Valor predictivo del índice de líquido amniótico

El feto y el recién nacido no pueden ser consideradas dos entidades distintas. Cualquier situación que compromete el bienestar fetal (por ejemplo, alteraciones de la cantidad y propiedad del líquido amniótico) puede afectar las condiciones clínicas del neonato al momento del nacimiento y, en casos severos, comprometer su futuro.

En el oligohidramnios, la supervivencia neonatal está fuertemente condicionada por la hipoplasia pulmonar la cual, en casos de severa reducción del volumen de líquido amniótico, puede alcanzar una frecuencia de 21 %. La etiopatogénesis de esta enfermedad respiratoria neonatal severa parece estar  relacionada con la compresión del tórax, ausencia de movimientos respiratorios y disminución de la perfusión de los pulmones fetales.

Diferentes estudios han demostrado un incremento en el riesgo  del sufrimiento fetal intraparto en embarazadas con oligohidramnios. El mecanismo fisiopatológico exacto es desconocido, pero una posible explicación es un incremento en el riesgo de la compresión del cordón umbilical durante las contracciones uterinas.

Phelan y col.  Sugirieron que las determinaciones subjetivas del volumen de líquido amniótico serían útiles para la evaluación del bienestar fetal. Dependiendo del método empleado, se han establecido ciertos criterios para diagnosticar la presencia de oligohidramnios o polihidramnios. Manning y col. definieron oligohidramnios como la presencia de  un bolsillo vertical de líquido amniótico menor de 1 centímetro. Posteriormente, se han sugerido otros criterios para la medición del volumen de líquido amniótico. Por ejemplo, Crowley y col.  Aceptaron 4 centímetros como una medición para diagnosticar la posible presencia de sufrimiento fetal en embarazos  prolongados.

El índice de líquido amniótico (ILA) es el método semi-cuantitativo comúnmente más usado para calcular el volumen de líquido amniótico el cual suma las mediciones de los bolsillos mayores en los cuatro cuadrantes que se divide el abdomen materno. El oligohidramnios se ha definido en forma clásica como un valor del ILA menor de 5 cm (definición estándar)  y menor de 8 cm (definición alternativa). El uso de esta prueba ha sido considerado ideal, sin importar la causa del oligohidramnios, debido a que un valor menor o igual a 5 cm se ha asociado con aumento de la morbilidad neonatal.

Estudios recientes, sin embargo, han cuestionado la relación entre el volumen de líquido amniótico y la mayor tasa de complicaciones perinatales, especialmente entre el oligohidramnios y las complicaciones neonatales cercana al término.

Es importante mencionar que una de las conclusiones a la que llegaron los autores es que la incidencia de algunas complicaciones neonatales no puede ser predichas exclusivamente por el ILA

En los casos de las pacientes con valores menores de 60 mm se observó un aumento de la duración del parto y las complicaciones neonatales comparado con las pacientes del grupo control.

Una posible explicación es que cuando existe menos líquido alrededor del feto, se reduce la protección que aporta normalmente el líquido, lo cual puede aumentar la compresión de la cabeza fetal o del cordón umbilical. Si esta situación se prolonga, los mecanismos compensatorios pueden eventualmente fallar, aun en fetos normales.

Por otra parte, la disminución del líquido amniótico puede ser un signo de hipoxia fetal crónica que solo se vuelve aparente después del estrés del parto

Se concluye que el índice de líquido amniótico tiene un valor predictor de las complicaciones neonatales.

Artículo escrito por el Dr. Ulises Francisco Luria

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com