Skip links

Componentes anatómicos de la placenta.

La placenta es una estructura fetal que constituye el principal medio de comunicación entre la madre y el feto con funciones de respiración, nutrición, excreción y secreción de hormonas. En condiciones normales es de forma discoidea y al término de la gestación es de unos 15 a 20 cm de diámetro, 2 a 3 cm de espesor y 500 gramos de peso, o sea 1/6 parte del peso fetal.

La placenta contiene dos componentes: la porción materna que proviene del corión y la porción materna, formada por el endometrio.  Se llama decidua a la capa funcional del endometrio grávido y se considera que sus células dan nutricional embrión y protegen a los tejidos maternos  durante la invasión del trofoblasto. La decidua está formada por tres regiones: decidua basal, que es el componente materno; decidua capsular que es la que esta subyacente al producto y la decidua parietal que es el resto de la mucosa uterina.

Una vez que el trofoblasto se pone en contacto con el endometrio prolifera y se convierte  por diferenciación en dos capas: el citotrofoblasto que es mitóticamente activo y forma nuevas células que migran  hacia la masa creciente de citotrofoblasto  y el sincitiotrofoblasto  que rápidamente se convierte en una masa multinucleada en la cual no hay límites celulares apreciables.

El comienzo de la circulación uterina  resulta de la unión de los vasos uterinos, tanto arteriales como venosos con las lagunas del sincitiotrofoblasto. Cuando la sangre materna fluye hacia el interior de las lagunas del sincitiotrofoblasto sus numerosas sustancias nutritivas quedan disponibles para que sean aprovechadas por el tejido embrionario. La sangre oxigenada llega a las lagunas precedentes de las arterias espirales y la sangre que ha perdido oxigeno las abandona través de las venas uterinas.  Hasta la semana 8 las vellosidades cubren toda la superficie del saco coriónico. Al crecer el saco, las vellosidades relacionadas la decidua capsular experimenta compresión, disminuye el riesgo sanguíneo  y comienzan a degenerar, lo cual produce una zona desnuda llamada corion calvo o leve.

El componente fetal de la placenta consta de la placa corionica y las vellosidades que se originan de ella. El componente materno de la placenta está formado por decidua basal y la invasión de las vellosidades dejan varias zonas cuneiformes de tejido decidua llamadas tabiques placentarios, que dividen la porción fetal de la placenta en 10 a 38 zonas convexas irregulares, formadas por lóbulos y lobulillos, que reciben el nombre de cotiledones. La sangre materna circula a través del espacio intervelloso, trae sustancias necesarias para el desarrollo del producto   y se lleva los productos de desecho procedentes  del metabolismo fetal.

La placenta es esencialmente una gran superficie a través de la cual se pueden intercambiar las sustancias, cruzando la membrana placentaria interpuesta  circulaciones fetal y materna, la sangre que sale del feto, pasa por las arterias umbilicales a la placenta de ahí se ramifica para ir a los órganos correspondientes.

Función endocrina.

La placenta sintetiza varias hormonas entre las que se encuentran; estradiol, estrona, estriol y progesterona, las cuales pasan a la circulación materno-fetal. Estas hormonas son importantes para el desarrollo fetal y su cuantificación en suero materno permite predecir el grado de bienestar fetal. Al comienzo del embarazo el blastocisto produce gonadotropina corionica humana que mantiene la función del cuerpo lúteo del ovario estimulando la síntesis de estrógeno y progesterona hasta la semana 10-12 gestación cuando la placenta asume esta función.

Anomalías morfológicas.

Existe una serie de procesos patológicos  que se acompañan de placenta grande como son eritroblastosis fetal, sífilis, diabetes y ciertas nefropatías aunque en ocasiones se obtiene placentas grandes sin demostrarse alguna alteración. La placenta grande que acompaña al feto voluminoso y a los múltiples, no se puede considerar como tal siempre y cuando se mantenga la relación 1/6 del tamaño del y de los fetos. La placenta pequeña se ve en los casos de insuficiencia placentaria.

Bi o multilobulada.

En ocasiones en un embarazo único la placenta puede estar dividida por uno o más tabiques carnosos, en uno o más lóbulos, generalmente con conexiones vasculares entre los mismos. Dependiendo del número de lóbulos puede ser bilobulada o multilobulada.

Succenturiada.

Es una anomalía en la que uno o más lóbulos placentarios se encuentran separados del disco placentario principal aunque siempre con conexiones vasculares entre ellos.

  1. placenta succenturiada.
  2. placenta espuria

Espuria.

Es similar  a la anterior, pero sin conexiones vasculares entre los lóbulos placentarios.

Circunvalada.

La placenta presenta en la porción periférica del corion un engrosamiento blanquecino situado a una distancia variable del margen de la placenta. Las membranas fetales se encuentran adheridas al borde del anillo y reposan sobre la porción periférica del mismo. Clínicamente se manifiesta como una placenta previa.

Inscripciones para curso

Inscripciones par Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Desea más información sobre este diplomado?