Traumatismos de páncreas: diagnóstico y tratamiento

Dada la  localización retroperitoneal del páncreas, una lesión en el mismo posee una incidencia muy baja del 0-2%-6%. Los traumatismos penetrantes son la principal causa de lesión; estos incluyen: herida por arma blanca y proyectil por arma de fuego. El trauma cerrado secundario a colisión vehicular, constituye  también una causa importante de lesión pancreática.

Es muy raro que el páncreas se lesione de manera aislada dada la proximidad anatómica con otras estructuras. Cuando se presenta una lesión aislada, suele ser secundaria a trauma contuso; generalmente en  el cuello de la glándula. Los órganos mayormente afectados en la lesión pancreática son: el hígado 19.3%, seguido del estómago 16%  y posteriormente los vasos adyacentes.

De acuerdo a la localización anatómica de la lesión, podemos decir que el primer lugar lo ocupan cabeza y cuello de la glándula pancreática (37%), seguido de cuerpo (36%) y finalmente la cola (20%). El trauma cerrado suele afectar principalmente cuello.

El diagnóstico debe ser integral; se deben estudiar detalladamente la cinemática del trauma y el mecanismo de lesión que nos puedan dar datos para sospechar una lesión pancreática. La clínica nos ayudará también para integrar el cuadro: dolor en cuadrante superior derecho y dolor en epigastrio principalmente. Los datos de laboratorio pueden ser de gran ayuda siempre y cuando aparezcan oportunamente, pues se ha observado que en algunas ocasiones los niveles de amilasa y lipasa presentan elevaciones hasta 24 a 48 horas posteriores al trauma.

El ultrasonido se ha impuesto como una herramienta de gran utilidad en el diagnóstico de lesión pancreática pero no existe suficiente literatura que sustente su precisión en el diagnóstico. La TC es el estudio de elección ya que permite una mejor visualización de órganos retroperitoneales.

El tratamiento es quirúrgico (LAPE), acompañado de uso de antibióticos. Es primordial que durante la intervención quirúrgica se realice reconocimiento de posible lesión en conducto principal pues la tasa de mortalidad está íntimamente relacionada con esta lesión. El 60% de las lesiones suelen ser tratadas con drenaje externo; las lesiones que comprometen el conducto principal y están a la izquierda de los vasos mesentéricos superiores, deben ser tratadas con pancreatectomía distal y esplenectomía.

El 37% de los pacientes con lesión pancreática presenta complicaciones secundarias a fistulas (14%), abscesos (8%) y pancreatitis postraumática (4%). La principal causa de mortalidad temprana es la hemorragia con exanguinación secundaria a lesión vascular asociada, mientras que la principal causa de mortalidad tardía se debe a sepsis o falla multiorgánica.

Artículo escrito por el Dr Vasti Macbani Pasarán Castañón

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Llamar ahora