Skip links

Manejo actualizado del nódulo tiroideo

En este artículo se estudia primordialmente la morbimortalidad del Ca de tiroides y su trascendencia en el  manejo homogéneo  o estandarizado a nivel mundial. Adquiere gran importancia en esta entidad patológica el apoyo imagen lógico tanto para el diagnostico como para el tratamiento de la misma.

Se refiere que hay una letalidad el 24% de los casos de malignidad detectados y que una correcta anamnesis puede sugerir la naturaleza de la lesión, la rapidez en la progresión; con indicadores tan sencillos como el buen estudio de la aparición de síntomas como la disnea, disfagia y disfonía referidos por algunos pacientes, los factores de riesgo por edad, género y ambientales y, la trascendencia del ultrasonido tiroideo en el diagnóstico definitivo y el abordaje terapéutico, ya que el ultrasonido estudia de manera más especifica la localización, volumen, lesiones y sus características y procedimientos de BAAF guiados sin importar el tamaño de los nódulos todos pueden ser objeto de punción para su estudio ya que se ha visto que los nódulos más pequeños son los de mayor tendencia a la malignidad…

Se establecen como criterios de tratamiento definitivo los hallazgos de la citología y el ultrasonido para determinar si este debe ser conservador, o quirúrgico parcial o radicalmente, así como la posterior medicación o suplementación de hormonas tiroideas y /o radiación posteriores.

COMENTARIO:

                En mi opinión lo trascendental en este artículo es quizá el equipar con un médico ultrasonografista los primeros niveles de atención para el rastreo inicial de cualquier tipo de lesión tiroidea y así poder dar el seguimiento y referencia adecuada y oportuna  a los siguientes niveles de atención de los pacientes para su tratamiento y seguimiento.

BOCIO

En este artículo de revisión se define al bocio como un aumento de volumen de la glándula generalmente secundaria a la disminución de los niveles de hormona tiroidea lo cual condiciona la hipertrofia e hiperplasia de las células de la glándula.

Se menciona la clasificación del bocio en simple (sin etiología especifica), nodular (a expensas de uno o múltiples nódulos que condicionan crecimiento glandular) y puberal (entre los 8 y 18años de edad) y en grados 0 a III según la OMS(grado0: no bocio, I: tiroides palpable, IA: bocio palpable pero no visible, IB: palpable y visible con el cuello en hiperextensión, II: bocio palpable y visible con el cuello en posición normal y, III: palpable y visible a distancia); y dependiendo de la etiología en endémico y esporádico(por trastornos genéticos, dis hormonales o resistencia a las hormonas tiroideas, o adquirido por substancias bociogenas; enfermedad de graves, inflamatorio o adenoma hipofisario productor de TSH).

Se aborda el tema del diagnóstico complementario entre la clínica y el apoyo del laboratorio e imagenologico para determinar un tratamiento adecuado y oportuno del mismo, así como el seguimiento de los pacientes cada seis meses el primer año y posteriormente anual; el cual debe incluir la triada clínica, estudios de laboratorio y de gabinete.

COMENTARIO:

Me parece que en la actualidad aun el bocio sigue teniendo una incidencia importante en nuestra población sin embargo es poco estudiado, y valorado por considerársele de pronto una entidad benigna sin embargo este puede enmascarar procesos nodulares que cursan con remisiones y exacerbaciones que podrían en un momento dado culminar en una neoplasia que de no ser detectada en forma oportuna tendría serias complicaciones; de ahí la trascendencia del seguimiento anual de los pacientes con apoyo imagenologico y de laboratorio para detectar oportunamente cualquiera de estos cambios.

Artículo escrito por la Dra. Xochiquetzal Rocha Roman

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?