Exploración Ultrasonográfica del Hombro

En general, en el examen del sistema múscu­loesquelético por ultrasonografía, debe considerarse la correlación clínica como una prioridad absoluta.

Lo primero que debe saber el ultrasonografista es el diagnóstico establecido por el médico clínico y cuáles son los datos específicos que se desean aclarar.

A continuación, a guisa de orientación para el principiante, se muestran diferentes posiciones del transductor durante el examen de la articulación del hombro y la imagen resultante en cada uno de los casos.

  • El transductor en posición longi­tudinal, aplicado a la cara anterior de la articulación del hombro. Es muy importante la aplicación homogénea del gel a la zona en estudio y realizar contacto con toda la superficie del transductor.

La imagen obtenida es el tendón del bíceps braquial.

  • El transductor, en posición transversal se desplaza hacia el extremo anterosuperior del hombro. Se puede observar  la superficie de la cabeza del húmero y el tendón del bíceps braquial en sección transversal.

Se puede demostrar la homogeneidad de la ecogenicidad de este tendón y la normalidad de las estructuras circundantes.

Desgarro del Manguito Rotador

Se divide su clasificación en criterios mayores y menores.

Criterios mayores de desgarro del manguito rota­dor:

1) No visualización del tendón

2) No visualización focal

3) Discontinuidad

4) Ecogenicidad anormal

1) No visualización del tendón

Cuando existen extensos desgarros del manguito rotador, este deja de ser visible y la bursa sub­deltoidea se aproxima directamente a la cabeza humeral. Esto último condiciona que la bursa en vez de ser convexa en sentido cefálico, presente una concavidad caudal. La cápsula también se engruesa (más de 5 mm). Al explorar el hombro con movimientos pasivos se puede ratificar el  diagnóstico, ya que el tendón del manguito rota­dor ni así es visible.

2) No visualización focal

Los desgarros pequeños aparecerán como ausencia localizada del tendón a la exploración ultrasonográfica. La bursa subdeltoidea (como sucede también en los desgarros extensos), toma contacto con la superficie humeral. Tienden a ser de ubicación anterior, en el punto crítico del tendón supraespinoso. Se preserva una peque­ña cantidad de fibras intactas rodeando al tendón del músculo bíceps braquial. En las vistas perpendiculares se demuestra una nítida zona puntual de desgarro, con transición abrupta de la zona normal al sitio de tendón anormal. Esta nitidez se pierde en los desgarros avanzados.

3) Discontinuidad

Cuando pequeños defectos del tendón del manguito rotador se llenan de líquido, se manifiestan por discontinuidad, sobre todo a la extensión y rotación interna de la articulación. En la posición neutra, puede observarse como hallazgo único, una pequeña colección líquida.

4) Ecogenicidad anormal

La ecogenicidad del tendón del manguito rotador puede ser  anormal en forma focal o difusa. Las heterogeneidades difusas de la ecogenicidad no son muy concluyentes de lesión del tendón en cuestión. Estos cambios pueden eventualmente asociarse a inflamación difusa o fibrosis, esto cuando se corrobora en el examen contralateral comparativo, el cual presumiblemente es normal. El examen comparativo en imagen dual simultánea es particularmente útil a este propósito.

La ecogenicidad anormal focal se correlaciona con desgarro com­pleto pequeño o desgarro parcial. Las áreas focales de aumento en la ecogenicidad puede deberse a tejido de granulación, tejido sinovial hipertrófico e incluso hemorragia local.

Artículo escrito por el Dr Oscar Zamora

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Llamar ahora