Skip links

Ultrasonido Pobre en el Rastreo de Niños con Fiebre

El Ultrasonido Renal y Vesical (RBUS, por sus siglas en inglés), es una pobre herramienta para el rastreo de anormalidades genitourinarias (GU, por sus siglas en inglés) identificables en el Cistouretrograma de Vaciamiento (VCGU, por sus siglas en inglés) después Infecciones febriles del Tracto Urinario (UTI, por sus siglas en inglés) en niños.

Ni ultrasonidos positivos ni negativos confiable mente identifican o descartan anormalidades GU.

Los investigadores rastrearon 3,995 registros médicos entre Enero 1 de 2006 y Diciembre 31 de 2010, en los cuales VCGU y RBUS fueron realizados a pacientes en un mismo día. Seleccionaron solamente aquellos con UTI como una indicación para el estudio de imagen. Entonces, colocaron tanto el RBUS y el VCGU en 4 categorías, basados en el tipo de anormalidad GU. En caso de Reflujo Vesico-Ureteral (VUR, por sus siglas en inglés) se uso el Sistema de Gradación  Internacional en 5 Puntos.

Los investigadores identificaron 2,259 niños menores a 60 meses, quienes la indicación para estudios de imagen fue UTI. Dependiendo del disparador, RBUS tiene un rango de sensibilidad del 5% (especificidad de 97%) al 28% (especificidad de 77%); con la sensibilidad para VUR de grado mayor al grado 3, con un rango de 18% (especificidad de 97%) a 55% (especificidad de 77%).

Hubo 1,230 niños con edades entre 2 a 24 meses, en quienes se realizaron estudios de imagen después de una UTI inicial. El Valor Predictivo Positivo del RBUS en éste grupo fue de 37% a 47% para VUR mayor del grado 2, y de 13% a 24% para VUR mayor que el grado 3, con un Valores Predictivos Negativos en rangos de 72% a 74% (VUR mayor que el grado 2) y 95% a 96% (VUR mayor que el grado 3).

Un RBUS negativo no descarta patología GU significativa (particularmente VUR Grado III o mayor), mientras que un RBUS positivo es un pobre predictor. El RBUS es terrible para el rastreo de VUR.

Las Guías de la Academia Americana de Pediatría de 2011 (AAP, por sus siglas en inglés) recomiendan el RBUS para rastreo de anormalidades GU en niños de 2 a 24 meses con casos documentados de UTI. En realidad, sugiere una observación o vigilancia cuidadosa. El RBUS para el rastreo  de VUR de alto grado con VCUG es recomendado solamente después de una segunda UTI. El RBUS Temprano está recomendado para la identificación de daño parenquimatoso y uropatía obstructiva asociada con infección, pero, es la cuidadosa observación lo recomendado para el VUR.

La Guías Clínicas de 2011 de la Academia Americana de Pediatría manifiestan que el Ultrasonido Renal y Vesical (RBUS, por sus siglas en inglés), debe ser realizado después de la primera Infección del Tracto Urinario (UTI, por sus siglas en inglés) en niños más pequeños, con un Cistouretrograma de Vaciamiento (VCGU, por sus siglas en inglés) realizado solamente si el RBUS muestra anormalidades.

La Guías recomiendan el RBUS para rastreo de anormalidades Genitourinarias (GU, por sus siglas en inglés) en niños en las edades de 2 a 24 meses con casos relacionados de UTI’s febriles, para ser exactos, sugiere una observación atenta, más que el RBUS. Para el rastreo de Reflujo Vesico-Ureteral (VUR, por sus siglas en inglés) de grado alto, con VCGU solamente después de una segunda UTI. El RBUS temprano está recomendado para la identificación de daño al parénquima y uropatía obstructiva asociada con infección, pero es la observación atenta la que sirve de seguimiento al VUR.

El RBUS es una pobre prueba de rastreo para anormalidades GU. El RBUS y el VCUG debieran ser considerados complementarios, pues proveen información importante, pero, diferente.

Artículo escrito por el Dr. Alfredo Sinfuentes

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?