Skip links

Prostatitis crónica: una revisión crítica de su actual definición nosológica, clasificación y potencial carcinogénesis

Perfil clínico y clasificaciones de las prostátitis crónicas

Basándose en estas investigaciones DRACH (3) estableció en 1978 la clasificación de las prostatitis que oficialmente ha perdurado hasta 1995, momento en que se ha sido sustituida por la patrocinada por el NIH (más concretamente por las sección del Nacional Institute of Health que se ocupa de la diabetes y enfermedades digestivas y renales). En la clasificación de DRACH, la prostatitis crónica se califica de bacteriana o no bacteriana y se añade el término de prostatodinia, término que cobija un variado grupo de pacientes en los que dominan las incomodidades, molestias y dolores perineales, asociadas o no a trastornos miccionales.

Diversos estudios han demostrado que la localización más frecuente del dolor en los pacientes con síndrome de prostatitis-dolor pélvico, se refiere a las siguientes áreas; próstata y área perineal (46%), escroto y testículos (39%), pene (6%), vejiga (6%), área lumbar baja (2%)

Los síntomas urinarios que más frecuentemente acompañan al dolor son los siguientes: aumento de la frecuencia miccional, dificultad para iniciar la micción, chorro débil, micción intermitente con esfuerzo o dolor en el área uretral al orinar o escozor.

Es interesante constatar que rara vez se ha intentado determinar qué parte de la glándula prostática, la próstata craneal o caudal, es la que sufre con más frecuencia los episodios infectivos o simplemente inflamatorios. Hay evidencias para sospechar que la prostatitis aguda, en la población adulta con edad inferior a los 50 años, antes del desarrollo de la hiperplasia prostática benigna (HBP), es una enfermedad de la próstata caudal.

El diagnóstico de la prostatitis crónica requiere el sustento patogénico de la presencia de bacterias o células inflamatorias en la glándula prostática.

Las bacterias más frecuentemente encontradas en la secreción prostática son enterobacterias de escasa especificidad.

En definitiva las pruebas que constituyen el fundamento diagnóstico de la prostatitis crónica carecen de especificidad, igual que sucede con el perfil clínico de estos pacientes. De hecho, el diagnóstico de prostatitis crónicas es, en muchas ocasiones, un diagnóstico de exclusión.

Comentario: la prostatitis crónica patología de difícil diagnostico, ya que presenta sintomatología común, se identifica por continuas repeticiones de cuadros similares tendiendo que descartar HPB, la prostatitis crónica antecede a la hipertrofia y al ca de próstata, un dato clínico muy importante en la prostatitis crónica es el dolor pélvico, en este estudio se encargan de determinar con exactitud la etiología de la prostatitis crónica, lacual es un poco difícil de determinar.

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?