Skip links

Errores y dificultades más comunes en la exploración ultrasonográfica de mama, además de las ventajas y recomendaciones.

1

Antes que nada se debe de tener una conversación con la paciente que se va a realizar el estudio. Es indispensable poder explicarle en que consiste el examen en palabras y términos que ellas pueden comprender con facilidad. Por lo general son pacientes que vienen de mamografías y se les esta pidiendo este examen para descartar alguna patología, por lo cual acuden a nosotros con un poco de miedo y nervios por su estado de salud.

Es bien sabido que el cáncer de mama es una patología de alta frecuencia en la mujer,  este motivo es causante de mucho temor en las pacientes que se encuentran una tumoración, presentan secreción o tienen dolor en sus mamas.

Todas las patologías desde benignas hasta las malignas pueden llevar a la paciente a un estado de preocupación y ansiedad pensando que su patología pudiera ser muy grave. Por tal motivo se les debe de tranquilizar y explicarles que la mayoría de las veces las patologías no son malignas.

Es de suma importancia un abordaje integral desde la primera visita, de igual modo la eficacia profesional en atención primaria es determinante. Es de suma relevancia el estado emocional de la paciente por que empiezan a tener sentimientos de impotencia y alteraciones en sentir con respecto a la feminidad.

Las emociones de la paciente juegan un papel muy importante a la hora de realizar este tipo de exámenes por lo cual nosotros como médicos debemos contribuir a mejorar el estado anímico durante el proceso del estudio.

Hay que decirles también que este examen es seguro, que no es doloroso, que no habrá radiación de por medio, y que la duración es de 20 a 30 minutos, la mayoría de las pacientes ya vienen de una mamografía que les pudo haber ocasionado algunas molestias, se les debe informar que en esta ocasión probablemente la única molestia que sientan es el gel frio para el transductor además de algo de presión, pero que no es muy doloroso.

Una manera fácil de explicarles es decirles que la ecografía es un estudio que nos permite ver en tiempo real la glandula mamaria y los tejidos vecinos, como  piel, grasa y músculos.

Se les debe preguntar por exámenes anteriores, para nosotros tener una correlación, así nos damos cuenta de si la paciente ya cuenta con algún diagnostico y se debe corroborar, o si el estudio anterior no fue concluyente y hay que revisar más a fondo, ya sea una mamografía u otro ultrasonido. También debemos informarnos si la paciente cuenta con el antecedente de cáncer de mama en la familia, sobre todo de primer grado, ya que esto las hace más propensas a padecerlo que la población en general.

Después de haber tenido una pequeña charla con la paciente sobre su historial clínico, antecedentes, explicarle y resolver sus dudas respecto al examen, se le pide que se coloque una bata retirando toda su ropa de la cintura hacia arriba, en caso de que haya utilizado algún tipo de desodorante o talco, pedirle que lo remueva con un poco de agua, para que estos productos químicos no nos afecten a la hora de realizar el examen, y  que puedan interferir entre el gel y el transductor.

Debido a que las imágenes en el ultrasonido se capturan en tiempo real podemos mostrar estructuras y el moviendo de los órganos internos de cuerpo, así como también como la sangre fluye por los vasos sanguíneos, eso ultimo no es de gran utilidad cuando encontramos tumoraciones, para ver si tiene perfusión.

Varios estudios han demostrado que utilizar la combinación de mastografía y ultrasonido puede resultar en una detección más precoz y más frecuente en las patologías mamarias, ya sean benignas o malignas como un cáncer, ya que mientras menos nos tardemos en diagnosticarlo más rápido se le ofrece tratamiento a la paciente.

Ya con la paciente  recostada boca arriba con sus brazos por atrás de su cabeza, los senos descubiertos, se aplica el gel en generosa cantidad, se desliza el transductor en sentido radial, siempre siguiendo la anatomía de los conductos y  lobulos que conforman la mama.

Hay que pedirle que eleve bien el brazo para checar la axila y los ganglios linfáticos. En decúbito supino se exploran los cuadrantes internos y en decúbito oblicuo para estudiar los cuadrantes externos y la región axilar.

Para poder determinar una lesión se necesita rotar el transductor sobre esa posible tumoración, con una ligera presión para poder eliminar las sombras por los artefactos que se generan por los ligamentos.

Siempre que encontremos una lesión es de suma importancia indicar exactamente donde fue localizada, hay varios métodos para esto, pero los que más se prefieren  son mediante la posición horaria y determinando la distancia que la separa del pezón, y a que profundidad a la que está ubicada dentro de la mama. Este es el esquema que se podría utilizar.

Después de describir la localización se debe de  clasificar de acuerdo al BI-RADS encontré una tabla que nos puede ser de gran ayuda a la hora de realizar las ecografías, ya que al principio podemos tener un poco de dudas con respecto a las diferentes lesiones y ya que los ultrasonidos son operador –dependiente, debemos estar bien calificados para poder realizar esta exploración y si tenemos dudas con respecto a las lesiones encontradas mejor referir a la paciente con algún médico que se encuentre mejor calificado, es preferible eso a dejar escapar algún diagnostico importante que pueda poner en peligro la vida de la paciente.

El estudio se recomienda para pacientes para pacientes que son jóvenes, debajo de los 30 años, para las que se encuentran embarazadas, en periodo de lactancia, para valorar o revisar a pacientes con implantes mamarios y para la evaluación de masas detectadas por la mamografía, densidades asimétricas o masas palpables que no pudieron ser identificadas en la mamografía.

Se recomienda también a pacientes que tienen antecedentes de cáncer de mama y no pueden realizarse otro tipo de exámenes, ya sea por cualquier condición por la cual no se pueden exponer a los rayos x.

El uso principal del ultrasonido de mama en la actualidad es ayudar a diagnosticar las anormalidades que no se detectan por el médico durante un examen físico y checar  también las características de anormalidades potenciales observadas en una mastografía.

En ocasiones puede haber  lesiones mamarias que por su tamaño pequeño o su localización profunda o que su consistencia sea muy similar al del parénquima, que no son palpables y solo se pueden detectar mediante algún examen radiológico. Hay canceres que no son palpables, y pueden llegar a comprometer toda la mama, hay ocasiones en las que se encuentran carcinomas infiltrantes en lesiones que nunca fueron palpables, de aquí la importancia de realizar periódicamente exámenes a las pacientes. La mamografía se recomienda cada año después de los 40 años y la ecografía antes de esta edad y como complemento para la mamografía.

Hay estudios retrospectivos que han demostrado que los exámenes actuales para detectar cualquier anormalidad en la mama, ya sea mamografía o ultrasonido, entre un 10 a 25% pueden pasar inadvertidos a los ojos del médico. Hay que capacitarnos continuamente para que ninguna lesión se nos escape, es necesario practicar constantemente y mantenernos al tanto de las novedades en el ámbito científico.

Aquí abajo presento otra tabla que nos podría ser de ayuda a la hora de clasificar las lesiones de la mama.

Debemos de ser muy minuciosos a la hora de practicar este tipo de examen, ya que por falta de práctica podríamos dejar pasar alguna lesión de importancia, hay que tomarnos nuestro tiempo y si no sabemos o tenemos dudas es mejor consultarlo con alguien que tenga más experiencia que nosotros o en su defecto canalizar a la paciente a otro nivel hospitalario para que pueda recibir la ayuda necesaria.

El cáncer de mama ocupa los primeros lugares de tumoraciones malignas a nivel mundial por tal motivo siempre hay que revisar a las pacientes con esto en mente. Los principales errores que se cometen a la hora de mal diagnosticar son humanos, sobre todo operador dependiente, ya que los estudios de tamizaje para la detección del cáncer de mama dependen completamente del médico que los esta revisando.

× ¿Desea más información sobre este diplomado?