Skip links

Pólipos vesiculares incidentalmente detectados: ¿Es el seguimiento necesario? Análisis clínicos y la ecografía a largo plazo

Este estudio tuvo la finalidad de conocer la historia natural de los pólipos vesiculares que son detectados por el ultrasonido y proponer lineamientos de diagnóstico y tratamiento para estas lesiones basado en el tamaño del pólipo.

Fue realizada una búsqueda de datos ecográficos donde se encontraban pólipos dentro de la revisión de la vesícula biliar los cuales tenían un adecuado seguimiento en el cual se observó cambios en el tamaño del pólipo y de la vesícula biliar contando con Trescientos cuarenta y seis pacientes de 20 a 93 años y edad media entre los 51,6 años. Los exámenes ecográficos fueron interpretadas por radiólogos certificados por la junta con formación en imagen abdominal. La mayoría de los análisis se llevaron a cabo para la evaluación de la enfermedad hepática crónica y no por sospecha de anomalías patológicas vesícula biliar. Se realizó para determinar el número de pólipos, el tamaño de los pólipos determinado por el diámetro máximo, y otros hallazgos, tales como la colelitiasis.

El tamaño de los pólipos fue de 1 a 18 mm. La colelitiasis estaba presente en 30 pacientes (9 %). Ejemplos de pólipos de vesícula biliar se muestran en la Figura 2. De los 346 pacientes, 149 (43 %) tenían ecografía de seguimiento. La mayoría de los análisis de seguimiento se realizaron a efectos del estudio en pacientes

Además de los cálculos biliares, se sugiere que en algunas de las lesiones polipoides vistas por el ultrasonido, la gran mayoría de las lesiones  no son neoplásicas, en representación de los cálculos de colesterol o piedras pequeñas. Ante la detección relativamente frecuente de los pólipos vesiculares y la rareza de carcinoma de vesícula biliar, el argumento en contra de seguimiento de las lesiones pequeñas se fortalece. En este estudio, ninguno de los pólipos de menos de 7 mm fueron neoplásica, y sólo un mínimo creció en tamaño.

El pronóstico general para el cáncer de la vesícula biliar es pobre, con una tasa de supervivencia a 5 años de aproximadamente 10 %. Dicho sea de paso pólipos detectados son comunes, siendo identificado en un 4 % a 7 % de los pacientes sometidos a ecografía. Por el contrario, el carcinoma de vesícula biliar es poco frecuente, con una incidencia anual de 1 a 2,5 casos por cada 100 000 personas en los Estados Unidos. Por lo tanto, casi no hay pólipos se convertirán en cáncer. Sin embargo, las guías actuales sugieren ecografía de seguimiento de pólipos de menos de 10 mm y la colecistectomía para los 10 mm o mayor

Por lo tanto, se propone que el riesgo de malignidad o continuidad a la malignidad es muy bajo en los pólipos de menos de 7 mm que nadie más se justifica el seguimiento, porque en este estudio estuvieron en este rango.

El ultrasonido al ser un método no invasivo no solo es de gran ayuda para la valoración de los cálculos vesiculares puede demostrarse al movilizar al paciente permitiendo con ello una mayor caracterización ultrasonográfica la movilidad de los cálculos libres flotantes.

La movilidad se comprueba cambiando al paciente de la posición de supino a la de decúbito lateral izquierdo sino también de la valoración de colestasis.

Se dan también criterios ultrasonográficos que nos ayuda a la correcta valoración de la misma, así como, los artificios que se presentan con más regularidad y que pueden hacer variar el diagnostico.

Se dan varios signos como el signo de Murphy ultrasonográfico que da dolor durante la inspiración profunda cuando el explorador palpa el cuadrante superior derecho; el dolor hace que el paciente detenga la respiración a la mitad de la fase inspiratoria.; el signo de engrosamiento de la pared con imagen de doble contorno con engrosamiento aislado de la pared vesicular superior a los 3 mm no es específico si la pared conserva su estructura trilaminar con una banda hipoecoica rodeada de dos líneas hiperecoicas.; el signo de WES donde no se identifica la luz vesicular, observándose en la fosa vesicular una sombra acústica que corresponde a un molde calculoso vesicular.

En este estudio encontramos que como lo refiere el autor “Hoy por hoy el US continúa siendo el método de imagen ideal para la evaluación de la patología vesicular y de la vía biliar; es el método de oro para el diagnóstico de todas las enfermedades biliares”.

Artículo escrito por el Dr. J. Enrique Banderas González

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?