La Vesícula Biliar es un órgano oval alargado adyacente a la fisura interlobal, Su nombre en latín es Vesica Fellea, su función básica es la de almacenar y concentrar bilis secretada por el hígado a través de los conductos hepático y cístico hasta ser requerida para el proceso de la digestión; las situaciones que obstruyen o retrasan el flujo de la bilis provocan enfermedades de la vesícula biliar.

Las principales enfermedades de la vesícula biliar son: La Colecistitis y la Colelitiasis, también se presentan otras patologías como: Carcinoma, Pólipos, y Adenomiomatosis.

Colecistitis: Es una inflamación e irritación repentina de la vesícula biliar, que se produce cuando la bilis se queda atrapada en la vesícula, generalmente secundario al bloqueo del conducto cístico o del cuello de la vesícula biliar por un cálculo, aunque también puede ser producto de enfermedades como el VIH, Diabetes Mellitus, o tumores, los que provocan presión, inflamación, infección llegando a necrosarse o incluso perforase si no se trata a tiempo. Por lo que un diagnóstico temprano es de vital importancia para el adecuado manejo del paciente.

Los principales hallazgos ecográficos que contribuyen al diagnóstico son:

Colelitiasis, engrosamiento de la pared de la vesícula biliar, aumento del tamaño de la vesícula biliar, liquido pericolecistico, un cálculo impactado en el cuello de la vesícula o en el conducto cístico y el dolor focal a la palpación directa sobre la vesícula. Por si mismos ninguno de estos hallazgos es patognomónico de Colecistitis aguda, pero la combinación de varios hallazgos, y el cuadro clínico apropiado es muy sugestiva.

El manejo con antibióticos y medidas de soporte pueden favorecer el control del proceso inflamatorio permitiendo el abordaje quirúrgico de manera electiva, este último es el tratamiento de elección de la colecistitis.

Colelitiasis: Es la formación de cálculos en las vías biliares, principalmente en la vesícula, son acrecencias de materias solidas que pueden ser pequeñas como granos de arcilla, o tan grandes que ocupen toda la vesícula, el 80% de ellos están compuestos por colesterol y el resto son cristales pigmentados de color negro.

Se encuentran hasta en el 10% de la población, y la mayoría on asintomático, solo el 2% se vuelve sintomático.

El síntoma más frecuente es un dolor agudo localizado en el hipocondrio derecho o en epigastrio que se prolonga durante 6 horas y que finaliza cuando el cálculo se desimpacta del cuello de la vesícula o pasa completamente a través del conducto cístico, la colelitiasis puede causar también algunos síntomas dispépticos inespecíficos.

El mejor método diagnóstico es la ultrasonografía, siendo este el método más sensible (superior al 95%) incluso en pacientes obesos.

Los principales factores de riesgo son:

Edad mayor de 40 años

Sexo femenino

Embarazo y anticonceptivos orales o terapia hormonal.

Antecedentes familiares

Obesidad

Pérdida de peso

Nutrición parenteral

Diabetes Mellitus

Cirrosis Hepática

Enfermedad de Crohn

El tratamiento en caso de ser sintomático debe ser quirúrgico, sin embargo para los cuadros asintomáticos hay un medicamento oral el ácido ursodesoxicolico que disuelve los cálculos de colesterol en un plazo de 6 a 24 meses, y que puede sustituir el procedimiento quirúrgico eliminando el riesgo quirúrgico el cual aumenta con la edad.

Otra opción que sustituye a la cirugía es la Litotricia Extracorpórea por Ondas de Choque, las cuales fragmentan finamente los cálculos biliares, los fragmentos pasan al exterior en forma espontánea o se disuelven con el ácido ursodesoxicolico administrado vía oral. El 50% de los pacientes tratados así no experimenta recidivas en los siguientes 5 años.

Artículo escrito por Dr. Roulan Jiménez Chavarría

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com