Skip links

Ecografía de cadera en el lactante: ¿estudio universal o selectivo?

4.51

Antonio Díaz Martínez

Especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología.

Ex Jefe Clínico del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Niño Jesús de Madrid.

La ecografía para  el diagnóstico de cadera  es  un procedimiento inocuo, introducido en 1980  por R. Graf, este procedimiento  es el mejor  para  conocer  si una  cadera  es normal  o patológica, y si se encuentra , se puede  ser  capaz  de  cuantificar ese grado de patología  e instaurar un tratamiento precoz.

Nunca  debe hacerse  a un neonato- lactante  antes de  5 meses  radiografías  de cadera.

Si se hace  un diagnóstico tardío  de  displasia de cadera (DDC) los  resultados  serán aceptables  y en otros  casos lamentables.

La DDC se presenta  en  una  frecuencia  de  10 a  12%  la  forma más grave es la displasia total o luxación congénita total, se  presenta  en 3 de 1000,  relación 4-5 niñas-varones , un grado menor de DDC puede  transformarse  en una  forma grave  si no es  diagnosticada y  tratada a  tiempo.

Se debe  practicar la  ecografía de  cadera siempre que los lactantes  presenten alguno de los  signos de  displasia o factores  de  riesgo:

  • Patología familiar con antecedentes  de DDC
  • Hipertensión arterial materna
  • Oligohidramnios
  • Presentación de nalgas
  • Madre con antecedente de  abortos  repetidos
  • Torticolis
  • Pies zambos
  • Escoliosis
  • Signos de Ortolani , Barlow, Galeazzi
  • Limitación de la abducción
  • Asimetría de los pliegues inguinales glúteos
  • Hernias

Si no se realiza  el diagnóstico temprano  de  DDC, y se  realiza  tardíamente se realizarán procedimientos terapéuticos  como colocación de arnés reductor, yesos pélvicos o intervenciones  quirúrgicas, en algunas  ocasiones  con resultados  desfavorables.

El periodo ideal para la realización de  ecografía de  cadera  es de la  segunda  y duodécima  semanas  , debido a  que la  remodelación y normalización acetabular  tiene su mayor capacidad de  hacerlo en ese  tiempo.

En una  ecografía de  cadera  se debe  conocer la técnica de realización y valorar la relación acetábulo cabeza femoral.

Las  ecografías  de  cadera  son realizadas  con un ecógrafo  convencional con un transductor  lineal de  7,5 -12 MHz con la  técnica de Graf.

Comentario personal: la técnica de  ecografía  de cadera  en el  lactante   debido  a  su capacidad  de  reconocimiento de  displasia  de  cadera  debería  ser  considerada   en nuestro país  como  un método de  tamizaje  innovador  para  diagnóstico de luxación de  cadera,  así como lo son  los  tamizajes  auditivos  o  los de perfil tiroideo , que  han  identificado patologías  neonatales  para  un tratamiento precoz, lo mismo sería  con esta  técnica, reconocimiento precoz  de   patología  de  cadera y evitar  complicaciones posteriores de las mismas.

Leave a comment

× ¿Cómo puedo ayudarte?