Hígado graso no alcohólico

Con base en el análisis de los resultados de la NHANES (National Healt and Nutrition Examination Survey) se compararon dos periodos (1988-1994 y 2005-2008) que incluyeron 25 536 adultos residentes en Estados Unidos para evaluar la prevalencia de los componentes del síndrome metabólico (SM), la prevalencia del HGNA de 5.5% a 11% y de esteatohepatitis no alcohólica (EHNA) de 0.65% a 1.1%.

Los autores de esta revisión concluyeron que tanto la obesidad como la DM predijeron en forma independiente la presencia de HGNA y EHNA y que, de continuar esta tendencia, en dos décadas más la prevalencia podría llegar al 50%. La DM es un componente del SM que se vincula con mucha frecuencia con el HGNA y compromete el pronóstico de estos pacientes, mayor morbimortalidad en aquellos que además tenían DM.3 Sin embargo, hasta el 40% de los sujetos con HGNA puede no padecer SM; más joven, con menor IMC, predominio del sexo masculino y hemoglobina elevada, la cual por cierto se correlaciona con fibrosis avanzada. Otra entidad clínica relacionada a menudo con el HGNA es la enfermedad coronaria, en 4023 voluntarios, cuyo consumo de alcohol era menor de 20 g al día, sin hepatopatías ni cardiopatías conocidas.

Se sometieron a ultrasonido, tomografía computarizada y pruebas de laboratorio para identificar hígado graso y calcificaciones coronarias. Se encontraron calcificaciones en el 32% de la muestra, elevación ALT, concentración de GGT, el HGNA estaban directamente vinculadas con la presencia de estas calcificaciones, al igual que otros factores de riesgo. Un trabajo mexicano en el cual se encontró un aumento significativo del número de células progenitoras del endotelio vascular entre sujetos con HGNA, además de una correlación entre los mayores niveles y el mayor daño hepático; el incremento indica que existe un proceso activo de reparación endotelial, como respuesta a sus propias condiciones metabólicas que incrementan en grado considerable su riesgo cardiovascular.

FISIOLOGÍA

Se ha propuesto que el microbioma intestinal puede ser un factor determinante en la aparición y progreso del HGNA. Se analizó su materia fecal y se encontró que los niños con HGNA tienen mayores poblaciones de Proteobacterias, Bacteroides, Actinobacterias y Lentisphaerae. También se encontró un aumento significativo de la producción de ácidos grasos de cadena corta y alcohol, con lo cual se propone que el microbioma de los pacientes con HGNA es más eficiente en la producción de energía, lo que favorece el aumento de los depósitos de grasa y puede agregarse al reconocido potencial hepatotóxico del alcohol. La progresión de la enfermedad de simple esteatosis a cirrosis y luego al hepatocarcinoma guarda aún muchos secretos, los marcadores TLR4, MyD88 e IL-17, los cuales se expresan en forma predominante en los casos que tienen mayor inflamación y fibrosis y se propone buscar la manera de inhibirlos para reducir el avance de la enfermedad. obesidad central se vincula de modo predominante con el HGNA; la concentración mayor de agentes proinflamatorios, algunas enzimas e incluso cortisol en la grasa visceral y se ha propuesto que estos agentes contribuyen de manera directa en la fisiopatología del HGNA.

DIAGNÓSTICO

El mejor método diagnóstico es aún la biopsia hepática, se han propuesto algunas pruebas de aliento que no son invasivas, con metacetina, la cual mostró una sensibilidad de 82% y especificidad de 80%, con una muy buena correlación entre el resultado de la prueba a los 20 y 60 min.

TRATAMIENTO

Respuesta parcial al uso de vitamina E (VE), se estudió a un subgrupo de pacientes para determinar marcadores o factores de predicción de esta respuesta en pacientes con EHNA.

Se  integraron tres grupos: uno con quienes respondieron favorablemente a la VE, otro con aquellos que no mejoraron y el último con quienes recibieron placebo, ó la presencia de algunos metabolitos de la microbiota intestinal (ácido indolpropiónico y fenilpropionato) en las muestras.se propone que estos metabolitos son marcadores y factores de predicción de buen pronóstico en los sujetos elegibles para tratamiento con vitamina E. Destacan el café, cuyo consumo cuando menos de una taza al día evita la progresión de la fibrosis en el HGNA; el consumo de vino tinto, se presentó otro en el cual se evaluó en un cultivo celular el efecto del resveratrol, que es un componente de las uvas y que redujo la intensidad de la fibrosis, al modular la expresión de los genes que participan en el metabolismo hepático de lípidos y glucosa. Destaca el uso de agua enriquecida con hidrógeno, la cual reduce en apariencia la lipogénesis hepática y el estrés oxidativo, compuesto con silimarina, fosfolípidos y vitamina E logra mejorar el daño hepático mediante un efecto antioxidante, con lo cual se reducen tanto la esteatosis como la producción de óxido nítrico. en una revisión sistemática del tratamiento del HGNA se concluyó que no hay todavía un estudio a gran escala, de alta calidad ni de largo plazo, que permita recomendar un tratamiento de elección y que eso está por definirse.

El tema de hgna es de gran importancia ya que en los últimos años se ha aumentado significativamente los casos, lo vemos mas frecuente en la consulta, presentado diagnósticos como el sm, pero lo difícil hasta el momento como lo menciona el artículo es el tratamiento, cabe mencionar que el tratamiento homeopático es de mucha utilidad y con resultados rápidos y eficientes, pero hay que dar de manera pronta y de forma oportuna un tratamiento dependiendo de las diferentes patologías que presenten los pacientes.

Artículo escrito por la Dra Arminda Victoria

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Llamar ahora