Skip links

Componentes anatómicos de la vesícula biliar

La vesícula biliar es una pequeña bolsa de 7 a 10 cm de longitud y de 3 a 5 cm de ancho, con capacidad de 30 a 50 ml, tiene la forma de pera y se encuentra adherido por el peritoneo al parénquima hepático, esta se divide en 4 porciones anatómica que son: el fondo, cuerpo, infundíbulo y cuello.

La vesícula biliar es irrigada por la arteria cística, rama de la arteria hepática derecha que se bifurca por detrás del conducto cístico, tiene un diámetro aproximado de 2mm y sigue un trayecto longitudinal variable por arriba del cístico, hasta que desciende a la superficie peritoneal de la vesícula y se ramifica.

La circulación venosa ocurre a través de pequeñas venas con desembocadura directa en el hígado desde la vesícula y una vena cística grande, que regresa la sangre hacia la vena porta derecha.

La vesícula entra al colédoco a través del cístico, el cual tiene una longitud variable, en promedio  4cm y este a su vez se une al conducto hepático común formando un ángulo agudo, posteriormente se divide el conducto hepático común en conducto hepático derecho e izquierdo, la rama derecha de la arteria hepática se encuentra inmediatamente detrás del mismo.

El colédoco tiene una longitud aproximadamente de 8 a 11.5cm y un diámetro de 6 a 10 mm. La porción superior está situada en el borde libre del ligamento  hepatoduodenal, a la derecha de la arteria hepática propia y por delante de la vena porta. El tercio medio del colédoco forma una curva a la derecha por detrás de la primera porción del duodeno, donde se separa  de la vena porta y de las arterias hepáticas. El tercio inferior se curva mas a la derecha por detrás de la cabeza del páncreas, en el que forman  un surco, y desemboca en el duodeno a través del ámpula de váter, donde a menudo se le une al conducto pancreático.

A las porciones del colédoco también se les denomina de acuerdo a sus relaciones con las vísceras intestinales, se les han aplicado los términos suprapancreatico, intrapancreaticos e intraduodenal.

Protocolo de exploración:

Ayuno de 6 horas

Posición supina, abordaje subcostal

Ubicación: fisura interlobar hepática

Tomar plano longitudinal y transversal

Énfasis en el cuello (Litiasis oculta)Inspiración profunda

Transductor: 3.5 MHz en obesos, 5MHz en delgados.

Posición supina o decúbito lateral izquierdo

El colédoco distal es difícil de visualizar debido a el gas abundante del duodeno y la flexura hepática.

Puede ser mejorada con el paciente a 60 grados y en posición oblicua derecha en plano transversa.

Comprende un estudio habitual como el que se realiza con hígado, incluido estudios sagital y transversal.

Además se necesita un estudio centrado para evaluar el hilio hepático, teniendo en cuenta que esta orientación requiere un plano oblicuo para mostrar toda la longitud de los conductos hepáticos derecho e izquierdo en una sola imagen.

Se utiliza una proyección oblicua subcostal con el borde izquierdo del transductor mas cefálico que el borde derecho, la cara del transductor se dirige hacia el hombro derecho. Interrumpiendo la respiración profunda, un barrido del transductor dirigido desde el hombro hasta la región umbilical mostrara la vena hepática media y después el eje longitudinal de los conductos hepáticos derecho e izquierdo, seguido del colédoco en sección transversal. Rotando el transductor a 90º  respecto a este plano, una segunda interrupción de la inspiración permitirá ver el eje longitudinal del colédoco y el hepático común en el hilio hepático.

Artículo escrito por el Dr. Sergio Gordillo Herrera

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

 

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?