Skip links

Las lesiones focales del hígado en niños

Las lesiones focales del hígado en niños incluyen neoplasias, lesiones metastásicas, masas inflamatorias y quistes (congénitos o adquiridos); las neoplasias primarias tanto benignas como malignas representan del 1% al 2% de todos los tumores pediátricos. Muchos estudios sugieren que las neoplasias benignas son menos frecuentes que los tumores malignos. Las neoplasias hepáticas primarias ocupan el tercer puesto, en orden de frecuencia, entre las masas intra abdominales malignas de la población pediátrica, después del tumor de Wilms y el neuroblastoma, hasta alcanzar entre el 5% al 6%.

Lesiones focales malignas.

El hepatoblastoma es el tumor primario maligno del hígado más común en la edad pediátrica; da cuenta de hasta el 48% de los casos. La mayoría de los pacientes se presentan antes de los 3 años, con una masa abdominal de crecimiento rápido, hepatomegalia, dolor, fiebre, anorexia y perdida de peso. Tiene una mayor frecuencia en hombres, con una tasa de 2:1. El 90% tiene elevación de la α-fetopro-teina. La apariencia del hepatoblastoma por US varía de acuerdo con los diferentes tipos histológicos. Usualmente, están bien delimitados, multilobulados y septados. La variedad epitelial frecuentemente se ve como una masa homogénea, hipóecogenica, mientras que la variedad mixta se ve como una masa heterogénea, con focos hiperecogénicos, debido a las calificaciones con zonas hipo- o anecogénicas, debido a la necrosis de licuefacción.

Carcinoma hepatocelular.

Se presenta, principalmente, en niños entre los 12 y 14 años de edad, y menos comúnmente en niños menores de 4 a 5 años. Aproximadamente, el 50% de los niños tiene una condición hepática preexistente, como hepatitis, glucogenosis, tirosinemia, cirrosis, hemocromatosis o deficiencia de α 1antitripsina. Clínicamente, el carcinoma hepatocelular se presenta con masa palpable y eleva niveles séricos de α-fetoproteina, la alteración de pruebas hepáticas, como alanino aminotransferasa, bilirrubinas totales, albumina y fosfatasa alcalina, es rara. Puede ser único o múltiple, y la invasión vascular es común. La apariencia por TAC y RM es similar a la del hepatoblastoma y el lóbulo derecho es afectado dos veces más frecuente que el izquierdo, por ecografía, la ecogenicidad de la lesión es variable, las calcificaciones son raras y el parénquima adyacente puede ser anormal. La resección completa de este tumor es posible en 30% a 40% de los casos. El pronóstico es pobre, únicamente el 30% de los niños tiene supervivencia a largo plazo.

Sarcoma embrionario indiferenciado (SEI)

El SEI es un tumor hepático maligno poco frecuente (5% de los tumores hepáticos en la edad pediátrica). En casi en 90% de los casos ocurre en niños (6-10 años) y adolescentes, sin predilección de género. Las manifestaciones clínicas son poco específicas, con una presentación que va desde un dolor abdominal agudo, fiebre, anorexia y diarrea hasta encontrar un quiste hepático solitario incidentalmente. Típicamente, la α-fetoproteina y las pruebas de función hepática permanecen normales. El SEI es una neoplasia con un fenotipo mesenquimal primitivo. El tamaño del tumor a menudo excede los 10 cm y puede llegar a tener hasta 30 cm. Es una masa solitaria, grande predominante solida; el resto tiene contenido quístico. La apariencia del SEI al US va desde una masa hipoecogénica quística, con septos ecogenicos de grosor variable, hasta una masa ecogénica con múltiples espacios quísticos.

Artículo escrito por la Dra. Marisol Lara Castro

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?