Skip links

Ultrasonido en el primer trimestre del embarazo

El ultrasonido es un evento físico natural que siempre ha estado presente en el entorno del hombre; solo fue necesario que personas observadoras,  encauzaran su utilización. En el campo médico, el fenómeno del eco ha aportado uno de los métodos diagnósticos más revolucionarios de nuestra era. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, investigadores japoneses, norteamericanos y de algunos países europeos trabajaron paralelamente en fabricar los primeros prototipos de equipos para diagnóstico médico en modo A (analogue) y, posteriormente, en modo B (bright), con imagen analógica.

En 1959, Ian Donald, profesor gineco-obstetra de la Universidad de Glasgow, aplicó principios ya estudiados del ultrasonido para obtener las mediciones de los cráneos fetales, lo cual marcó el inicio de investigaciones posteriores sobre el crecimiento fetal. Así, en el siglo XXI, las grandes aportaciones permiten evaluar, con una herramienta inocua y de bajo costo, las gestaciones desde su inicio, con la intención de diagnosticar tempranamente posibles complicaciones que puedan poner en riesgo al binomio madre-hijo.

Existen tres razones por las que los médicos del primer nivel de atención deben saber utilizar e interpretar el ultrasonido: proporciona la confirmación de un diagnóstico, pronostica cómo será el proceso y la culminación de un embarazo.

CONSIDERACIONES BÁSICAS:

1.- Corroborar amenorrea por embarazo: La primera estructura visible por ultrasonido es el saco gestacional, que debe ser medido en sus tres diámetros para obtener el diámetro sacular medio, con el cual se juzga la edad gestacional. En la exploración transabdominal, la detección del embarazo ocurre en la semana 5 de gestación.

2.- Sitio de implantación del saco gestacional:  Conocer si el saco esta implantado en la cavidad uterina o extrauterina, por vía abdominal 10%.

3.- Verificar la viabilidad del embarazo: Observar saco gestacional de 5 mm de diam en promedio, saco vitelino mayor de 10 mm, al ser mayor de 18 mm se debe observar embrión, y si tiene una longitud cefalocaudal mayor de 5 mm siempre debe presentar actividad cardíaca.

4.- Verificar la vitalidad del producto: Latido cardíaco visible a las 7 semanas por vía abdominal, de 130  a 160 por min, la bradicardia se asocia a muerte fetal.

5..- Determinación de la edad Gestacional: Principal motivo de envío, antes de las 27 semana tiene un error de +- 1 semana y al final de +- 3 semanas

6.- Determinación del número de productos: Dtereminar el nO. De embriones y si son monocigóticos.

7.- Riesgo de aborto: Criterios saco gestacional con implantación baja, reacción decidual menor 2 mm o con refringencia débil, saco de morfología distorsionada, crecimiento del saco gestacional menor de 0.7 mm, o hemorragia subcoriónica mayor de 40%.

8.- Evaluar alteraciones uterinas y ováricas: Para detectar complicaciones como aborto,  incompetencia cervical, distocia, embarazo ectópico, restricción de crecimiento uterino, miomatosis uterina, parto prematurio y alteraciones en la localización de placenta. En ovario buscar, quistes, tumores etc. Para si es riesgoso programar cirugía.

9.- Identificaciones de aneuploidías: En la primera etapa traslucencia Nucal y bioquímica de suero en el primer trimestre; la segunda etapa estudios invasivos en el momento de la ecografía (Amniocentesis y biopsia de vellosidades coriales).

10.- Envío oportuno a segundo y tercer nivel de atención: En el momento que se requiera para disminuir la morbi mortalidad.

Comentario: Aunque la Norma Oficial Mexicana NOM-007-SSA2-1993 no considera la utilización del USG como una herramienta de diagnóstico oportuno, en otros países y en el IMSS lo han incluido como una herramienta para abatir la mortalidad materno.

Artículo escrito por  el Dr. Alejo Chávez Sánchez

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?