Skip links

La médula renal normal y patológica

18

La médula renal es una topografía poco reconocida por los patólogos que, sin embargo, es el origen de muy diversas patologías, tanto del desarrollo, como inflamatorias o neoplásicas. El conocimiento más detallado de la embriología de la médula renal, de su anatomía microscópica y de su fisiología ayudará a entender mejor la patología y a integrar estos datos con la clínica.
La médula renal está formada por estructuras cónicas, las pirámides renales, cuyas bases se sitúan en la unión cortico-medular. Cada pirámide renal, junto con la parte cortical que la cubre, constituye el lóbulo renal. La base del lóbulo renal es la cápsula renal y la punta del mismo es la papila con la lámina cribosa asomando a la pelvis renal. Su función está ligada íntimamente a la absorción o excreción de líquidos y solutos, y participa de manera crucial en la regulación de la presión arterial.
Las patologías de la medula renal constituyen un conjunto de enfermedades esporádicas que pueden ser de origen hereditario causando alteraciones quísticas tubulares y que afectan los ductos y colectores. Entre las cuales en el presente artículo se menciona las siguientes:
Displasia Renal Multiquística:
Es una patología muy frecuente en hombre y en la mayoría de casos se acompañan de hipertensión arterial. Generalmente su afección básica es el metanefros que llevan a una mala diferenciación cortico-medular y a un mal desarrollo de los cálices renales. En el riñón se observan multitud de quistes originados en los ductos colectores primitivos que muestran morfología y tamaño variables y que distorsionan completamente la morfología renal y se asocia a oclusión pielo-calicial o a atresia uretral.
Enfermedad Poliquística Renal Autosómica:
En esta enfermedad hay una transformación quística progresiva de los ductos colectores lleva a desarrollar riñones enormes con infinidad de quistes de tamaño variable, con contenido líquido. El parénquima renal localizado entre los quistes desarrolla fenómenos de atrofia por compresión. Se observa también dilatación quística del espacio de Bowman. Generalmente se presenta en edades tempranas y cursa con hipertensión arterial e infecciones urinarias frecuentes.
Enfermedad Quística Medular:
Esta enfermedad afecta selectivamente a los ductos en la médula renal, el riñón en esponja y el complejo enfermedad quística medular-nefronoptisis familiar. Generalmente se observa atrofia tubular distal con engrosamiento o duplicación de la membrana basal en los túmulos que sobreviven. Existe dilatación quística de los túbulos a nivel de la unión cortico-medular.
Nefritis Intersticiales:
Los procesos inflamatorios a repetición ocasionan borramiento de la unión córtico-medular formando masas irregulares, puede incluso sobrepasar la cápsula renal y afectar a la grasa perinéfrica, lo cual aumenta la confusión con un proceso maligno. Microscópicamente se observan histiocitos espumosos. generalmente su etiología está relacionada con enfermedades hereditarias (enfermedad Poliquística, enfermedad quística medular), alteraciones metabólicas (hipercalcemia, nefrocalcinosis, hiperoxaluria, hipopotasemia, hiperuricemia, cistinosis…), fármacos y tóxicos (analgésicos, cadmio, plomo, litio, ciclosporina, cisplatino…), alteraciones inmunológicas (rechazo renal, lupus eritematoso sistémico, granulomatosis de Wegener, vasculitis, síndrome de Sjögren, sarcoidosis…), alteraciones hematológicas (mieloma múltiple, linfomas, hemoglobinuria paroxística nocturna…) e infecciones.
Otras enfermedades que afectan la medula renal son las neoplasias y tumores benignos que además de provocar cambios histológico visibles, sintomatología clínica, causan cambios estructurales anatómico en el riñón.

Leave a comment

× ¿Desea más información sobre este diplomado?