Skip links

Avances en ecografía obstetricia y ginecología.

19

Resumen.

La ecografía, mejor llamada ultrasonografía, es una técnica de imágenes que utiliza como señal el ultrasonido (US), emitido por cristales especiales ubicados en el transductor, en los que, por efecto de la energía eléctrica, cambia la disposición espacial de las moléculas, generando una nueva energía mecánica. Este US penetra los tejidos y, dependiendo de la presencia de interfaces (cambios de densidad), retorna hacia los cristales de emisión (ecos), los que en ese momento están en reposo; los estimula y convierte la energía mecánica en impulso electrónico, el que es transmitido por el cable del transductor al software del equipo, para ser analizado. Del resultado, se genera en la pantalla un punto blanco o gris, dependiendo de la mayor o menor amplitud de la onda sónica de retorno, en relación a la emitida; la disposición de esos puntos más o menos brillantes forman la imagen bidimensional que observamos en la pantalla del equipo. La ultrasonografía es una técnica relativamente nueva. Las primeras aplicaciones las realizó Dussik, en 1942; luego, en 1950, Sotomura, en Japón, inicia la aplicación clínica más extendida y, en 1955, Ian Donald logra diferenciar una tumoración sólida de una quística, utilizando aparatos industriales, hasta que, en 1961, Donald y Brown publican las primeras mediciones del diámetro biparental fetal. Sin embargo, recién a inicios de la década de los setenta se inicia la difusión y uso clínico extenso de la ecografía bidimensional (2D).

Comentario

La  ecografía  es una técnica de Diagnóstico por Imágenes que utiliza sonido no audible (ultrasonido) de alta frecuencia que es emitido por un transductor capaz de transformar la energía eléctrica en ondas sonoras. Estas atraviesan los diferentes tejidos corporales y se reflejan en forma de ecos de distinta intensidad los cuales son captados convirtiéndose en una imagen que aparece en el monitor del equipo. El ultrasonido diagnóstico o sonografía, conocido popularmente como Ecografía, ha tenido una evolución muy rápida gracias a su inocuidad, facilitando la posibilidad de practicar numerosos estudios en un mismo paciente, sin riegos, sin preparaciones dispendiosas y a un costo relativamente bajo. Su nombre sonografía, proviene del inglés sonography, y a los médicos que la ejercen se les denomina sonólogos, del inglés sonologist. En los países de habla hispana se adoptó erróneamente el nombre «Ecografía», palabra que significa un tipo de afasia en que el paciente puede copiar escritos, mas no expresar sus propias ideas. Los primeros aparatos utilizados para practicar la ecografía (scanner ultrasónicos o ecógrafos) eran estáticos, es decir que producían una imagen fija, similar a la obtenida en radiología convencional. Esto llevó a clasificar el Ultrasonido como una rama de la radiología, lo cual ha producido muchos errores y deficiencias, ya que las dos especialidades son totalmente distintas. La ecografía, es una técnica radiológica que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y un ordenador para crear imágenes de diferentes partes del cuerpo, como el abdomen, las mamas, la pelvis femenina, la próstata, el escroto, la tiroides y paratiroides, y el sistema vascular. Las ecografías se utilizan para ver el funcionamiento de los órganos internos y para evaluar el flujo sanguíneo a través de diversos vasos. Otra situación en la que se emplea es durante el embarazo, se hacen ecografías para evaluar el desarrollo del feto.

× ¿Desea más información sobre este diplomado?