Skip links

El quiste epitelial esplénico primario

El quiste epitelial esplénico primario es un evento inusual en la práctica quirúrgica diaria, se reportan cerca de 800 casos reportados hasta la fecha en la literatura Inglesa. Los quistes esplénicos puede ser parasitaria o no parasitaria en origen. Los quistes no parasitarios son primarios o secundarios. Los quistes primarios también conocidos como verdaderos, congénitos, epidermoides o epiteliales. Los quistes esplénicos primarios representan el 10% del total de los quistes esplénicos benignos no parasitarios y son los más frecuentes en los niños. Por lo general, los quistes esplénicos son asintomáticos y se pueden encontrar incidentalmente en estudios de imagenología o transoperatorios. Los síntomas están relacionadas con el tamaño de los quistes. Cuando asumen grandes tamaños, pueden presentarse con saciedad temprana, dolor local o referido, síntomas debido a la compresión de estructuras adyacentes (como náuseas, vómitos, flatulencia, diarrea) o raramente trombocitopenia, y de vez en cuando las complicaciones como infección, ruptura y / o hemorragia. En el preoperatorio el diagnóstico de los quistes esplénicos primarios puede determinarse por ultrasonografía (USG), la tomografía computarizada o imágenes por resonancia magnética, aunque el uso de USG ha llevado a un aumento en la incidencia de quistes esplénicos un 1%. El diagnóstico de la estirpe del quiste es por histopatología. El tratamiento ha cambiado drásticamente desde la esplenectomía total a métodos de conservación esplénicos recientemente.

La lesión renal aguda ocurre comúnmente en pacientes hospitalizados y se asocia con morbilidad y mortalidad aumentada. Aunque la ecografía renal se realiza a menudo, su utilidad clínica en la determinación de la causa de la lesión renal aguda, especialmente la detección de obstrucción del tracto urinario, no se ha establecido.


Métodos: Se realizó un estudio de cohorte retrospectivo de todos los pacientes hospitalizados adultos que se sometieron a una ecografía renal para la lesión renal aguda durante un periodo de 3 años en un hospital universitario. La frecuencia de alteraciones ecográficas renales y características clínicas que predicen el resultado de la obstrucción de las vías urinarias se determinó.


Resultados: Durante el período de 3 años, 1.471 ecografías renales se realizaron de los cuales el 55% (810) eran para la evaluación de lesión renal aguda. La ecografía renal fue normal en el 62% (500 de 810) de los pacientes. La hidronefrosis se detectó en sólo el 5% (42 de 810) de los estudios y en sólo el 2,3% (19 de 810) de los casos fue de uropatía obstructiva considerado el causa de la lesión renal aguda. La mayoría de estos pacientes (14 de 19) tenía una historia clínica sugestiva de obstrucción de las vías urinarias. Menos del 1% de los pacientes (5 de 810) tenían obstrucción del tracto urinario en la ecografía sin historia clínica sugestiva. La mayoría de los otros hallazgos ecográficos fueron incidentales y no establecieron una etiología para el lesión renal aguda.


Conclusiones: La ecografía renal para la evaluación de la lesión renal aguda se indica si hay antecedentes médicos sugestivos de obstrucción del tracto urinario. De lo contrario, es poco probable que produzca resultados útiles ultrasonido renal y debe ser utilizado de manera más selectiva basada en la historia clínica de los pacientes.

Artículo escrito por el Dr Rebollar González Roberto Carlos

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?