Skip links

Ultrasonografia de anexos causantes de dolor pélvico agudo en mujeres premenopausicas no embarazadas.

La presentación de dolor pélvico es un síntoma extremadamente común en las salas de urgencias.

El USG juega un papel importante para establecer el diagnóstico.

Quistes ováricos funcionales y hemorrágicos: los ovarios en premenopáusicas tienen una textura homogénea y con folículos en la periferia del parénquima. En la etapa proliferativa los folículos aumentan su tamaño y el dominante puede llegar a los 2.5-3 cm.

Los quistes foliculares pared delgada y a vasculares, con contenido anecóico. Pueden medir de 3 a 8 cm presentando dolor, hemorragia y ruptura.

Al continuar la ovulación se forma el cuerpo lúteo e involuciona.

La apariencia del quiste hemorrágico es la de “cordón” o “telaraña”, por reticulaciones internas.

Endometriosis: es la presencia de mucosa endometrial fuera del útero. Pudiéndose localizar en cualquier región y como más comúnmente en ovarios, ligamentos, tubas uterinas, bolso ciego y serosa de útero. El tejido endometrial responde a las hormonas menstruales y puede producir sangrados pudiendo provocar quistes hemorrágicos (endometriomas) y ascitis hemorrágica en abdomen y pelvis.

Los primeros se describen como vidrio esmerilado.

Torsión ovárica: es una urgencia quirúrgica. Su prevalencia es baja. El riesgo es alto en jóvenes y mujeres en edad reproductiva, durante las primeras semanas de embarazo o en el posparto inmediato.

Ultrasonográficamente los hallazgos dependen del grado de torsión, del compromiso vascular y tiempo transcurrido del inicio de sintomatología. Se observa ovario aumentado de tamaño ligeramente hipoecoico con prominentes y periféricos folículos. Líquido libre se puede acumular alrededor del ovario o del saco ciego. Si el compromiso continúa se observa un parénquima más hetereogéneo con áreas con aumento de ecogenicidad debidas a zonas de infartos. Otro dato es la localización anormal del ovario. Así como el signo de torbellino que es un giro del pedículo vascular ovárico, con o sin riego demostrable. El Doppler puede mostrar ausencia de flujo venoso o arterial. Aun así se debe evaluar el ovario contralateral.

ENFERMEDAD PÉLVICA INFLAMATORIA/ABSCESO TUBO OVÁRICO: EPI hace referencia a un espectro de procesos infecciosos en la pelvis, comúnmente de cervicitis. La mayoría de las causas por C. trachomatis y N. gonorrhoeae. Pudiendo progresar a piosalpinx o absceso tubo-ovárico.

El diagnóstico clínico se hace con dolor pélvico y dolor a la movilización de cuello, fiebre y leucocitosis.

Los hallazgos sonográficos son muy sutiles, crecimiento uterino y ovárico, engrosamiento de ligamento ancho y tubas, líquido en cavidad endometrial o bolsa ciega. Si la enfermedad progresa se y se involucran trompas de Falopio se observa dilatación y líquido libre en anexos denotando hidro/piosalpinx. Con engrosamiento de las paredes. El ovario inflamado puede tener apariencia de poliquístico.

En conclusión nos dan la pauta para poder realizar un diagnóstico rápido de entidades comunes que debemos diferenciar entre quirúrgicas y aquellas con tratamiento conservador.

Nuevamente otro artículo donde nos comenta la importancia de contar con las herramientas necesarias para poder llegar a un diagnóstico clínico y nos podamos apoyar en estudios de gabinete de fácil acceso, no invasivo como es el ultrasonido.

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Desea más información sobre este diplomado?