de los cambios secundarios iniciados por la estimulación hormonal

(estradiol ovárico, estriol placentario), que provocan sintomatología con aumento del tamaño de la región axilar, dolor y en raras ocasiones galactocele con secreción de leche por los poros cutáneos contiguos. Si bien dicha anomalía congénita puede no manifestarse hasta el primer embarazo, una vez que se hace sintomática puede experimentar cambios con las gestaciones ulteriores, como cíclicos durante el período menstrual.

Aunque la misma patología puede ocurrir tanto en el tejido mamario eutópico y ectópico, el carcinoma de mama primario de éste último se ha reportado en escaso número, donde el hallazgo además con patrón neuroendocrino resulta un caso raro.

El carcinoma mamario con patrón neuroendocrino se caracteriza por un relativo bajo grado de malignidad y se manifiestan como un tumor palpable sin una apariencia clínica específica.

Comentario:

El carcinoma primario en el tejido mamario axilar no es un hallazgo común y lo que resulta aún más raro, es que el mismo presente diferenciación neuroendocrina, lo cual no se había descrito antes, patrón inclusive infrecuente en el tejido mamario de ubicación normal donde solamente se han reportado 30 casos de acuerdo a la literatura.

La biopsia es el paso a seguir para concluir el diagnóstico, sin embargo, la opción con la aguja gruesa puede presentar iguales limitaciones que el estudio citológico y no ser diagnóstica en relación al patrón de diferenciación histológica como ocurrió en el presente caso. La biopsia excisional o resección completa de la lesión, es considerada la ideal, a la cual evidentemente el manejo de la axila se debe adicionar como en el tratamiento quirúrgico del carcinoma ductal de localización en la mama.   El carcinoma del tejido mamario ectópico axilar debería tenerse presente ante la sola evidencia aquel tejido glandular mamario en axila y sospecharse más aún tras los cambios de consistencia en el mismo, como considerar la diferenciación histológica de este tipo, una vía del proceso de origen y desarrollo de la lesión neoplasia la cual debe identificarse y seguirse de cerca.