Skip links

Diagnostico radiológico de tumor hepático vs absceso hepático piógeno en periodo neonatal

8

La presencia de masas hepáticas en el periodo neonatal no es frecuente. Las imágenes médicas este tipo de hallazgos ha ido en aumento, permitiendo así, obtener un diagnóstico oportuno para dar un manejo adecuado.

En este artículo se  analizan  las diferencias y similitudes tanto en ecografía como en tomografía, dada la similitud entre los hallazgos radiológicos delas lesiones benignas y malignas del hígado con los encontrados en el absceso de origen piógeno en el neonato.

Los tumores hepáticos se dice que son poco frecuentes en la edad pediátrica; las técnicas de imagen permiten la caracterización, localización, determinación dela resecabilidad y seguimiento.

TUMORES HEPATICOS

Tumor vascular benigno pero agresivo.

Es el más común en la edad pediátrica. (6 meses de edad).

Presentación clínica:

  • Una masa abdominal palpable
  • Hepatomegalia
  • Distensión abdominal
  • Trombocitopenia
  • Insuficiencia cardiaca congestiva.
  • Puede ser solitario o difuso
  • Mide hasta 15 cm de diámetro.

Ecografía

  • Se observa lesión única o múltiple.
  • Masa hepática compleja con grandes venas supra hepáticas
  • Hipo o hiperecoica
  • Doppler. Anastomosis arteriovenasas como ondas de alto flujo.

Tomografía

  • Sin medio de contraste
  • Se observan masas hipodensas homogéneas y bien definidas
  • Se pueden observar calcificaciones punteadas.
  • Con medio de contraste
  • Intensificación inicial periférica o difusa.

HEMANGIOMAS

Los pequeños suelen ser asintomáticos.

Las lesiones grandes pueden presentar:

  • Hepatomegalia.
  • Molestia abdominal.
  • Dolor.
  • Pueden ser múltiples  o únicos.
  • Pueden tener estigmas cutáneos.

Ecografía

  • Se observan bien delimitados.
  • Hiperecoicos con refuerzo acústico leve.
  • Los gigantes son los que miden más de 10cm.
  • Ecogenicidad heterogénea.

Tomografía

  • Sin medio de contraste
  • Se observa una masa bien delimitada, hipodensa y con márgenes lobulados.
  • Con contraste
  • Se muestra intensificación  homogénea y uniforme en las fases arteriales y venosas.
  • Intensificación periférica, nodular o globular y discontinua.

HAMARTOMA MESENQUIMATOSO

Segunda lesión hepática benigna más común.

Se presenta en menores de 2 años de edad.

Se presenta con distensión abdominal progresiva.

Puede ser predominantemente quística o de aspecto sólido, encapsulada o pedunculada.

Puede llegar a medir 12 a 15 cm de diámetro.

Ecografía

  • Se observa una masa multiseptada y quística.
  • El componente solido de la lesión puede ser más predominante con múltiples quistes pequeños con tabique gruesos.

Tomografía

  • Se observa como una masa abdominal bien definida, quística con área central hipodensa y tabiques intensificados de espesor variable.

HEPATOBLASTOMA

Es el tumor primario hepático maligno más común.

Representa 79% de los tumores de hígado en la edad pediátrica.

Se presenta una masa abdominal asintomática.

En  niños 3 años de edad.

Lesión única, bien circunscrita y con superficie nodular.

Puede ser multifocal.

Se localiza más frecuente en lóbulo derecho del hígado.

Mide de 10 a 12 cm.

Ecografía

  • Se observa como una lesión solitaria de bordes definidos
  • Masa ecogenica en zonas de sombra acústica que corresponden a calcificaciones y áreas hipo ecoicas reflejando zonas necrótica o hemorrágicas.

Tomografía

  • Sin contraste se observa una masa hipodensa, con calcificaciones en la mitad de los casos.
  • Con contraste
  • Se presenta con intensificación heterogénea  pero en un grado menos al hígado normal.

ABSCESO HEPATICO PIOGENO

Es una colección localizada de células inflamatorias, produce destrucción del parénquima hepático adyacente.

La lesión es infrecuente en edad pediátrica

Cuadro clínico:

Fiebre

Dolor abdominal

Hepatomegalia.

Ecografía

  • El aspecto ecográfico es muy variable y puede ir desde muy ecogénico a puramente anecoico, dependiendo del estadio patológico.
  • El absceso aparece solido
  • Áreas hipoecoicas por la necrosis y licuefacción el absceso aparece cada vez más quístico. De esta manera es como se presenta el diagnostico.
  • Se pueden observar presencias de calcificaciones, nivel de líquido o engrosamiento de las paredes en absceso crónicos.
  • Áreas anecónicas que corresponden a niveles líquidos.
  • Doppler. Interior avascular.

Tomografía

  • Con medio de contraste.
  • Lesión hipodensa en un patrón interno de densidad variable.
  • Signo de racimo.
  • Signo de doble diana.
  • Presencia de gas.
  • Pueden ser uniloculares o complejos con septos internos y márgenes irregulares.

COMENTARIO

Los  tumores hepáticos especialmente del absceso hepático piógeno que es una entidad poco frecuente en el paciente pediátrico, es muy importante  la historia clínica completa, cuadro clínico,  así como una exploración integral, apoyado a estudios de laboratorio para la obtención de los datos necesarios para determinar un probable diagnóstico; y  solicitando el apoyo en métodos de imagen para corroborar el diagnostico.

Tanto los tumores  hepáticos como el absceso hepático piógeno  son entidades que poseen características similares al obtener imágenes, por lo que es muy importante conocer las características entre si y realizar diagnósticos más certeros a la hora de evaluar este tipo de lesiones., así como vigilancia de la lesión durante un tiempo determinado y evaluar su evolución y establecer un diagnostico final.

Leave a comment

× ¿Cómo puedo ayudarte?