Skip links

Diferenciación ecográfico de quistes benignos y malignos Las lesiones de la mama

Los quistes mamarios, incluyendo quistes simples, son hallazgos comunes en mujeres mayores de 40 años que son sometidas a ecografía. Los quistes simples no tienen malignidad potencial, pero los quistes sólidos y masas quísticas puede causar dilemas en el diagnóstico, varios tipos de lesiones quísticas de la mama se han descrito por Berg et al; lesiones quísticas complejas malignas fueron probados en el 23% de los pacientes en su estudio. Los carcinomas intraquísticos de la mama, son entidades raras que constituyen 0,3% a 2,0% de todos los carcinomas de mama, y ​​la porción sólida puede ser bastante grande en el momento del diagnostico. Hemos intentado clasificar los tipos de hallazgos ecográficos de las lesiones quística de la mama y se correlacionaron estos hallazgos con los resultados patológicos. En este estudio se intento evaluar las características de las masas quísticas benignas en comparación con las lesiones malignas y para determinar el cuidado apropiado del paciente de acuerdo con los hallazgos ecográficos.
Materiales y Métodos
Desde junio de 2002 hasta marzo de 2006, durante tiempo que se sometieron a pacientes de sexo femenino a ecografía de mama, determinó que 212 pacientes sintomáticos tuvieron masa quística de mama. Ciento setenta y cinco pacientes con masas mamarias quísticas fueron patológicamente confirmados y 37 con quistes. Se siguieron sin confirmación patológica durante los siguientes 4 años de 3 a 4 exámenes ecográficos. Todas las pacientes tenían síntomas tales como una masa palpable, bulto, dolor de pecho, secreción del pezón, o un cambio de piel roja. La edad media de los pacientes fue de 44,6 años (rango, 15-73 años). La media del diámetro de las lesiones fue de 25 mm (rango, 7-140 mm). El diagnóstico se estableció con la biopsia por aspiración usando un 18 – a 20G de calibre, 123 en las lesiones a partir de la cual el fluido se envió para el examen citológico y fue seguido por biopsia con aguja gruesa o escisión en 57 lesiones a causa de la persistente existencia de un componente sólido. Las lesiones quísticas fueron clasificados en 6 tipos (tipos I-VI), que se modificaron ligeramente de los mencionado en un artículo por Berg et al. Los quistes simples (tipo I) se definen como masas anecoícas circunscritas, con bordes bien delimitados, y reforzamiento posterior. Quistes agrupados (tipo II) se define como; quistes agrupados sin componentes sólidos, son discretos. Los quistes con septos finos (tipo III) se definieron como quistes con septos en su interior de menos de 0,5 mm de espesor en sus paredes. Los quistes complicados (tipo IV) se definieron de acuerdo el Colegio Americano de Radiología de mama Imágenes de informes y Data System (BI-RADS) como lesiones homogéneas con ecos de bajo nivel que de otro modo cumple con los criterios de los quistes simples, incluyendo lesiones quísticas que contienen restos, niveles líquido, o detritus flotantes ecogénicos. Masas quísticas con septos o una pared superior a 0,5 mm de espesor o masas mixtas quísticas y sólidas con al menos un componente de 50%, se clasificaron como masas quísticas con un espesor de pared / tabiques o nódulos (Tipo V). Principalmente masas sólidas quística con focos que se consideran sólidos y complejos de masas quísticas (tipo VI).
Los hallazgos ecográficos de cada tipo de lesión quística de mama se compararon con los resultados patológicos y se evaluó de acuerdo con la incidencia de masas benignas y malignas. Se analizaron las formas y los márgenes de las lesiones quísticas con componentes sólidos 2 tipos de tipo V (masa quística con un espesor de pared / tabiques o nódulos) y tipo VI (complejo sólido y masas quísticas) y se correlacionó con la resultados patológicos. Noventa y cuatro lesiones, incluyendo 37 lesiones clasificado como tipo I lesiones ecográficas sin confirmación patológica, fueron seguidos 1 a 5 veces durante los próximos 45 meses.
Discusión
Los quistes mamarios son hallazgos comunes en las mujeres mayores de 40 años, y la mayoría pueden ser despedidos como benignos (es decir, BI-RADS categoría 2). Lesiones de tipo I, compuesto de quistes simples, no requieren intervención si el paciente no es sintomático porque estos quistes no tienen potencial de malignidad. Si
los pacientes tienen síntomas tales como el dolor o la palpación debido a un quiste muy grande, la aspiración puede ser realizado en una materia optativa. Debido a las lesiones de tipo II, compuesto de grupos de quistes sin un componente sólido, se consideran
benigna, el seguimiento de rutina se recomienda normalmente. Berg declaró que los microquistes agrupados sin un componente sólido es probable que sea benigno, en
la base de su estudio de 79 lesiones con el seguimiento, que no se han demostrado malignidad. Estas lesiones ocurren con frecuencia en combinación con metaplasia apocrina o cambios fibroquísticos, y metaplasia apocrina, parece ser el progenitor
de la formación de quistes en los que los acinos adyacentes y se desarrollan y se funden debido a la presión intraluminal aumentada de secreciones de la formación de apocrino
formando microquistes. En este estudio, ecográficamente se rebeló que quistes con cambios fibroquísticos y no malignas durante seguimiento. A pesar de que el tipo definido quistes IV tan complicado homogéneas lesiones con ecos de bajo nivel que de otro modo cumple con los criterios de los quistes simples, con una pared imperceptible y desechos de fluidos nivel, 21 (60%) de los 35 casos de nuestra serie fueron demostrado ser abscesos. Cuando un absceso fue sospechado clínicamente en las imágenes o en la inspección del fluido, se realizó aspiración para la confirmación e inició un tratamiento con antibióticos o drenaje quirúrgico. Abscesos, metaplasias apocrinas, inflamación o ruptura de quistes o conductos, y hematomas también puede presentarse como quistes de pared gruesa. La necrosis grasa puede manifestarse como una lesión quística de pared gruesa o como una masa compleja quística y sólido. En el tipo VI masas complejas sólidas y quísticas, excéntricas con focos quísticos puede ser causado por la dilatación del conducto, acinos, o necrosis. La característica consistente de un fibroadenoma con la presencia de focos quísticos sugiere un tumor phyllodes posiblemente, aunque tales tumores son poco frecuentes. Liberman et al propusieron que los tumores con focos quísticos son más comunes en los tumores filoides malignos. Según Berg et al, neoplasias excéntricas con focos quísticos tienen sin características distintivas en particular alto grado de carcinoma ductal invasivo. En nuestro estudio, no hubo diferencia en el grado celular de carcinoma ductal invasivo, según el tipo VI masas complejas sólidas y quísticas. Sin embargo, las masas complejas sólidas y quísticas fueron demostradas a ser carcinomas de metaplasia, tumores filoides malignos y carcinomas mucinosos, que puede representar masas malignas con componente quístico. El carcinoma papilar se puede ver en masa quística de la mama. El pronóstico de las masas malignas es mejor que la de otras formas de cáncer de mama, y ​​cuando el interior se aspira el líquido, por lo general contiene sangre. Las hipótesis de masas malignas con componentes quísticos se han seguido como varios estudios en los que se investigaron la posibilidad de invasión de un carcinoma en un área de la enfermedad quística y la degeneración quística de un tumor maligno de grado alto. Los papilomas o carcinomas papilares pueden verse en la masa quística de la mama. Los carcinomas intraquísticos papilares representan el 0,3% de todos los canceres de mama. Hong et al mostraron que 16 (9%) de masas 372 descrito como oval y circunscrita en sonografía son malignos. En nuestro estudio, entre los 80 casos de masas quísticas con un componente sólido, 40 casos (50%) fueron resultado ser maligno, y 16 (20%) detectado ecográficamente masas circunscritas de 80 lesiones fueron malignos. Esta tasa de malignidad relativamente alta fue probablemente debido a la inclusión exclusiva de pacientes sintomáticos y probablemente incluía diversos tipos patológicos de aspecto benigno de masas malignas (por ejemplo, carcinomas de metaplasia, carcinomas papilares, carcinomas mucinosos, y los tumores filoides malignos). En nuestra serie, adecuado seguimiento se logró en 97 lesiones clasificados como masas quísticas sin un componente sólido, y 1 paciente fue demostrado que han tenido carcinoma ductal invasivo sobre el seguimiento de la ecografía 36 meses después del examen.
En resumen, debido a que sonográficamente se detectaron quistes simples (tipo I), quistes agrupados (tipo II), y quistes con tabiques delgados (tipo III) fueron benignos en este estudio, el tratamiento intervencionista no fue necesario, pero parece rutina anual de seguimiento razonable para este tipo de lesiones. Las pacientes sintomáticas, con complicado quistes (tipo IV) deben ser gestionados por citología de aspiración o tratamiento según síntomas clínicos. Masas quísticas con un espesor pared / septos o nódulos (tipo V) y complejo masas sólidas y quísticas (tipo VI) deben someterse a biopsia con confirmación patológica, aunque estas masas tienen forma ovalada y márgenes bien circunscritos.

 Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Desea más información sobre este diplomado?