Skip links

Ecografía transabdominal convencional en pancreatitis aguda

La ecografía abdominal se recomienda como la primera técnica de imagen en la evaluación de una pancreatitis aguda, recomendándose su realización en las primeras 24 horas. Es útil porque interviene en:

– diagnóstico

– pronóstico: visualización de necrosis, pseudoquistes o abscesos

– definición de la etiología: permite obtener información sobre la etiología (biliar, con colelitiasis o coledocolitiasis) y en ocasiones, el diagnóstico de una enfermedad concomitante, como el hígado graso o signos de hepatopatía crónica en casos de enolismo.

– seguimiento, sobre todo de los abscesos o pseudoquistes.

– tratamiento: en manos expertas, en el drenaje de colecciones, etc.

Desde el punto de vista ecográfico, la pancreatitis aguda se caracteriza por un a umento difuso y generalizado del tamaño del páncreas, junto a unos límites o contornos algo imprecisos y disminución de la ecogenicidad, en ocasiones incluso con refuerzo acústico posterior. En casos de pancreatitis aguda grave, se observan heterogeneidad parenquimatosa, con lesiones focales hipo o anecogénicas, desestructuración glandular, líquido libre y alteración de la visualización de los vasos vecinos. Sin embargo, se puede obtener una ecografía normal en pacientes con pancreatitis aguda moderada, del mismo modo que según algunas series, el 14% de los pacientes no muestran alteraciones significativas en el TAC.

La USE se recomienda en el estudio de pacientes en los que la etiología de la pancreatitis aguda no queda clara, incluso tras el primer cuadro de pancreatitis aguda idiopática.

Ecografía transabdominal convencional en pancreatitis crónica:

La pancreatitis crónica es una enfermedad progresiva, que produce inflamación y fibrosis irreversible, con manifestaciones clínicas de dolor abdominal, pérdida de peso e insuficiencia pancreática endocrina y exocrina. En la pancreatitis crónica, entidad de diagnóstico difícil, la ecografía juega un importante papel en su diagnóstico, en el diagnóstico diferencial, en la visualización de abscesos y pseudoquistes y, en manos expertas, en el drenaje de los mismos. Los hallazgos de la ecografía pueden ser muy variables:

– Modificaciones en el tamaño: desde aumentado a normal o disminuido

– Irregularidad del contorno

– Calcificaciones: hasta en un 40% de los pacientes

– Heterogeneidad parenquimatosa e hiperecogenicidad difusa: alternan zonas de diferente ecogenicidad, existiendo con frecuencia zonas de calcificación, visualizadas como áreas hiperecogénicas ocasionalmente con sombra acústica posterior.

– Dilatación irregular del conducto de Wirsung (lo que llamamos un Wirsung arrosariado): un conducto de Wirsung de más de 3 mm se considera dilatado, siendo este un hallazgo frecuente en la pancreatitis crónica, aunque también se puede visualizar en otras entidades como el cáncer de páncreas.

– Litiasis ductal o parenquimatosa: en ocasiones, en el Wirsung dilatado se pueden encontrar litiasis.

– Masas focales hipoecoicas, presentes en hasta el 40% de los casos

Estos hallazgos se describen en el 50-70% de los casos, aunque en pacientes con insuficiencia pancreática exocrina severa, este porcentaje llega a ser de hasta el 80%.

La demostración de la presencia de calcificaciones pancreáticas puede mejora mediante el uso de ecografía de alta resolución con imagen con armónicos, usando alta frecuencia de ultrasonidos. Esto es así porque la ecografía de alta resolución mejora la visualización del ángulo que el depósito de calcio forma con la pared ductal.

Artículo escrito por la Dra. Diana Gallardo

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?