Skip links

Es un receptáculo músculo-membranoso en forma de pera, que  mide aproximadamente de 8 a  10 cm de longitud, por 3,5 a 4 cm de diámetro. La vesícula se aloja en la fosilla cística, ubicada en la cara inferior del hígado por fuera del lóbulo cuadrado y en contacto con la pared abdominal a nivel del décimo cartílago costal derecho. Normalmente la vesícula almacena de 30-60 cc de bilis, siendo su capacidad máxima de 200 a 250 cc.

Conductos biliares intrahepáticos

Se inician en los canales de Hering, que son conductillos o canalículos limitados por la membrana de los hepatocitos; estos canales  se continúan con conductos de calibre progresivamente mayor  hasta conformar el conducto hepático derecho.  Este drena los  segmentos V, VI, VII, VIII y el conducto hepático izquierdo formado  por la confluencia de los ductos que corresponden a los segmentos II, III, IV. Estas vías están recubiertas con epitelio cilíndrico, el  cual tiene funciones de secreción y absorción de agua y eléctrolitos  modificando la bilis.

Vía biliar extrahepática

Está conformada por la unión de los conductos hepáticos derecho  e izquierdo,  a nivel de la base del lóbulo derecho, denominándose  conducto hepático común. Su longitud varía entre 1cm y 2,5 cm  con un diámetro de 4mm a 5mm. El trayecto que sigue es hacia abajo en la parte superior del ligamento hepatoduodenal, por  delante de la vena porta y a la derecha de la arteria hepática.  El  conducto hepático común, el hígado y la arteria cística forman el  triángulo de Calot. La importancia para el cirujano de este punto  referencial es que dentro de este triángulo se puede encontrar la  arteria cística, la arteria hepática derecha y los nódulos linfáticos del conducto cístico.

El conducto hepático se continúa luego con el colédoco que adquiere este nombre al unirse al conducto cístico, dependiendo del  nivel de esta unión varía la longitud del colédoco que aproximadamente es de 5,5 cm y 7,5 mm de diámetro. Este se dirige hacia abajo y adentro,  para terminar en la pared posterior de la segunda  porción del duodeno,  uniéndose  previamente con el conducto  pancreático o de Wirsung antes de terminar a nivel de la ampolla  de Vater. Ambos conductos tienen sus respectivos esfínteres aunque las variaciones anatómicas son frecuentes. El conducto colédoco ha sido dividido en cuatro porciones: supraduodenal, retroduodenal, pancreático e intraparietal

La irrigación del conducto hepático común y el colédoco está dada  por arterias que provienen de la arteria hepática. Las venas drenan  a la porta y los linfáticos a los ganglios del hilio hepático. La inervación está  dada por el vago y nervios simpáticos. El conducto cístico tiene  entre 0,5 cm y 4 cm de largo y se inicia  en el cuello de la vesícula. Este describe un trayecto hacia abajo,  atrás y a la izquierda del ligamento hepatoduodenal, a la derecha de la arteria hepática y de la vena porta, desembocando luego en el conducto hepático común. En su interior encontramos pliegues espirales o válvula de Heister, que dificultan la exploración de esta vía.  Hay muchas variaciones anatómicas del conducto cístico, que deben tenerse presentes durante el acto quirúrgico. Este conducto cístico está irrigado por ramas  de la arteria cística; sus venas drenan a la porta y los linfáticos a los ganglios del hilio. La inervación está dada por ramilletes del plexo posterior del plexo solar.

Artículo escrito por la Dra. Jenny Maritza Martinez

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?