Ecografía doppler en patología inflamatoria pancreática

El aumento de la sensibilidad del Doppler, en especial del Doppler color ha contribuido al diagnóstico y la estadificación de las enfermedades pancreáticas. De hecho, los estudios Doppler constituyen una parte importante de la ecografía pancreática, evaluando no sólo las grandes estructuras vasculares peripancreáticas (porta, arteria y vena esplénicas, arteria y vena mesentérica superior, aorta y cava inferior) sino también los vasos peripancreáticos más pequeños y los vasos intrapancreáticos.

El Doppler tiene su utilidad en la pancreatitis crónica debido a que en ocasiones es muy difícil diferenciar entre pancreatitis crónica y cáncer pancreático. La ecografía con Doppler color puede facilitar la identificación de pequeñas calcificaciones pancreáticas que no son visibles con la ecografía convencional, debido a la presencia de pequeñas imágenes destelleantes, tal y como se muestra en la figura 3, visualizadas como una mezcla de señales Doppler, rápidamente fluctuantes (pixeles rojos y azules) que imitan un flujo turbulento.

En pacientes que presentan complicaciones vasculares de la pancreatitis, como pseudoaneurismas de la arteria esplénica o de la gastroduodenal, trombosis del sistema venoso portal con o sin formación de colaterales, puede producirse un daño vascular como consecuencia de la extravasación de enzimas pancreáticos. La importancia de este tipo de lesiones radica en su riesgo de ruptura, estimado entre un 3-9,6%, con una mortalidad de un 36%. El Doppler color permite la detección de las complicaciones vasculares de la pancreatitis, en particular de los pseudoaneurismas, como se observa en la figura 4. Estas estructuras se pueden confundir en la ecografía en escala de grises con pseudoquistes, y su identificación correcta puede ser difícil cuando la lesión está trombosada o la pared está muy calcificada.

Dentro de la ecografía Doppler, están apareciendo nuevas tecnologías que mejoran la imagen, como la imagen Bflow (GE Medical Systems) y la imagen e-flow (Aloka), que no se afectan por el aliasing y tienen menor dependencia del ángulo y mejor resolución espacial, lo que permite una mejor definición de los vasos.

CONTRASTES ECOGRÁFICOS EN PATOLOGÍA INFLAMATORIA PANCREÁTICA

La introducción de los contrastes ecográficos ha permitido un gran desarrollo en la ecografía. Los contrastes de segunda generación (Sono Vue®) han demostrado ser útiles no sólo en el estudio del hígado, sino también en el estudio de otros órganos abdominales. El estudio del páncreas mediante los contrastes ecográficos es una nueva y prometedora aplicación de los mismos, dado que los contrastes pueden ayudar a identificar y caracterizar mejor las lesiones pancreáticas visualizadas mediante ecografía convencional.

La captación de contraste en el páncreas, teniendo en cuenta que el aporte sanguíneo pancreático es enteramente arterial, comienza entre 15-20 segundos tras la inyección del contraste, siendo más precoz y más corta que la del hígado, debido a la ausencia de un aporte sanguíneo como el flujo portal hepático. Así, se puede estudiar la captación de contraste en la fase arterial, pancreática y venosa tras la inyección del mismo. La captación de contraste pancreático muestra un realce de la glándula marcado en las fases precoces, con un lavado progresivo con pérdida de la ecogenicidad glandular. Tras la evaluación del páncreas, y aprovechando la misma inyección de contraste, se debe explorar el hígado.

Utilidad de los contrastes en patología pancreática inflamatoria y sus complicaciones .

Pancreatitis aguda: Hasta ahora, la TAC era el método gold standard para el estudio de la gravedad de la pancreatitis aguda, dado que puede evaluar la presencia de necrosis y la perfusión de la glándula, sin embargo para ello requiere la administración de contraste yodado iv, con el riesgo de reacción alérgica y de nefrotoxicidad. Además es una técnica cara (aproximadamente 300 euros por TAC), y que somete al paciente a radiación. Hoy en día, el uso de contrastes ecográficos, al poder estudiar la perfusión de la glándula, permite detectar la presencia de necrosis parenquimatosa en pacientes con pancreatitis aguda severa sin los riesgos y efectos secundarios del TAC.

La necrosis pancreática se define como la detección de un área de contenido líquido o una zona hipoecogénica en ecografía convencional en modo B que tras la administración de contraste no realza tanto como el resto del parénquima pancreático, tal y como se muestra en la figura 5. El índice de severidad aplicado al TAC (CTSI) puede ser usado de forma similar para le ecografía con contraste (U SSI).

Artículo escrito por la Dra. Diana Gallardo

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Llamar ahora