Hidronefrosis unilateral gigante como hallazgo, resuelto con nefrectomía laparoscópica

La hidronefrosis gigante se define como la dilatación del sistema pielocalicial con más de 1,000 cc de orina retenida así como cuando el tamaño del riñón se encuentra más de la mitad del hemiabdomen1 y generalmente el grado de afección renal es directamente proporcional al tiempo de evolución de la obstrucción. La unión pielo-ureteral es la localización más frecuente de las obstrucciones del tracto urinario superior de cualquier etiología y dentro de éstas, la estenosis congénita ureteropiélica es la causa congénita de hidronefrosis más frecuente (80% de los casos), se presenta con mayor frecuencia en varones y se ha observado mayor afección en el riñón izquierdo (5-20%); puede sospecharse desde la edad fetal o neonatal aunque las manifestaciones pueden presentarse a cualquier edad. Se han agrupado las causas que conducen a hidronefrosis congénita en cuatro grupos: Las causas intrínsecas, extrínsecas, funcionales y secundarias. Cuando se presenta la obstrucción conlleva a un desequilibrio entre la cantidad de orina producida por el riñón y la cantidad eliminada por vías naturales, de esta manera se produce una dilatación de las vías excretoras por arriba de la obstrucción secundario a la orina retenida. En las edades pediátricas esta dilatación es más marcada por la distensibilidad de las vías urinarias; si el proceso obstructivo se mantiene aparecerán alteraciones que evolucionarán en 3 fases: Fase hipercinética caracterizada por aumento del tono de la vía excretora y amplitud de la onda peristáltica con aplanamiento de las papilas; la fase hipocinética: En ésta se hace evidente la dificultad para paso de la orina y las papilas se aplanan del todo. La última fase, la acinética, con pérdida de la capacidad contráctil de la musculatura pieloureteral y adelgazamiento del parénquima renal. En la actualidad cada vez esta patología es más identificada desde la vida prenatal por las técnicas seguras y menos invasivas para el diagnóstico y evolución de las malformaciones congénitas del riñón y vías urinarias. En años anteriores los pacientes se presentaban a recibir atención médica por la presencia de una masa palpable o bien por infecciones urinarias frecuentes, hematuria o dolor abdominal difuso, localizado en flanco. Con la llegada de la tecnología como el ultrasonido, el enfoque diagnóstico ha cambiado radicalmente en los pacientes con hidronefrosis. No dejando atrás una exhaustiva historia clínica que abarca desde el periodo prenatal y que puedan interferir el estudio indagando si la gestación tuvo exposición a fármacos como relajantes musculares o si tuvo manipulación hormonal, investigando la historia familiar. La evaluación de la función renal es un paso obligatorio para determinar el tipo de tratamiento para riñones con patología congénita, lo que sí está bien descrito, es que los riñones con más del 90% de afección en la hidronefrosis es indicativo de nefrectomía.

Comentario:

El ultrasonido es una herramienta de gran ayuda para la detección de gran cantidad de alteraciones en edad perinatal, entre ellas las renales; en la actualidad es el estudio de elección para la detección oportuna de múltiples enfermedades y dar un manejo óptimo.

Este artículo muestra un caso clínico de hidronefrosis en la infancia que se diagnostica por clínica y se complementa con los estudios de imagen necesarios para llegar al manejo quirúrgico resolutivo.

Inscripciones para el curso

Inscripciones para el Diplomado

diplomadomedico.com

Llamar ahora