Descripción del protocolo de exploración de páncreas

 La evaluación del páncreas habitualmente se realiza como parte  de la exploración ecográfica del abdomen superior. Similar a lo que ocurre en la vesícula biliar, la ecografía se realiza  después de un ayuno mínimo de seis horas; ya que esta situación suele disminuir  la distensión gaseosa del tubo digestivo superior, situación que interfiere con la visualización del páncreas.

                Es importante considerar que existen dos factores que impiden la visualización óptima del páncreas: la grasa y el gas digestivo interpuesto. Como el páncreas es retroperitoneal, es una estructura profunda en pacientes de mayor volumen y plantea una dificultad técnica particular porque está cubierto por el tracto digestivo lleno de gas. Los principios técnico que se utilizan para la exploración del páncreas incluyen los siguientes:

  • Colocar la zona de interés en la zona focal del transductor.
  • Alterar la posición del paciente de modo que incluya las posiciones en bipedestación, decúbito supino, las dos proyecciones oblicuas, las dos proyecciones de decúbito lateral e incluso la posición en decúbito prono para desplazar las estructuras  que contiene gas o trasferir este a otra porción del tubo digestivo. La posición en bipedestación separa el estómago o el colon lleno de aire del páncreas y hace que el hígado se desplace hacia abajo sobre el páncreas, convirtiéndose en una ventana acústica
  • Además suelen ser de ayuda los mecanismos respiratorios que incluyen pausas en inspiración y espiración y maniobra del Valsalva.
  • Por último, el aumento de la distención  del estómago con líquido puede ayudar a visualizar el páncreas cuando hay una gran cantidad de aire interpuesto y cuando la posición en bipedestación no ha permitido mostrar el páncreas.
  • En algunos casos suelen utilizarse  ciertos medicamentos como la simeticona para la visualización de la cola del páncreas. O en su caso la ingesta de agua la cual es más recomendable y suele ser eficaz en la mayoría de los pacientes.

Habitualmente la exploración ecográfica del páncreas debe comenzar con el paciente en bipedestación. Se realizan de primera cuenta rastreos transversales en la línea media, por debajo de la apófisis xifoides utilizando las marcas vasculares relacionadas para identificar la región de páncreas. Puede ser necesario colocar la sonda en dirección oblicua para visualizar la glándula en su totalidad. La angulación del transductor en dirección cefálica y caudal desde el nivel de la proyección longitudinal de la vena esplénica parece ser adecuada en la mayor parte de los pacientes  para hacer un rastreo a lo largo de toda la glándula.

              El rastreo sagital del páncreas se inicia con el transductor en la línea media debajo de la apófisis xifoides . se localiza fácilmente el nivel del páncreas identificando la confluencia entre la vena porta y la vena esplénica. Debe haber un movimiento mínimo del transductor hacia la izquierda o hacia la derecha de la línea media y en la práctica, una inclinación lateral de la sonda ha resultado más eficaz que un desplazamiento mediante desplazamiento lateral.

              Utilizando el riñón izquierdo como ventana acústica  se puede visualizar la cola del páncreas en posición anterior a su polo superior en una proyección coronal izquierda. En pacientes delgados también se puede ver la cola del páncreas a través de bazo desde el abordaje intercostal lateral izquierdo utilizando un plano coronal. De manera ocasional se puede ver la cabeza a través de un abordaje lateral derecho en un plano coronal.

Artículo escrito por la Dra. Lucero Barrientos Pedraza

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Llamar ahora