Skip links

Diagnóstico ecográfico de mioma uterino en mujeres con síntomas Ginecológicos

Los leiomiomas uterinos (miomas), neoplasias sólidas, benignas, están presentes en 25-30 % de las mujeres en edad fértil, constituyen los tumores más comunes del tracto genital femenino,  las manifestaciones clínicas son variables y la mayoría de ellos cursan asintomáticos. La sintomatología y su severidad dependen del tamaño, posición y número, la asociación mioma uterino-esterilidad es controvertida, pues mujeres con esta afección pueden concebir sin dificultades. Una de las características principales de esta afección es su dependencia de los estrógenos, razón por la cual habitualmente se presenta en la edad fértil de la mujer; es infrecuente que surja antes de la primera menstruación (menarquia) o luego de la menopausia. Se estima que  1 de cada 4 a 5 mujeres de más de 35 años padecen de este tipo de tumores, por lo que se hace necesario el uso de  la ultrasonografía transvaginal y/o abdominal, dada la certeza y la inocuidad del método

Los miomas se perciben por ultrasonido de distintos modos, la mayor parte de ellos aparecen como masas nodulares múltiples, bien definidas, hipoecogénicas y homogéneas. Los antiguos se hacen hiperecogénicos y algunos presentan un patrón ecográfico complejo a consecuencia de una necrosis central. Aquellos que crecen rápidamente, por ejemplo en el embarazo, pueden confundirse con quistes hipoecogénicos, otros son pedunculados y en ocasiones pueden deprimir la pared posterior de la vejiga. A menudo deforman el contorno normal del útero y la cavidad endometrial. También pueden formarse en el cuello del útero y deformar u obstruir el conducto cervical.

Para su diagnóstico además de ecografía transvaginal y abdominal, se puede usar  histeroscopia, histerosonografía e histerosalpingografía, TAC y resonancia magnética.

Para efecto de hacer un diagnóstico de este padecimiento se realizó un estudio descriptivo y transversal, con vistas a describir las características ecográficas del mioma uterino en mujeres con síntomas ginecológicos, en 142 pacientes que acudieron con síntomas ginecológicos y la indicación de ecografía, la muestra quedó constituida por las 76 diagnosticadas con mioma uterino.

En la serie, del total de pacientes que acudió a la realización del ultrasonido, 76 (53,5 %) fueron diagnosticadas con mioma uterino, 46 (32,4 %) tenían otras afecciones ginecológicas y solo en 20 de ellas (14,1 %) el examen resultó ser negativo, el grupo de edad fue de entre 15 a 45 años, 59 pacientes presentaron miomas múltiples, prevaleció el mioma intramural 71% y subseroso 18.5%, presentaron degeneración quística el 51%, calcificaciones el 27%, necrobiosis 22%, y solo el 11% no presentaron signos de complicación,  el tamaño osciló entre 1,5 y 2,5 cm,

Cabe agregar que la localización, tamaño y número de los diferentes leiomiomas pueden afectar el resultado reproductivo; la influencia en la reproducción se manifiesta especialmente en los de tipo submucoso — asociados con un aumento del riesgo de aborto espontáneo, parto pretérmino, presentaciones anormales, obstrucción del canal cervical, hemorragia posparto y sepsis puerperal–; sin embargo, el efecto de su presencia en la fertilidad es aún objeto de controversia. La distorsión de la cavidad uterina y los elementos antes mencionados determinan además, la conducta final en estas pacientes. El crecimiento de los miomas durante el embarazo no se puede predecir; la localización y número de estos, especialmente en el segmento inferior del útero y las posiciones fetales inadecuadas, incrementan la probabilidad del nacimiento mediante cesárea.

Los fibromiomas provocan alteraciones mecánicas, irritación del miometrio, alteraciones endometriales y déficit del flujo sanguíneo uterino que puede comprometer la viabilidad del embrión o del feto. En este estudio se halló que 10% de los casos diagnosticados estuvieron asociados al embarazo.

El tratamiento dependerá del tipo, tamaño y localización del mioma, además de los deseos de fertilidad futura de la paciente y la habilidad quirúrgica del cirujano.

Comentario:

La ecografía diagnóstica se ha convertido en una valiosa e importante herramienta  para el ginecólogo, puesto que le permite la evaluación de la cavidad uterina y el diagnóstico de afecciones ginecoobstétricas que hasta hace algunos años solo podían ser evaluadas con procedimientos a ciegas y poco tolerados por las pacientes.

Artículo escrito por el Dr. Alejo Chávez Sánchez

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?