Skip links

Lesiones focales hepáticas en niños

La lesión focal hepática se define como una formación de contendido solido o líquido que no forma parte de la anatomía normal del hígado y que se distingue de esta mediante técnicas de imagen,  las lesiones focales hepáticas son variadas desde benignas: quistes, tumores sólidos, y lesiones vasculares, hasta malignos: hepatocarcinomas y hepatoblastomas, se estiman representan entre el 1 a 2% de todos los tumores pediátricos, se distinguen 3 formas de presentación: 1ª consiste en un paciente asintomático a quien se le detecto la lesión en una evaluación de rutina, la 2ª forma, se observa en paciente con síntomas inespecíficos, con alteraciones mínimas del perfil bioquímico hepático y en 3° lugar, pacientes sintomáticos, dado por dolor o sensación de peso en el cuadrante superior derecho abdominal, con perfil hepático normal.

Lo fundamental es discernir la posible etiología benigna o maligna de la lesión. La presencia de una lesión focal hepática constituye un reto en la evaluación clínica y métodos diagnósticos no invasivos como el ultrasonido abdominal, permite detectarlos y caracterizarlos. Aunque la sensibilidad para detectar una de este tipo de lesiones hepáticas con ultrasonido varía en función del tamaño, la localización o la patología hepática de base, este método proporciona datos semiológicos sugestivos de benignidad o malignidad de la lesión.

Pacientes y métodos

Estudio no experimental, descriptivo y retrospectivo, basado en la revisión de 16 historias clínicas de niños con lesiones focales hepáticas, se excluyeron los pacientes con diagnóstico de absceso hepático

Resultados

De 16 pacientes evaluados 11 eran masculinos y 5 femeninos, con edad promedio de 9.5 años (rango de 10 días a 14 años)

El hemangioma y los hematomas hepáticos son las entidades benignas más frecuentes 4 casos cada uno, los niños con hemangioma hepático se encontraban asintomáticos y los 4 pacientes con hematomas hepáticos, tenían antecedente de trauma, 3 de ellos recién nacidos,, 2 con trauma obstétricos u uno con hepatomegalia y el otro asintomático,

En el caso de los 3 quistes hepáticos, 2 eran únicos y uno septado al cual se le realizo diagnóstico diferencial con quiste hidatídico a pesar de la edad y con hepatocarcinoma, debido a eosinofilia, anemia y dolor abdominal que fue diagnosticada con toxocariasis asociada. Con respecto a las lesiones malignas, 2 casos fueron hepatocarcinomas y uno hepatoblastoma.

La mayoría de los pacientes se encontraban asintomáticos (56%) los pacientes con lesiones malignas fueron los que presentaban masa abdominal palpable, alteraciones a la palpación del hígado y dolor.

La lesión focal hepática fue identificada por ecografía en el 100% de los pacientes. En el 56% fue un hallazgo incidental, mientras que el 43% fue sugerido por las manifestaciones clínicas y la elevación en diferentes grados de las alaninotransferasas.

Conclusión:

Se concluye que las lesiones focales hepáticas pueden presentarse a cualquier edad, son asintomáticas en su mayoría y el ultrasonido abdominal es el método de elección para el diagnóstico y seguimiento de estas lesiones, mientras el origen de las mismas, guía la conducta terapéutica.

Comentario:

Es un artículo no experimental descriptivo y retrospectivo,  aborda una entidad patológica variada la lesión focal hepática, que puede ser benigna o maligna, hace hincapié en que el ultrasonido es la herramienta diagnostica de primera línea para el diagnóstico y seguimiento de estas patologías e incluso permitió el diagnóstico diferencial, y que algunas fueron hallazgos y otras se solicitó por sintomatología, menciona que ya había un estudio previo que demostraba resultados similares,

Artículo escrito por el Dr. Eduardo O. López Roque

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?