Ultrasonografía de primera elección en el dolor agudo en flanco secundario a un cólico renal

En este artículo se presenta un caso clínico clásico de un paciente de primera vez con dolor agudo en flanco secundario a un cólico renal. La discusión se centra en estudios de imagen, siendo la Tomografía Computarizada la opción de primera línea en Estados Unidos. La ecografía siendo un método no invasivo y que no expone al paciente a radiación ionizante, así como su bajo costo y accesibilidad es un método que puede detectar cálculos renales así como obstrucción de las vías urinarias. En Europa la ecografía es el método de imagen diagnostica de primera línea.
El cólico renal secundario a cálculos es más frecuente en mujeres jóvenes, con los síntomas clásicos de presentación. Cerca del 75% de los cálculos renales contienen calcio, típicamente formados de Oxalato de calcio, también existen cálculos de formación mixta; calcio y fosfato. Cálculos de estruvita (magnesio y fosfato de amonio) que presentan un 10 a 15% de los casos. 6% de Acido Úrico y 1 2% de cisteína. Las piedras en los riñones son 2 veces más frecuentes en hombres con historia familiar y el área geográfica. La dieta, estado de hidratación y la temperatura son factores que pueden verse implicados.
Clásicamente los pacientes con cólico renal presentan un dolor agudo severo en uno de los flancos, nauseas y vomito, también hematuria microscópica. Se puede observar cristales de oxalato de calcio en el examen general de orina, lo cual orienta el diagnostico.
Las razones principales de las técnicas de imagenología incluyen el seguimiento, confirmación del diagnostico y la exclusión de patologías que pueden provocar dicha sintomatología. Determinar del tamaño y localización de los cálculos, implican el manejo a seguir así como su pronóstico. Excluir la obstrucción o hidronefrosis que pueden causar insuficiencia renal y el pronóstico para el tratamiento del paciente.
La sensibilidad de la ecografía en la detección de cálculos renales varia del 12 al 98%, todo este margen a que es un método operador-dependiente y debido a la discrepancia en la literatura sobre la visualización directa de los cálculos. La ecografía es altamente efectiva en la detección de cálculos grandes mayores a 5mm, los cuales pueden ocluir el sistema de uréteres, pero difícil de identificar con cálculos menores a 3mm. Adicionalmente se puede detectar cálculos en el sistema colector proximal o distal uereteropelvico, en condiciones favorables, debido al gas intestinal, lo cual dificulta su visualización. Los cálculos proyectan una sombra acústica posterior dependiendo del tamaño. Uno de los factores que dificultan la distinción de pequeños cálculos es la calcificación del sistema vascular. La ecografía reporta del 73 a 100% de los casos de obstrucción del sistema colector. Los signos de obstrucción incluyen hidronefrosis, hidroureter y disminución o ausencia de los chorros ureterales, del lado afectado.
Por tanto se concluye que como método de elección por cuestiones como el costo, accesibilidad, no exposición a radiación, el ultrasonido puede ser utilizado en primera elección para el apoyo diagnostico del cólico renal y determinar su origen.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*