Skip links

Técnica ecográfica de la vesícula biliar

La evaluación de la vesícula biliar puede realizarse fácilmente con las ecografías sagital y transversa habituales. Pero si no se visualiza, son esenciales maniobras para evaluar la fosa de la vesícula biliar con el fin de evitar pasar por alto trastornos a este nivel. Esto se realiza sobre todo con ecografías oblicuas subcostales, realizadas con el borde izquierdo del transductor más cefálico que el borde derecho. La parte frontal del transductor se dirige hacia el hombro derecho.

Un barrido de cefálico a caudal mostrará la vena hepática media a nivel superior y la fosa de la vesícula biliar a nivel inferior en un solo plano ya que éstas forman el límite anatómico que separa los lóbulos hepáticos derecho e izquierdo. La fosa discurre desde la superficie anterior de la vena porta derecha en sentido oblicuo hasta la superficie del hígado.

Puede tener aspectos variables en gran medida por el estado de la vesícula y tras su extirpación muestra una línea ecógena que se relaciona con el tejido conjuntivo que queda. La ingestión de alimentos, sobre todo de naturaleza grasa, estimula la contracción de la vesícula. La vesícula contraída aparece con una pared gruesa que puede oscurecer las anomalías luminales o de la pared. Por tanto, la exploración de la vesícula debe realizarse tras un mínimo de 4 horas de ayuno.

TÉCNICA ECOGRÁFICA DE LAS VÍAS BILIARES

 Nuestra técnica de evaluación de los conductos intrahepáticos comprende un estudio habitual como el que se realiza para evaluar el hígado, incluidos los estudios sagital y transversal. Además, necesitamos un estudio centrado para evaluar el hilio hepático, teniendo en cuenta que esta orientación requiere un plano oblicuo para mostrar toda la longitud de los conductos hepáticos derecho e izquierdo en una sola imagen. Por esto nosotros utilizamos una proyección oblicua subcostal con el borde izquierdo del transductor más cefálico que el borde derecho.

La cara del transductor se dirige hacia el hombro derecho. Interrumpiendo la respiración profunda, un barrido del transductor dirigido desde el hombro hasta la región umbilical mostrará la vena hepática media y después el eje longitudinal de los conductos hepáticos derecho e izquierdo, seguido del colédoco en sección transversal. Rotando el transductor a 90º respecto a este plano, una segunda interrupción de la inspiración permitirá ver el eje longitudinal del colédoco y el hepático común en el hilio hepático.

La ecografía armónica permite un mejor contraste entre los conductos y los tejidos adyacentes, con lo que mejora la visualización de los conductos, su contenido luminal y su pared. Se aconseja utilizar habitualmente la ecografía armónica para evaluar la vía biliar. En las secciones adecuadas se exponen las técnicas de exploración específicas para evaluar la coledocolitiasis y el colangiosarcoma.

La vesícula biliar es un órgano en forma de pera. Localizado en el borde inferior del hígado entre el lóbulo derecho e izquierdo. Se divide en fundus, cuerpo y cuello. La bolsa de Hartman es sitio frecuente de impacto de cálculos.

La vesícula biliar deriva de la vía biliar embrionaria, de la porción proximal; de la bolsa deriva el cístico y la porción distal la vesícula biliar. El primordio de vesícula biliar aparece en la cuarta semana de gestación. Se deriva del intestino anterior.

La adenomiomatosis vesicular corresponde a una proliferación del epitelio y de la musculatura lisa. El epitelio vesicular que normalmente reviste la pared de este órgano puede extenderse hasta la subserosa y alcanzar la serosa, formando divertículos intramurales que se conocen como senos de Rokitansky-Aschoff.

En este artículo se trata de una paciente femenina de 10 años con los siguientes antecedentes:

AHF: Interrogados y negados. APP: interrogado y negado. PA: Acude a realización de estudio de ultrasonido hepatobiliar, refiere la madre que hace una semana realizaron estudio de vesícula biliar, reportando litiasis vesicular por lo que acude nuevamente a rectificar el diagnóstico por estar en desacuerdo el pediatra.

Se obtuvo: imagen que muestra la región de vesícula biliar con marcado engrosamiento de la pared (cuello-cuerpo), que deja un lumen pequeño.

La adenomiomatosis vesicular se reporta como una entidad benigna frecuente, en especial en la forma localizada. Las formas difusa o segmentaria, de menor frecuencia, se presentan como engrosamiento parietal o tumoración con características ecográficas que permiten sospechar su diagnóstico. En el estadio preoperatorio sería aconsejable complementar el estudio con resonancia, lo que permitiría orientar a un mejor diagnóstico y por consiguiente un adecuado manejo terapéutico.

COMENTARIO.

Este artículo de investigación me pareció de suma importancia para el buen diagnóstico y tratamiento del adenomiomatosis, el cual es una tumoración benigna, como ya se sabe, la herramienta principal para el diagnóstico diferencial de esta patología es la ecografía.

Artículo escrito por la Dra. Coeto Jaimes E. Daniela

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?