Skip links

El bazo errante (BE) es una entidad poco común, es una alteración congénita o adquirida del soporte ligamentoso, dando lugar a un bazo en posición anormal dentro de la cavidad abdominal. No se conoce con exactitud la incidencia real de la afección, pero es escasa su frecuencia.

La sintomatología generalmente es inespecífica, aunque en caso de torsión de su pedículo vascular puede llegar a producir un cuadro de abdomen agudo.

Se presentan dos casos clínicos, uno en el que el diagnóstico de bazo errante es casual en un examen de rutina y otro que se presenta como un cuadro de abdomen agudo.

Caso clínico 1

Mujer de 30 años, sin antecedentes de interés, que se realiza un USG ginecológica de rutina es diagnosticada de masa pélvica. Se completa estudio con una TAC, en donde se observa un bazo errante visualizando el pedículo vascular que desciende desde hipocondrio izquierdo.

Con el diagnóstico de bazo errante se decide intervenir quirúrgicamente a la paciente de forma programada, se lleva acabo una esplenectomía laparoscópica y el bazo se extrae por el orificio umbilical, la paciente evoluciona favorablemente y es dada de alta a los tres días de la intervención, posteriormente se le aplica una vacuna antineumoccica

Caso clínico 2

Mujer de 25 años sin antecedentes acude a urgencias por un cuadro de dolor abdominal en hipocondrio izquierdo y vómito, fiebre y datos de irritación peritoneal. Se realizan pruebas sanguíneas y  se observa leucocitosis de 20,06 × 103/μl, junto con neutrofilia de 857% y fibrinógeno derivado de 10g/l; el resto normal.

Se realiza TAC abdominal con medio de contraste en el que se aprecia esplenomegalia con ausencia de captación del medio de contraste y una imagen en con disposición espiral a nivel del hilio esplénico, que hacen sospechar de una torsión esplénica.

Con el diagnóstico ya establecido se realiza laparotomía subcostal izquierda observando un bazo aumentado de tamaño, que se encuentra libre en la cavidad abdominal, con un pedículo vascular torsionado, se destorsiona el pedículo y el bazo permanece isquémico por lo que se realiza una esplenectomía. La paciente evoluciona favorablemente, posteriormente se le aplica una vacuna antineumoccica.

Comentario:

El bazo errante es la consecuencia de la ausencia o el desarrollo anormal de los ligamentos suspensorios del bazo, la  laxitud ligamentosa favorece la movilidad esplénica que permite que el bazo se sitúe libremente en la cavidad abdominal y de problemas al paciente, ya que el bazo errante es muy variable; puede aparecer como hallazgo incidental en un paciente asintomático o con síntomas diversos en casos de torsión.

El USG y TAC son medios no invasivos de gran utilidad que nos dan un diagnostico rápido ya que  el primero nos informa sobre su grado de ecogenicidad del bazo y el segundo observamos alguna  torsión o infarto, y permite demostrar una disposición de los vasos del hilio por medio del medio de contraste.

En la actualidad, el tratamiento de elección consiste en la destorsión y en la esplenopexia siempre que no exista compromiso irreversible de la irrigación esplénica y la urgencia la dará un diagnostico preciso actualmente y se podrá realizar la cirugía laparoscópica que es similar a la cirugía abierta sin complicaciones.

Artículo escrito por el Dr. Payne Saldivar Luis Ivan

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?