Skip links

Resumen anatómico de pared abdominal

La pared abdominal se divide en región anterior anterolateral y posterior y se observa mejor en una tomografía computarizada transversal. La pared abdominal es una estructura laminada. Está formada por la piel, la fascia superficial, la grasa subcutánea, las capas musculares, la fascia transversal y una capa de grasa extra peritoneal. La capa muscular anterior está formada por los 2 músculos rectos en la línea media y el musculo oblicuo externo, oblicuo interno y transverso del abdomen en posición anterolateral. Los músculos rectos del abdomen se insertan en la 5ta y 6ta séptima costillas y se extienden hasta la cresta del pubis están cubiertos tanto en dirección anterior como posterior por la vaina de los rectos, formada por la aponeurosis del musculo oblicuo interno, oblicuo externo y trasverso del abdomen.

La zona caudal posterior de la vaina acaba en la línea arqueada, que por lo general está situada a medio camino entre el ombligo y la sínfisis del pubis,

En el borde medial del recto se unen las aponeurosis para formar la línea alba que separa los músculos rectos en la línea media. La epidermis normal es una capa muy reflectante con un grosor 1 a 4 mm. El grosor de la capa subcutánea es variable.

Algunos tejidos grasos (los lipomas de la mama son relativamente anecoicos y la grasa subcutánea es relativamente hipoecoica. No solo la grasa pura es anecoica si no que una mezcla de agua y grasa es ecogena. Dado que el agua no se mezcla con la grasa.

La capa musculo facial suele ser más ecogena que la capa grasa subcutánea.

Los músculos de la espalda son de mayor grosor lo que resulta más difícil verlos con detalle que los músculos de las paredes anterolaterales.

Una indicación habitual para la ecografía de la pared abdominal es la presencia de una masa palpable y las preguntas a resolver son: está en la pared abdominal o en la cavidad abdominal, es quística o sólida.

Dado que la piel esta desenfocada, la exploración de la piel requiere distintas técnicas a distancia para conseguir la mejor resolución y evitar el efecto explosión de la colocación del transductor directamente sobre la piel.

La exploración de la pared abdominal no requiere una preparación especial del paciente. La ecografía puede realizarse sobre heridas quirúrgicas previa colocación de una lámina adhesiva de plástico sobre la herida tras retirar el apósito. El adhesivo es estéril y evita contaminación de la herida por el transductor y viceversa.

Existen almohadillas de flotación que son esponjas micro celulares llenas de líquido.

Estas sustancias son suficientemente densas para sujetarse por sí mismas y tienen una consistencia uniforme para minimizar los artefactos.

Se aplica presión suave con el transductor, evitando una presión excesiva sobre las heridas y otras zonas dolorosas a la palpación. Debe utilizarse la mayor frecuencia posible que permita la penetración en la región de interés, lo que se logra con un transductor lineal.

Artículo escrito por el Dr. Jahziel Eliu Fernández García

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

 

 

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?