Skip links

El hígado en la ecografía

El Hígado es el órgano más grande del cuerpo humano, pesa aproximadamente 1500 gramos, recibe el retorno venoso del tracto gastrointestinal a través  de la vena porta, y entre otras cosas contribuye al mantenimiento de la homeostasis metabólica y a la depuración de toxinas, por lo que puede verse afectado en múltiples patologías sistémicas y locales.

Se localiza en el cuadrante superior derecho del abdomen y ocupa el hipocondrio derecho, parte de la región epigástrica, y se extiende a hipocondrio izquierdo.

Recibe un aporte sanguíneo doble a través de la vena porta (70%) y la arteria hepática (30%).

Embriológicamente surge de la evaginación de la porción ventral del intestino anterior hacia la cuarta semana de gestación, el hígado crece entre la séptima y la novena semanas de gestación.

La unidad funcional es el lobulillo, y está compuesto por una triada a saber: vena, arteria, conducto biliar. Se divide en tres lóbulos: lóbulo derecho, lóbulo izquierdo, y lóbulo caudado. Sin embargo universalmente se ha aceptado y es lo que se utiliza actualmente una división por segmentos basada en: LA ANATOMÍA SEGMENTARIA DE COUINAUD, el motivo de preferir esta división es que cada uno de los ocho segmentos posee vascularización, drenaje linfático, drenaje biliar, propios, lo que facilita y posibilita el estudio y la resección quirúrgica de uno o varios segmentos sin afectar al resto de los segmentos.

CORRESPONDENCIA CON LA DIVICIÓN TRADICIONAL

COUINAUD TRADICIONAL
SEGMENTO I LOBULO CAUDADO
SEGMENTO II SEG. LAT. LOB. IZQ. SUP.
SEGMENTO III SEG. LAT. LOB. IZQ. INF.
SEGMENTO IV SEG. MEDIAL. LOB. IZQ.
SEGMENTO V SEG. ANT. LOB. D. INF.
SEGMENTO VI SEG. POST. LOB. D. INF.
SEGMENTO VII SEG. POST. LOB. D. SUP.
SEGMENTO VIII SEG. ANT. LOB. D. SUP.

Esta distribución segmentaria facilita la relación del médico con el ecografista, pues le permite situar correctamente en la pantalla del ecógrafo, todas las estructuras que estamos acostumbrados a ver solo en los libros de anatomía.

ECOESTRUCTURA NORMAL DEL HÍGADO

El parénquima hepático normal presenta un patrón ecográfico homogéneo constituido por ECOS finos, de mayor ecogenicidad que el parénquima renal, y menos ecogenicidad que el parénquima pancreático, estructuras estas con las que siempre debe compararse.

Este patrón ecogénico se ve alterado por la presencia de estructuras sonoluscentes que corresponden a formaciones vasculares (venas porta, y suprahepáticas), y por la presencia de estructuras ecogénicas, correspondientes a ligamentos y cisuras.

La presencia de ambas situaciones que alteran el patrón ecogénico, deben ser de conocimiento fundamental para no realizar diagnósticos erróneos de alteraciones hepáticas inecsistentes.

De no menor importancia está el conocimiento de la forma del hígado, el cual está condicionado por las estructuras que lo rodean, a saber: diafragma, riñón derecho, vesícula biliar, etc., así tenemos que u cara anterior es plana o ligeramente convexa, la cara diafragmática es convexa, la cara posterior cóncava debido a la presencia del riñón derecho; toda esta morfología hace que los bordes hepáticos formen ángulos agudos en el lóbulo derecho y el lóbulo izquierdo, los limites hepáticos son siempre regulares y bien definidos y sus modificaciones indican alteración hepática; conocer esto es muy importante para el correcto y adecuado diagnóstico de las patologías.

Entre las patologías más frecuentes del hígado encontramos:

Esteatosis, Cirrosis, Liquido, Abscesos, Hemangiomas, Lipomas, Hematomas, Hidatidosis, CA Hepatocelular, Metástasis.

PATOLOGÍAS HEPÁTICAS

Las patologías del hígado se pueden dividir en:

Congénitas, Infecciosas, Metabólicas, Neoplásicas, Metástasicas, Traumáticas.

Entre las congénitas tenemos los quistes que pueden ser simples, complicados, parahiliares, o múltiples.

Entre las infeccionas pueden ser de origen viral, como la hepatitis A, B, C, D, E, y G. bacteriana, la cual se puede deber a contagio por continuidad, traumatismos penetrantes, o abscesos por microorganismos anaeróbicos,  micótico, o parasitarias como la amebiasis.

Entre las metabólicas tenemos a la esteatosis que puede ser leve, moderara, o grave; y la cirrosis sea micronodular secundaria a ingesta etílica, o macronodular secundaria a hepatitis vírica crónica

Entre las neoplásicas están el hemangioma, hiperplasia nodular focal, adenoma hepático, carcinoma hepatocelular.

Las traumáticas pueden ser penetrantes o cerradas.

En cuanto a las metástasis estas pueden ser por: CA hepatocelular, páncreas, estomago, esófago, vesícula biliar, colon, pulmones, ovarios y útero.

Artículo escrito por el Dr. Roulan Jiménez Chavarría

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?