Skip links

Técnica de exploración por ultrasonido del Bazo

17

El bazo se encuentra en condiciones normales en el cuadrante superior izquierdo, tiene una forma típica de coma invertida. En un adulto normal es convexo a nivel superolateral y cóncavo a nivel inferomedial.

Mide entre 12 cm. de longitud, 7 cm. de ancho y de 3 a 4 cm de espesor y tiene un peso de entre 80 y 300 gramos.

El mejor acceso para poder visualizarlo es con el paciente en decúbito supino, una respiración pausada es mejor que una respiración profunda, ya que en esta inspiración se puede ocultar un bazo pequeño. Una exploración completa en el plano coronal es mas precisa, el vértice de la imagen en sector esta siempre colocado en la parte superior de la pantalla. Para mira la imagen se debe rotar 90 grados en dirección de las manecillas del reloj.

Se puede observar también a través del lóbulo izquierdo del hígado cuando este es relativamente grande.

El diafragma acuna el bazo en sentido posterior y lateral. El fundus del estomago y el saco son mediales y anteriores al hilio. La cola del páncreas se dispone por detrás del estomago, el bazo se utiliza como ventana para poder revisar la cola del páncreas, además de el polo superior del riñon y la glándula suprarrenal izquierda. Una referencia útil es la vena esplénica.

El bazo tiene ecogenicidad uniforme, es mayor que la del hígado. Tiene una textura fina y homogénea, con márgenes lisos y borde inferior afilado.

Esplenomegalia

Es un aumento del tamaño macroscópico del bazo, es un signo muy inespecífico que se asocia a muchas enfermedades. La medición del tamaño es poco fiable, debido a las variaciones de forma, se agranda hacia abajo y medialmente. Su margen inferior se vuelve redondeada y puede prolongarse por debajo del riñón izquierdo y dentro de la pelvis.

La esplenomegalia leve y moderada puede deberse a infección, hipertensión portal o sida. La mas acentuada puede ser causada por leucemia y linfoma, y la masiva puede observarse en la mielofibrosis.

En la mayoría de los casos puede ser la única observación o solo una de diferentes observaciones ecográficas.

Trastornos benignos del Bazo

  • Quistes

Incidencia relativamente baja, son la masa benigna más común. Aparecen de forma característica como aéreas sin eco con bordes lisos y bien delimitados y realce posterior. Los quistes infecciosos pueden deberse a equinococos. Los quistes post-traumáticos no tienen recubrimiento celular, también se denominan pseudoquistes. Los pseudoquistes pancreáticos que se extienden hasta el páncreas puede diagnosticarse por los síntomas de la pancreatitis.

Puede producirse una hemorragia que cause gran dolor en el cuadrante superior izquierdo.

  • Hemangioma

Suelen encontrarse de manera fortuita, es difícil caracterizarlos únicamente por ecografía. Se puede observar una variedad de imágenes desde híper hasta hipoecóica y en algunas ocasiones se observan quistes.

  • Absceso

Son producto de una infección bacteriana, principalmente de transmisión hematógena. Están estrechamente relacionados con la inmunodepresión, sida y quimioterapia. Se presentan con fiebre y dolor en el cuadrante superior izquierdo.

Pueden ser únicos o múltiples, hiperecoicos y homogéneos al principio y después pueden llegar a ser estructuras complejas llenas de liquido. En ocasiones no es posible diferenciarlos de un linfoma o de metástasis.

  • Calcificación

Se relacionan con abscesos antiguos o con procesos infecciosos. Las enfermedades que predisponen  al deposito de calcio en tejidos, como la insuficiencia renal, también es fuente de calcificaciones esplénicas.

Masas solidas del bazo

No son muy frecuentes, la histoplasmosis y la tuberculosis son las mas frecuentes. Cuando existe calcificación de la arteria esplénica no debe confundirse con la calcificación de la lesión.

Las metástasis son mas frecuentes en el melanoma maligno, el linfoma  y la leucemia.

El infarto esplénico es de las causas mas frecuentes de lesiones esplénicas. A la exploración ecográfica se observa una lesión hipoecoica en forma de cuña y periférica a típica. Puede tener un aspecto nodular o hiperecoico. La ecogenicidad de la lesión evoluciona con la edad del infarto.

La tuberculosis miliar puede aparecer en infecciones por micobacterias típicas o atípicas, se observan focos ecógeno muy pequeños distribuidos por todo el bazo.

La enfermedad hemotologica maligna que mas afecta el bazo es el linfoma. Estas células infiltran el bazo, ganglio, médula osea, y pueden llegar hasta el hígado. En las características ecográficas encontramos que hay un crecimiento difuso del bazo, ecogenicidad normal, disminuida o aumentada. Cuando hay lesiones localizadas estas son hipoecoicas e hipovasculares, los márgenes están mal definidos, pueden llegar a verse como quistes con la diferencia de que no tienen una capsula definida. Si se observan múltiples lesiones e hipoecoicas se debe de pensar también en metástasis, aunque generalmente es por un linfoma.

 

× ¿Desea más información sobre este diplomado?