Skip links

Las vías biliares y la vesícula biliar

La evaluación de la vía biliar es uno de los usos más adecuados de la ecografía sirve para detección de cálculo biliares y sirve para valuar los problemas biliares así como diagnóstico y estadificación del colangiocarcinoma biliar.

Las vías biliares se ramifican a partir del colédoco lo que da origen a los conductos hepáticos, derechos e izquierdos que a su vez originan ramas biliares secundarias, las ramas principales se ven habitualmente en la ecografía, el colédoco en la mayoría de la población está por debajo de 7mm  aunque se puede encontrar hasta 10 mm.

Las vías intrahepáticas no tienen relación fija de las  venas portales dentro de las triadas portales y pueden ser anteriores, posteriores e incluso alrededor de  de la vena porta.

El patrón de ramificaciones de la vía biliar. El conducto hepático derecho de forma de las ramas anteriores derecha y posterior que drenan los segmentos, 5,6, 7 y 8 del hígado, en el lado izquierdo se une  a la izquierda del ligamento falciforme para formar el conducto hepático izquierdo.

Las variantes de la vía biliar están dadas por  las zonas de inserción del conducto posterior derecho

La inserción del cístico en el colédoco es muy variable. El colédoco se extiende anterior a la vena porta y a la derecha de la arteria hepática  y pasa por detrás de la primera porción del duodeno y de la cabeza del páncreas y  termina en la ampolla de Vater.

 Técnica ecográfica: para evaluar los conductos intrahepáticos se debe hacer un estudio para evaluar el hígado, transversal y sagital, para evaluar el hilio hepático desde el punto de vista ecográfico  se usa una proyección subcostal oblicua para mostrar toda la longitud de los conductos hepáticos, derecho e izq. así mismo debemos buscar la vena hepática media, la ecografía armónica permite un mejor contraste lo que permite la mejor visualización de los conductos, su pared y su contenido

 Quistes del colédoco, son una serie de enfermedades manifestadas por dilatación difusa o focal del la vía biliar, son de 5 tipos: tipo I dilatación fusiforme del colédoco, se asocia a un colédoco largo, el tipo II son divertículos de los conductos biliares y son raros. Los de tipo III o coledoceles en la porción intraduodenal del colédoco. Los IVa son múltiples dilataciones biliares intra y extrahepáticas, los IVb son únicamente de la vía hepática extrahepática. Y el tipo V son los de la enfermedad de Caroli  aunque no son verdaderos quistes de colédoco por su origen embrionario.

En la ecografía con el uso de diferentes ventanas y ángulos permite La identificación de la lesiones quísticas que pueden contener barro, cálculos e incluso neoplasias sólidas  esto permite establecer la relación entre la lesión y la vía biliar, en ocasiones se debe complementar con CPRM y CPRE además de la gamagrafía biliar para perfilar mejor la estructura de los  quístes del colédoco, la CPRE sirve para distinguir si La dilatación no es resultado de una neoplasia distal.

Enfermedad de Caroli ocasiona dilatación fusiforme de la vía biliar intrahepática lo que lleva a la formación de cálculos y barro así como  los brotes de colangitis y septicemia, y se asocia a un 7% de casos de colangiocarcinoma, está dada por una malformación de las placas ductales. Hay dos  formas de la enfermedad la simple y clásica y la segunda que es mas recuente y aparece con fibrosis hepática periportal y se asocia a ectasia tubular renal.

La ecografía nos ayuda a identificar la dilatación de las vías biliares  así como los casos de  obstrucción de la misma.

Obstrucción de las vías biliares

La presencia de ictericia es una indicación para un estudio ecográfico del abdomen, cuyo objetivo es ver si hay una obstrucción de las vías biliares y por tanto detectar la dilatación de las vías biliares.

Artículo escrito por la Dra. Leticia López

Inscripciones para curso 

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?