Skip links

Imagenología y fasciolasis de vías biliares

La Fasciolasis es una parasitosis cosmopolita. En Cuba, el ganado bovino se encuentra relacionado con el mantenimiento de la endemicidad de este parasitismo, aunque también ha sido encontrado en el ganado bovino de las provincias occidentales. En nuestro país la infección humana se encontró, por primera vez, en 1923; a partir de 1931 comenzaron a desarrollarse investigaciones sobre fasciolasis humana y se han reportado, incluso, brotes epidémicos de esta enfermedad que se destacan sobre la endemicidad existente.

Se ha considerado al berro (Nastortium Officinale), principalmente al que crece silvestre en la orilla de ríos o en terrenos húmedos, de gran importancia en la transmisión de la fasciolasis humana. De hecho, esta parasitosis está más extendida en aquellos países donde existe la costumbre de comer berro crudo en ensalada, como sucede en Europa occidental, África del norte, Cuba y Chile.

Los aspectos clínicos de mayor relevancia en esta entidad son los siguientes: dolor en hipocondrio derecho, fiebre e ictericia. También, se han reportado como rasgos clínicos importantes: astenia, anorexia, hepatomegalia de tamaño variable y casi constantemente dolorosa a la palpación.  Desde el punto de vista epidemiológico, el interrogatorio clínico resulta de sumo interés y en los pacientes sospechosos, establecer los antecedentes del consumo de agua de pozo sin hervir y la ingestión de berro contaminado, insuficientemente lavado.

El diagnóstico de la fasciolasis, por tanto, descansa en los antecedentes epidemiológicos, síntomas y signos clínicos antes mencionados y en el hallazgo del parásito o sus huevos en las heces fecales o en la secreción biliar. Es útil realizar estudios serológicos en busca de altos títulos de anticuerpos antiparasitarios.

El desarrollo de algunos métodos diagnósticos en el terreno de la Imagenología, tales como la Ultrasonografía (US) y la Colangiopancreatografía Retrógrada Endoscópica (CPRE), ha brindado la oportunidad de detectar la presencia del parásito en la vesícula biliar y vías biliares extra hepáticas.

Se ha reportado el hallazgo de fasciolasis de las vías biliares extra hepáticas mediante la realización de la CPRE, que brinda una imagen de múltiples defectos de lleno lineales o en forma de hojuelas en el interior del colédoco. La US es una exploración caracterizada por las escasas molestias que ocasiona al paciente y por su bajo costo, y ha mostrado una alta sensibilidad y especificidad en el diagnóstico de diferentes entidades como la litiasis y la poliposis vesicular, la dilatación del colédoco y de las vías biliares intrahepáticas, así como en las afecciones hepáticas y pancreáticas. Los rasgos ecográficos de estas entidades han sido bien definidos por diferentes autores. Sin embargo, las características que puede brindar la localización de la fasciola hepática en las vías biliares extra hepáticas y, específicamente, cuando su localización es en la vesícula biliar, no han quedado tan bien establecidas como en las afecciones antes mencionadas lo que ha originado, en ocasiones, dificultades diagnósticas. 

Artículo escrito por el Dr. Dannee Miguel Escoto López

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?