Skip links

Principios básicos de ultrasonido.

La Ecografía en Medicina es una de las técnicas de diagnóstico que se ha desarrollado y progresado en la segunda mitad de nuestro siglo. Los cambios en los equipos, así como la información que proporcionan, son muy rápidos. La literatura que muestra esos cambios se renueva constantemente y a veces es poco asequible.

Las primeras aplicaciones de los ultrasonidos al diagnóstico médico fueron realizadas por los neurólogos y electroneurofisiólogos que usaron equipos generadores de ultrasonidos para definir el eco de la línea media, que producía la Hoz del Cerebro y que, en modo A, permitía sospechar la presencia de ocupaciones en uno de los hemisferios cerebrales.

Posteriormente, los ginecólogos comienzan a explorar la anatomía fetal intraútero mediante la ecografía. Usan el modo B, bidimensional, sin escala de grises o biestable (dos estados; es decir, con detección de señal de eco o sin ella según su intensidad). Casi simultáneamente, los cardiólogos comienzan a emplear la ecografía en forma de modo M para estudiar el corazón.

Las ondas sónicas se clasifican, por su frecuencia en:

􀂄􀂄 Infrasonidos: son ondas por debajo de 16 vibraciones por segundo o, lo que es igual, de menos de 16 Hz, que es el límite inferior de audición del oído humano. Vibraciones más lentas quizá podremos notarlas, pero nunca oírlas.

􀂄􀂄 Sonidos: son las ondas entre 16 y 16.000 Hz, que conforman todo el espectro de sonidos que el hombre es capaz de escuchar. Hay animales, como perros, delfines o mosquitos, capaces de oír sonidos más agudos, de 25 KHz y aún más, pero estas ondas ya no entran dentro de espectro de los sonidos.

􀂄􀂄 Ultrasonidos: son las ondas mecánicas que tienen una frecuencia superior a los 16.000 Hz, aunque los utilizados en medicina son, habitualmente, de frecuencia superior a 0,5 Megahercios (MHz). Suelen oscilar entre 0,5 y 3 MHz para su uso terapéutico y entre 1 y 10 MHz en ecografía.

El método moderno consiste en la medición del tiempo que emplea un impulso ultrasónico (es decir de frecuencia entre 20 y 150 kHz) al recorrer la distancia entre un transductor emisor Tx y un transductor receptor Rx, ambos acoplados al hormigón que se está estudiando.

Mediante un transductor electroacústico se genera un impulso de vibración longitudinal; después de recorrer una determinada distancia L, un segundo transductor recibe la señal y, por medio de un circuito electrónico se mide el tiempo de transito o de propagación del impulso a través el material.

El Eco es un fenómeno acústico que se produce cuando un sonido choca contra una superficie capaz de reflejarlo, Superficie Reflectante. El sonido reflejado que vuelve y llega al foco emisor, y a otras partes, se denomina Eco.

Una Superficie Reflectante es un plano de separación de dos medios físicos con diferente Impedancia Acústica. La Impedancia Acústica es una propiedad acústica de un medio físico, que está relacionada con su Densidad. Así, si tenemos dos medios físicos, uno de densidad D1 y otro de densidad D2, con unas Impedancias Acústicas I1 e I2, respectivamente, el plano que separa ambos medios constituye una Superficie o Interface Reflectante.

Artículo escrito por el Dr. Mario Ixba

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?