Skip links

Cáncer de la vesícula biliar

Los procedimientos para obtener imágenes de la vesícula biliar y el área circundante ayudan a diagnosticar el cáncer de vesícula biliar y muestran el grado de diseminación del cáncer. El proceso que se utiliza para determinar si las células cancerosas se diseminaron adentro de la vesícula biliar y a su alrededor se llama estadificación.

Para planificar el tratamiento, es importante saber si el cáncer de vesícula biliar se puede extirpar mediante cirugía. Las pruebas y los procedimientos para detectar, diagnosticar y estadificar el cáncer de vesícula biliar se suelen realizar al mismo tiempo. Se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para verificar los signos generales de salud, incluso la verificación de signos de enfermedad, como nódulos o cualquier otra cosa que no parezca habitual. También se toma nota de los hábitos de salud del paciente, y las enfermedades y tratamientos anteriores.
  • Pruebas de la función hepática: procedimiento mediante el cual se analiza una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias que el hígado libera a la sangre. Una cantidad más alta que la normal de una sustancia puede ser un signo de enfermedad hepática que se puede deber a un cáncer de vesícula biliar.
  • Ensayo del antígeno carcinoembrionario (ACE): prueba que mide la concentración del ACE en la sangre. Las células cancerosas y las células normales liberan ACE al torrente sanguíneo. Cuando se encuentra en cantidades más altas que las normales, esto puede ser un signo de cáncer de vesícula biliar o de otras afecciones.
  • Ensayo de CA 19-9: prueba que mide la concentración del CA 19-9 en la sangre. Las células cancerosas y las células normales liberan CA 19-9 se libera al torrente sanguíneo. Cuando se encuentra en cantidades más altas que las normales, puede ser un signo de cáncer de vesícula biliar o de otras afecciones.
  • Estudios de la química de la sangre: procedimiento mediante el cual se analiza una muestra de sangre para medir las concentraciones de ciertas sustancias liberadas por los órganos y tejidos al cuerpo. Una cantidad no habitual (mayor o menor a la normal) de una sustancia puede ser signo de enfermedad en el órgano o tejido que la elabora.
  • Exploración por TC(exploración por TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo, como el pecho, abdomen y pelvis, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se inyecta un tinte en una vena o se traga para que los órganos o los tejidos se destaquen más claramente. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computadorizada o tomografía axial computarizada.
  • Ecografía: procedimiento durante el que se hacen rebotar ondas sonoras de alta energía (ultrasónicas) en los tejidos u órganos internos y se crean ecos. Los ecos forman una imagen de los tejidos del cuerpo que se llama sonograma. Para diagnosticar el cáncer de vesícula biliar, se realiza una ecografía abdominal.
  • CTP(colangiografía transhepática percutánea): procedimiento que se utiliza para tomar una radiografía del hígado y los conductos biliares. Se introduce una aguja fina a través de la piel por debajo de las costillas hasta el hígado. Se inyecta un tinte en el hígado o los conductos biliares y se toma una radiografía. Si se encuentra un bloqueo, a veces se deja en el hígado una sonda delgada y flexible llamada endoprótesis a fin de drenar la bilis hacia el intestino delgado o una bolsa de recolección fuera del cuerpo.
  • Radiografía del tórax: radiografía de los órganos y los huesos del interior del tórax. una radiografía es un tipo de haz de energía que puede atravesar el cuerpo y plasmarse en una película que muestra imágenes de las áreas interiores del cuerpo.
  • CPRE(colangiopancreatografía retrógrada endoscópica): procedimiento que se utiliza para tomar radiografías de los conductos (tubos) que transportan bilis desde el hígado a la vesícula biliar y desde la vesícula biliar al intestino delgado. En algunas ocasiones, el cáncer de vesícula biliar reduce la abertura de estos conductos y bloquea o reduce el flujo de bilis, con lo cual se produce ictericia. Se introduce un (un tubo delgado con iluminación) por la boca, el esófagoendoscopio y el estómago hasta la primera parte del intestino delgado. Luego se introduce un catéter (una sonda más pequeña) a través del endoscopio hasta los conductos biliares. Se inyecta un tinte a través del catéter hacia los conductos biliares y se toma una radiografía. Si los conductos están bloqueados por un tumor, se puede introducir una sonda delgada en el conducto para desbloquearlo. Se puede dejar colocada esta sonda (o cánula) para conservar abierto el conducto. También se pueden tomar muestras de tejido.
  • Laparoscopia: procedimiento quirúrgico para observar los órganos adentro del abdomen para determinar si hay signos de enfermedad. Se realizan pequeñas incisiones (cortes) en la pared abdominal y se introduce un laparoscopio (un tubo delgado con iluminación) en el abdomen. Se pueden introducir otros instrumentos a través de las mismas u otras incisiones para realizar procedimientos como la extirpación de órganos o la extracción de muestras de tejido para una biopsia. La laparoscopia ayuda a descubrir si el cáncer se encuentra adentro de la vesícula biliar solamente o si se diseminó hasta tejidos cercanos y si se puede extirpar mediante cirugía.
  • Biopsia: extracción de células o tejidos para que un patólogo pueda observarlos bajo un microscopio y determinar si hay signos de cáncer. La biopsia se puede realizar después de la cirugía para extirpar el tumor. Si es evidente que el tumor no se puede extirpar mediante cirugía, se realiza la biopsia con una aguja fina para extraer células del tumor.

Artículo escrito por el Dr. Alejandro Flores Ocampo

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Desea más información sobre este diplomado?