Un planteamiento práctico para la restricción del crecimiento fetal

La restricción del crecimiento fetal es un problema complejo desde su diagnóstico  hasta determinar el manejo prenatal y el momento óptimo para el parto. Es sinónimo del término restricción del crecimiento intrauterino. A pesar de que en el pasada han existido diferentes definiciones de restricción del crecimiento fetal, se utilizara como definición un peso fetal estimado menor al 10º percentil para la edad gestacional. Existe menos consenso sobre la frecuencia con la cual controlar estos embarazos (si se debe utilizar pruebas prenatales para el monitoreo fetal) y cuando llevar acabo el parto.

La presencia de restricción del crecimiento fetal se asocia a una mayor mortalidad y morbilidad perinatal. Una restricción del crecimiento más grave da como resultado un mayor riesgo de peores efectos perinatales. Desde la perspectiva del resultado neonatal, es importante  la edad gestacional en la que se presenta la restricción del crecimiento. Entre los recién nacidos prematuros  con menos de 37 semanas de gestación, no hay un percentil específico de peso al nacer en el cual la tasa de mortalidad y morbilidad aumenten. En los embarazos a término (37 semanas de gestación o  más), la mortalidad neonatal aumenta significativamente entre los recién nacidos con peso inferior al tercer percentil (mortalidad neonatal=0.3%) en comparación con aquellos que crecieron normalmente (mortalidad neonatal=0.03%, P<0.001). Los recién nacidos entre las semanas 32 y 42 de gestación, con un peso al nacer para la edad gestacional inferior al 10º percentil tuvieron de cuatro a seis veces mas probabilidades  de sufrir parálisis cerebral  que los que crecieron normalmente.

Se recomienda un examen de crecimiento fetal a la semana 32  de  gestación o en embarazos complicados con proteína A plasmática asociada al embarazo menor al `percentil 2.5 o con aumento inexplicable de alfafetoproteina en el suero materno de mas de 2.0 múltiplos de la mediana. Si el ultrasonido de seguimiento del crecimiento fetal es normal, con un peso fetal estimado mayor al 10º percentil, reanuda la atención prenatal de rutina.

Por ultrasonido una arteria umbilical única es la anomalía congénita más común del cordón umbilical, la prevalencia de esta condición varía de 0.2% a 11%, dependiendo de la población. Los neonatos con arteria umbilical única asilada tienen más elevadas tasas de restricción del crecimiento (10.9% comparado con 25%) y peso fetal estimado menor al percentil 10º (oportunidad relativa 2.23;95% IC 1.84-2.69).

Existe una gama de herramientas disponibles para el diagnóstico de la restricción del crecimiento fetal. La forma más sencilla de estimar el peso se basa en el examen clínico. La correlación entre la medición de la altura del fondo uterino en centímetros y la edad gestacional esta bien establecida en la práctica clínica y es una herramienta de evaluación razonable en mujeres de bajo riesgo y con peso normal. En comparación con la ultrasonografía, la estimación clínica del peso al nacer es menos precisa para los fetos que pesan menos de 2500 grs. La tasa de detección de restricción del crecimiento fetal basada en la examen clínico va de menos del 35% hasta 86%, la especificidad del 96%. Una altura de menos de 4 cm a lo esperado por la edad gestacional se debe de sospechar de restricción del crecimiento fetal.

Comentarios.

La restricción del crecimiento fetal es una problema que cada vez va en aumento, debido a los factores de riesgo que cada vez aumentan mas en la población, uno de ellos es la edad materna, así como problemas de obesidad, por mencionar algunos. Un peso fetal estimado menor al percentil 10º o circunferencia abdominal inferior al percentil 5º o ambos tienen buena sensibilidad, las pruebas prenatales con monitorización de la frecuencia cardiaca fetal, perfil biofísico y evaluaciones Doppler se deben usar en combinación para valorar la condición fetal. Una vez que las pruebas y evaluaciones Doppler son anormales esta indicado el parto oportuno. Los cambios en la arteria umbilical  únicamente en el Doppler no requieren cesárea en especial en fetos pretermino.

Artículo escrito por el Dr. Daniel Nava García

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

 

 

 

 

 

 

 

Llamar ahora