Skip links

Diagnóstico de lesiones polipoideas de la cavidad uterina y excéresis dirigida: Papel de la histerosonografía.

Los pólipos endometriales y las lesiones ocupantes de espacio, como los miomas submucosos, son causa de frecuentes alteraciones menstruales. Su diagnóstico ha pasado por varias etapas, desde dilatación y legrado uterino a ciegas, histerosalpingografía, ecografía transabdominal , ecografía con sonda vaginal y la histeroscopía e histerosonografía, con éstas últimas se ha detectado que muchos pólipos pasaban inadvertidos en estudios de rutina. El tratamiento también ha pasado por varias etapas desde la dilatación y legrado con biopsia a ciegas, incluso la histerectomía, motivo por el cual es muy importante un tratamiento menos radical como resectoscopía quirúrgica bajo visión directa y la polipectomía dirigida por histerosonografía previa.
Los pólipos endometriales son las lesiones ocupantes más frecuentes en la cavidad uterina, responsables de metrorragias y en ocasiones infertilidad. Generalmente son benignos y alcanzan distintos tamaños hasta incluso llegar a ocupar la cavidad uterina, pueden ser sésiles o pediculados. Su incidencia no es calculada de forma fidedigna ya que muchas veces no se hace un diagnóstico concluyente.
La ecografía transvaginal permite gran precisión diagnóstica de formaciones endouterinas como pólipos y miomas submucosos, pero el diagnóstico es anatomopatológico de una muestra obtenida para dicho estudio, obligado para descartar un adenocarcinoma.
A partir de la clínica, el primer estudio indicado es ecografía transvaginal, que proporciona imágenes características: endometrio heterogéneo engrosado con pérdida de la interfase endometrio-endometrial, tras lo cual debe realizarse histerosonografía o histeroscopia. Debe reconocerse la limitación de que no es posible definir por ecografía transvaginal la localización en pared anterior o posterior ni la base de la implantación.
En este estudio se analizaron 15 pacientes a las que se les realizó histerosonografía visualizando primero el cérvix con un espejo vaginal, antisepsia de la zona, introducción de sonda nasogátrica o Foley a través de la cual se instiló solución salina hasta lograr distensión adecuada de la cavidad uterino, introduciendo después el transductor endocavitario de 6-9 Mhz. Se incluyeron pacientes

con alguno de los siguientes diagnósticos: pólipo endometrial, mioma submucoso, menorragia de inicio reciente, metrorragia intermenstrual, infertilidad sin causa aparente, endometrio engrosado con pérdida de la interfase endometrio-endometrial, malformaciones uterinas. No hubo ninguna complicación, resultando además la histerosonograía de similar sensibilidad que la histerescopía para el diagnóstico de pólipos endometriales, miomas submucosos, malformaciones uterina, sinequias, pero con ventajas como bajo costo, técnica fácil y sin complicaciones, permitiendo elegir el tratamiento adecuado al dar a conocer la ubicación virtual de la lesión y su tamaño.
COMENTARIO:
La ecografía se encuentra en continua actualización en cuanto a mejora de técnicas para ofrecer un mejor tratamiento a los pacientes, y en el caso de la histerosonografía ha permitido evitar tratamientos radicales como la histerectomía, para enfocarse sólo al área donde se encuentra la lesión, lo cual implica un importante avance de la medicina.
Así como es bueno mejorar cada vez las técnicas para un mejor diagnóstico, es fundamental en todo médico tener presentes las limitaciones de toda técnica realizada ya que esto repercutirá en un adecuado tratamiento para el paciente y en no pasar por alto diagnósticos hasta no estar seguro de haber realizado todas las pruebas pertinentes de acuerdo a cada paciente.

Artículo escrito por la Dra  María Del Consuelo González Alemán

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com 

× ¿Cómo puedo ayudarte?