Candidiasis hepatoesplénica en pacientes hemato- oncológicos pediátricos

Las infecciones fúngicas son una causa importante de morbilidad y mortalidad en pacientes pediátricos con enfermedades hemato-oncologicos. A partir de 1969 Bodey describe el primer caso de candidiasis hepatoesplénica este caso se presentó en un paciente con candidiasis diseminada y con signos de esplenomegalia, poco a poco el número de casos ha ido aumentando progresivamente debido a la diversidad de tratamientos más agresivos como es el caso de las quimioterapias, uso generalizado de corticoides y se enfoca más con la utilización de antibióticos de amplio espectro.

La candidiasis hepatoesplénica es una infección fúngica frecuente en pacientes pediátricos entre el 10 y 30 % de los casos se relaciona con el uso de quimioterapia intensiva. Consiste en una infección diseminada por Candida que suele afectar más frecuentemente al hígado y bazo aunque en ocasiones puede llegar a verse afectado otros órganos.

Las manifestaciones clínicas son poco específicas, la extracción de material para análisis microbiológico mediante una biopsia muchas veces no es posible. Sin embargo las técnicas radiológicas, sobre todo la ecografía y la RM han pasado a desempeñar un papel esencial ya que dichas técnicas permiten visualizar múltiples abscesos en el hígado y el bazo, así como valorar la evolución y respuesta al tratamiento.

El tratamiento de elección es el fluconazol en pacientes que se encuentran estables o la anfotericina B liposomal en pacientes graves o con infecciones refractarias; aunque no se ha descrito la duración exacta suelen ser necesarios tratamientos prolongados para su resolución.

Se realizó en 13 pacientes pediátricos con enfermedades hemato-oncológicas análisis de los cual no todos los pacientes fueron diagnosticados con candidiasis hepatoesplenica esto en el periodo de enero 2002 hasta febrero de 2010, su diagnóstico se estableció en pacientes con alteraciones radiológicas típicas, y factores de riesgo, los factores de riesgo que se consideraron fueron la neutropenia prolongada, la nutrición parenteral, uso prolongado de corticoides, tratamiento con inmunosupresores o haber presentado infecciones fúngicas previas.

De acuerdo con los criterios de los 13 pacientes analizados 3 pacientes presentaban infección probada, dos de ellos por presentar hemocultivo positivo y el otro por presentar lesiones fúngicas en el estudio histológico del órgano afectado junto con hemocultivo positivo. El rango de edad de los pacientes varía desde los 3 meses hasta los 17 años, de ellos 10 eran varones y 3 mujeres.

Todos los pacientes habían recibido quimioterapia en los últimos 60 días previos al inicio del cuadro, 3 de ellos habían recibido altas dosis de citarabina y 2 trasplante de progenitores hematopoyéticos. La manifestación clínica que con más frecuencia presentaban los pacientes fue la fiebre en un 84.6% de los casos.

En referencia a los valores de laboratorio llama la atención que solo 4 pacientes presentaba neutropenia grave en el momento del diagnóstico, 3 de los cuales iniciaron con síntomas con la recuperación hematológica. La fosfatasa alcalina y las transaminasas solo se elevaron en 1 y 2 pacientes. A todos los pacientes se les realizo en primer lugar ecografía abdominal, se llegaron a observar lesiones solo en 6 casos, en 10 pacientes se realizó como apoyo una RM que fue patológica y  en 5 una TC donde se observaron solo en 2 lesiones, los órganos más afectados son el bazo en 9 pacientes y el hígado en 8 pacientes.

COMENTARIO

La candidiasis hepatoesplenica o candidiasis crónica diseminada a pesar de no ser una enfermedad tan común es un tema que no se debe pasar por alto debido a que ha ido aumentando la incidencia de forma significativa gracias a que los tratamientos que actualmente se llevan están basados en regímenes terapéuticos más agresivos, provocando más daño tanto al bazo como al hígado, existen diversos factores que generan la aparición de dicha patología, pero ya hay tratamiento que favorezcan una mejoría o control de padecimiento, el tratamiento de elección como antes se menciono es basado en fungicidas como primera elección el fluconazol siempre y cuando el paciente no se encuentre en la etapa grave de la enfermedad, en su caso se optara por el uso de diferentes fármacos.

El diagnóstico de la candidiasis hepatoesplenica es difícil pero se ha logrado identificar que una ecografía acompañada de RM y estudios de laboratorio da buenos resultados a una detección temprana de la enfermedad, facilitando que el tratamiento de elección sea lo más sencillo y al ser detectado a tiempo el estado de salud del paciente no sea tan grave.

Artículo escrito por el Dr. Oscar Aldemar Hernández

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com