Exploración de vesícula biliar

La maniobra más utilizada en X-7, lo que significa que colocaremos el transductor debajo de la apófisis xifoides con el marcador del lado derecho del paciente. El 7 indica que desplazaremos bajo el reborde costal derecho a unos 7 cm hasta encontrar la vesícula biliar. En ocasiones podemos solicitarle al paciente inspire profundamente para que la vesícula se desplace por debajo de la parrilla costal. Una vez localizada la vesícula es importante explorarla en su totalidad y para ello necesitamos una vista longitudinal. Esto se consigue rotando el transductor sobre su eje, generalmente en la vista longitudinal la encontraremos en forma de “signo de exclamación”, formado por la vesícula biliar y la vena porta.

Dimensiones de la vesícula biliar. Tamaño normal de la vesícula debe de medir de 7-11 cm de longitud y de 1.5-4 cm de diámetro, transversa > 4cm máximo

Engrosamiento de la pared vesicular. Un espesor de > 3 mm en una vesícula biliar distendida es anormal. La anormalidad del espesor de la pared, junto con el signo de Murphy ultrasonográfico y la presencia de cálculos biliares en el US tienen un valor predictivo de           > 90%para colecistitis aguda, que es la causa más común del engrosamiento patológico de la pared.

Lodo biliar. Está constituido por una mezcla de gránulosde bilirrubinato de calcio y cristales de colesterol dentro de una bilis viscosa. Su detección es esencialmente ultrasonográfica, em donde se observan ecos de baja longitud, depositados en la parte más declive de la vesícula biliar y no producir sombra acústica.

Dilatación de la vía biliar. Los conductos intrahepáticos normales no dilatados tienen un diámetro de 1 a 2 mm. El tamaño del conducto hepático común es un indicador sensible de la presencia de obstrucción biliar y es más sensible que en los conductos intrahepáticos para valorar obstrucción biliar temprana o parcial. El colédoco normal tiene un diámetro de 4-5 mm, por lo que una medición de >6 mm indica dilatación ductal.

Obstrucción de la vía biliar

Ecográficamente se observa dilatación de los conductos biliares. Los conductos biliares intrahepáticos dilatados pueden distinguirse de la venas por su trayecto tortuoso o irregularidades de sus paredes. El segmento menos comprimido de  la vía biliar es el segmento medio ubicado entre la arteria hepática derecha y páncreas, de modo que este segmento es el primero en dilatarse, se considera dilatado cuando mide >7 mm.

Coledocolitiasis

Es una de las causas más frecuente en la obstrucción biliar. Los cálculos ductales aparecen como estructuras dentro de los conductos, se observan imágenes hiperecogénicas con sombra acústica, frecuentemente se localizan en la porción más  distal del conducto intrapancreático, cerca de la ampolla de Vater. Se observa esta zona administrando agua vía oral al paciente y colocarlo en bipedestación, en posición oblicua posterior derecha empleando a la vesícula biliar como ventana acústica.

Colangiocarcinoma

El cáncer de los conductos biliares suelen ser frecuentes en la bifurcación del conducto hepático común, con afección de los conductos izquierdo y derecho. Los tumores en esta localización se denominan Tumores de Klatskin. El patrón más común de crecimiento muestra infiltración de tumor de la pared biliar, estos crecen como una masa intraluminal polipoidea en la mayoría de los casos estos tumores son irresecables. Ecográficamente se observa dilatación del conducto biliar ocasionado por una masa, hay engrosamiento de la pared de la vía biliar.

Síndrome de Mirizzi

Es una enfermedad que consiste en la obstrucción del colédoco debido a un cálculo en el conducto cístico o en el cuello de la vesícula. La obstrucción puede causarse por el defecto de masa del cálculo o por una reacción inflamatoria asociada al ligamento hepatoduodenal. Ecográficamente se observa dilatación, la masa y sombra acústica.

Vesícula de porcelana

Se denomina así por encontrarse calcifiaciones de la pared de la vesícula biliar, está asociada a la litiasis biliar y puede presentar una forma de colecistitis crónica. Es de predominio femenino y es más común en la sexta década de la vida. El apecto ecográfico es calcificación en toda la pared de la vesícula, se observa una línea semilunar hipercoica con una sombra acústica posterior derecha.

Características ecográficas:

Cálculos Con sombra acústica
Barro biliar Sin sombra acústica y movilidad
Pólipos * Sin sombra acústica ni movilidad

Artículo escrito por la Dra. Posadas Aguilar Vianey

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com