Skip links

Historia de la endocrinología aportes colombianos a la tiroidología

 La detección temprana y masiva del hipotiroidismo congénito mediante la TSH neonatal ha favorecido las pesquisas en el campo de su etiología, permitiendo a los científicos estudiar su origen.

Así se han visto casos de resistencia a la TRH en los receptores de TSH, u otros de relativa mayor frecuencia debidos a mutaciones en el gen del receptor b de la hormona tiroidea. El receptor mutado, mediante un mecanismo de inhibición dominante, impide la unión de la triyodotironina a su receptor y da lugar a una menor respuesta tisular a la acción de las hormonas tiroideas.

Enfermedad tiroidea autoinmune

El bocio difuso tóxico es una interesante enfermedad psicosomática, donde el estrés juega un papel desencadenante en la activación de un trastorno genéticamente determinado. Es mucho más común en mujeres que en hombres, y más frecuente en regiones con alto consumo de yodo. Como parte de las tiroidopatías autoinmunes (como la tiroiditis de Hashimoto), el bocio difuso tóxico es causado por estimulación del receptor de TSH localizado en la glándula tiroides, realizado por un anticuerpo contra ese receptor de TSH, lo que lleva a hiperplasia glandular y a hiperfunción (25). Por el contrario, la tiroiditis crónica autoinmune es causada por un anticuerpo que bloquea la estimulación por TSH y produce infiltración linfocitaria, bocio, bloqueos de ciertos pasos de la tiroxinogénesis (como la organificación del yodo) y finalmente hipotiroidismo.

La oftalmopatía está relacionada con una mediación inmunológica activada de los fibroblastos en músculos extraoculares, donde también hay receptores de TSH, y donde actúan los anticuerpos correspondientes (25). La autoinmunidad tiroidea la investigan los reumatólogos/ inmunólogos, como parte de las alteraciones en el sistema inmune que afectan el colágeno y los tejidos glandulares. Desde los primeros estudios de autoinmunidad hace más de medio siglo, se ha encontrado que una patología frecuente como la tiroiditis crónica de Hashimoto se asocia a otras enfermedades autoinmunes endocrinas menos frecuentes, y a diversas enfermedades del colágeno (28-33). La determinación de anticuerpos contra las peroxidasas tiroideas se ha vuelto parte rutinaria del diagnóstico del hipotiroidismo subclínico.

Cáncer de tiroides

Entre 2003 y 2007 se presentaron 1.145 casos nuevos en el Instituto Nacional de Cancerología, que fueron clasificados por su tipo histopatoló- gico en relación con la frecuencia, en: papilar (88%), folicular (3%), medular (3%), de células de Hürtle (1%), anaplásico (1%) y otros, o no clasificados (4%).). Esto está además en concordancia con la tendencia observada en las últimas décadas de hacer tiroidectomías oncológicas (o citorredución quirúrgica agresiva) en casos de carcinoma papilar, porque, a pesar de su buen pronóstico, se trata de cánceres de origen multicéntrico, con un número no despreciable de recidivas en casos de hemitiroidectomía, y en una cuarta parte de los casos, con variantes histológicas agresivas.

Estudios en grupos especiales

Se han realizado estudios tiroideos en diversos grupos especiales. Por ejemplo, se ha confirmado la mayor incidencia de hipotiroidismo subclínico en pacientes con VIH/SIDA, aunque al parecer no hay una relación inmunológica (51). Buscando valores autóctonos (verdaderos valores de referencia locales), se determinaron los valores de los marcadores tiroideos T3, T4 y TSH en comunidades indígenas y negras de Colombia. Se evaluaron 180 muestras de plasma, correspondientes a cinco grupos indígenas, tres grupos negros y un grupo control de mestizos de Santafé de Bogotá, utilizando las técnicas de inmunoensayo por polarización de la fluorescencia para T4 y de inmunoensayo en micropartículas enzimáticas para T3 Y TSH.

Nuevas sub-especialidades endocrinas que se dedican a grupos y patologías especiales (pediatras, ginecólogos, oncólogos, cirujanos, genetistas y especialistas en medicina nuclear) se han unido a la clásica endocrinología clínica como rama de la medicina interna.

La participación del endocrino (pediatra, internista o ginecólogo) se continuará presentando como parte de grupos multidisciplinarios de investigación. Es necesario fomentar la investigación, lograr una mejor interacción entre organismos públicos y privados, mayor cooperación académica, esto con el fin de disminuir las brechas existentes, incrementar la publicación científica y aplicar los conocimientos generados en el propio país para mejorar las acciones epidemiológicas en los diferentes aspectos de la enfermedad tiroidea.

Tamización para hipotiroidismo congénito en Cali y constitución de un centro piloto de referencia para la identificación temprana de la enfermedad.

Artículo escrito por el Dr Rosalio Aguilar Hernández

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?