Skip links

El cáncer de mama

El cáncer de mama ocupa el primer lugar en incidencia de las neoplasias malignas en las mujeres. El grupo de edad más afectado se encuentra entre los 40 y los 59 años de edad. La mortalidad por cáncer mamario se ha incrementado en 10.9% relativo en los últimos años.

El cáncer de mama en etapas iniciales se presenta de manera subclínica en la mayoría de los casos, y se detecta por estudios de imagen (mastografía, ultrasonido y resonancia magnética), en menor proporción por clínica (tumores palpables); sin embargo otra forma de presentación común es como un tumor no doloroso que hasta en 30% se asocia a adenopatías axilares.

Los tumores localmente avanzados representan 70% de las etapas clínicas al diagnóstico, pueden incluir cambios cutáneos como edema, ulceración, cutáneas, así como afectación de ganglios como los supra e infraclaviculares homolaterales.

El carcinoma inflamatorio de la mama, un tipo poco común pero de mal pronóstico y que progresa rápidamente, se caracteriza por una induración difusa de la mama con eritema, edema y aumento de la temperatura local. Todavía menos frecuente es el cáncer de mama por los síntomas de la metástasis y no por el tumor primario.

La mastografía es hasta ahora el mejor método de detección, tiene una sensibilidad diagnostica de 80 a 95%, aunque 10 a 15% de los tumores puede ser oculto sobre todo en mujeres con mamas densas (con el uso de mastografía digital mejora la sensibilidad diagnostica en este grupo de pacientes). El ultrasonido es en algunos casos una herramienta complementarios para diferenciar masas quísticas sólidas, para caracterizar lesiones benignas y malignas y como guía para la realización de biopsias de lesiones no palpables. La imagen por resonancia magnética con gadolinio tiene sensibilidad diagnostica de 94 a 100%, pero baja especificidad (37 a 97%) y valor predictivo positivo de 44 a 96%.

Las indicaciones actuales de este estudio son:
a) como estudio de detección en mujeres con alto riesgo
b) búsqueda de tumores ocultos mamarios de presentación axilar
c) mujeres portadoras de implantes o prótesis mamarias
d) evaluación de la respuesta al tratamiento sistémico adyuvante
e) evaluación complementaria para determinar multicentricidad y bilateralidad.

El fundamento del diagnóstico del cáncer de mama es la confirmación histológica del mismo, para esto se prefiere la realización de biopsias de mínima invasión, que permite determinar factores pronósticos y predictivos para el manejo integral de las pacientes.

El procedimiento de elección es la toma de biopsias con aguja de corte (trucut) tanto en lesiones palpables como en las no palpables; esta forma diagnostica se asocia con una exactitud del 98.5%.

En lesiones no palpables, la biopsia debe ser realizada bajo la guía de algún método de imagen (ultrasonido, mastografía, resonancia, etc.). Las biopsias quirúrgicas previo marcaje.

La estatificación del cáncer de mama proporciona información respecto al pronóstico y orienta el tratamiento. Los estudios de imagen son un complemento para evaluar el tamaño del tumor, la presencia de los ganglios y las metástasis.
El tratamiento integral del cáncer de mama es multidisciplinario, los manejos regionales son cirugía y radioterapia en cualquiera de sus tres modalidades (neoadyuvante, adyuvante y paliativa) y el tratamiento sistemico incluye la quimioterapia, la terapia endocrina y la terapia dirigida a blancos moleculares.

Las indicaciones para mastectomía incluyen:
1) contraindicación para recibir radioterapia;
2) enfermedad multicentrica
3) dificultad para obtener márgenes adecuados y resultado cosmético favorable después de un intento de cirugía conservadora.

Otro aspecto fundamental en el tratamiento quirúrgico del cáncer de mama es el manejo de los ganglios axilares, esto tiene fines pronósticos para la estatificación y terapéuticos con el fin de disminuir la recurrencia local.
El objetivo de la quimioterapia adyuvante es eliminar la enfermedad micrometastasica antes del desarrollo de clonas resistentes, pues se ha demostrado que la recurrencia sistémica es la principal causa de muerte en estas pacientes.
Entre 50 y 70% de los pacientes con cáncer de mama, el tumor será hormona sensible por lo que se podrán beneficiar de una de las siguientes modalidades d manejo. La decisión dependerá de las condiciones de la paciente, comorbilidades, biología tumoral y perfil de seguridad de cada tratamiento. Con cualquiera de estas modalidades terapéuticas no está recomendada la quimioterapia concomitante, y en la actualidad se pueden combinar con terapia biológica.

Artículo escrito por la  Dra. Shantal Sierra Doroteo

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?