Skip links

Adecarcinoma gástrico metasasico a bazo

Las metástasis esplénicas en el cáncer gástrico son realmente Infrecuentes.

Suelen aparecer en el contexto de una carcinomatosis peritoneal o de la afectación de otros órganos vecinos y otras metástasis a distancia; debido a sus características anatómicas e histológicas del bazo, así como su función inmunológica éste podría estar protegido de la presencia de metástasis. En otras ocasiones se trata de una invasión por contigüidad en los casos de tumoración en la curvatura mayor del estómago hacia el ángulo esplénico.

Durante el seguimiento, las metástasis del bazo se pueden detectar por elevación del antígeno carcino embrionario (CEA) y tomografía axial computada (TAC), así como con el uso de la ecografía abdominal y de pruebas de imagen a través de emisión de positrones por tomografía.

El carcinoma gástrico representa 90 a 95% de toda la patología gástrica maligna; es el segundo tumor maligno más frecuente en el mundo diagnosticándose 875,000 nuevos casos por año a nivel mundial, siendo la mayor parte de ellos en estadio avanzado, con sobrevida a los cinco años de 5 a 15%.

Actualmente la tasa de incidencia en hombres de raza negra y raza blanca duplica la del sexo femenino, con una incidencia mayor a partir de los 50 años y se incrementa con la edad.5 Dentro de los factores de riesgo de mayor importancia se encuentra la infección por H. pylori que se ha clasificado por la OMS como un carcinógeno tipo 1,6 aumentando su incidencia de 6-8 veces más en personas infectadas.

Asimismo, los alimentos en conserva y salados, tabaquismo, grupo sanguíneo A positivo, antecedentes familiares se encuentran también dentro de los factores de riesgo más comunes; reportando la literatura  que cuando existen antecedentes heredo familiares de la patología la incidencia en éstos es 2-3 veces mayor.

EL diagnóstico son en general cánceres avanzados entendiendo por tal a aquél que sobrepasa la submucosa; a nivel local en profundidad, la presencia de sangrado o anemia traduce el compromiso de la submucosa, la plenitud precoz traduce un compromiso de la capa muscular, una tumoración palpable sugiere invasión de la serosa, si bien su ausencia no la descarta (presente en 80% de los tumores avanzados).

Una pieza clave en el diagnóstico son los estudios imagenológicos, como serie esofagogastro duodenal (SEGD), endoscopia y estudio anatomopatológico, sin duda nos llevarán a su diagnóstico.

El carcinoma gástrico representa 90 a 95% de toda la patología gástrica maligna; es el segundo tumor maligno más frecuente en el mundo diagnosticándose 875,000 nuevos casos por año a nivel mundial, siendo la mayor parte de ellos en estadio avanzado, con sobrevida a los cinco años de 5 a 15%.

Para su confirmación diagnóstica, la ecografía nos permite visualizar en tiempo real el estado invasivo o no de órganos vecinos o metástasis.  La endoscopia y la ultrasonografía endoscópica (USE) han tenido un gran avance en el campo de la estadificación  de las neoplasias del tracto digestivo, ya que la USE permite valorar el grado de afectación de la pared del tubo digestivo por la lesión, la existencia de invasión vascular o de estructuras vecinas y la presencia de adenopatías.

La ecoendoscopia es el método más sensible para valorar el grado de invasión en la pared (90-95%), tiene una sensibilidad similar a la tomografía axial computada (TAC) para adenopatías perigástricas (50-80%). La tomografía  abdominal con contraste intravenoso o vía oral tiene una exactitud de 60 a 70% para identificar el tumor primario y de 40 a 70% para identificar compromiso linfático regional, 70% para la carcinomatosis peritoneal y 60% para las metástasis hepáticas.

Las metástasis esplénicas en el cáncer gástrico son muy  infrecuentes y más aún encontrarlas de forma aislada, los estudios de imagen son un importante apoyo cuando se trata de valorar la extensión y el sitio primario de la lesión, por medio de tomografía, ya que dependiendo de ello se llevará a cabo el tratamiento del paciente.

La endoscopia convencional desempeña un papel muy limitado en el diagnóstico de las lesiones submucosas del tubo digestivo, y la ecoendoscopia es la técnica de elección en la evaluación de estas lesiones, ya que permite establecer con bastante precisión su diagnóstico y orientar su tratamiento.

El adenocarcinoma es el tumor más frecuente en el estómago. Puede originarse en cualquier zona del estómago; sin embargo, es más frecuente en el tercio antral y en la curvatura menor. La endoscopia con biopsia es el principal método diagnóstico del cáncer gástrico; el grado de invasión de la pared y la afección metastásica ganglionar continúan siendo los factores pronóstico independientes que comportan un riesgo relativo mayor de recidiva.

Artículo escrito por el Dr. Ulises Francisco Luria

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

 

 

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?