Media del volumen prostático por ecografía suprapúbica en jóvenes sanos del estado de Morelos en un estudio transversal

La mayor parte de los estudios ecográficos en individuos asintomáticos se enfoca en adultos mayores de 30 años,  en quienes se destaca la hiperplasia prostática benigna o hiperplasia nodular como la enfermedad más frecuente de la próstata, ya que los cambios microscópicos pueden observarse desde la cuarta década de la vida. Los estudios de necropsia indican que 90% de los varones mayores de 80 años tiene hiperplasia prostática benigna. Hasta la década de los 80, cuando arribó la ecografía con escala de grises, el método principal para examinar la glándula prostática era el tacto rectal, aún vigente; sin embargo, para conocer el tamaño aproximado de la próstata en la actualidad, un método sencillo, accesible, no invasivo y de bajo costo es la ecografía suprapúbica con vejiga llena. Los estudios correlativos demuestran que la evaluación volumétrica de la próstata con ecografía suprapúbica es exacta, con un valor predictivo positivo de la prueba de 85%, y que 1 g de tejido prostático es equivalente a un centímetro cúbico (1cm3). Es un hecho que la ecografía con transductor transrectal define de mejor manera la anatomía zonal (zona periférica y zona interna de glándula prostática), así como el volumen de la glándula prostática, con un valor predictivo positivo de 93%. El peso y el volumen glandular se relacionan con la edad. En muchos estudios se considera que para un paciente joven menor de 30 años el peso aproximado es de 20 g o 20 cm3, sin que exista por el momento un estudio que lo compruebe. De manera coincidente con el hecho de que la hiperplasia nodular benigna es la afección más frecuente de la próstata, se ha tomado como parámetro de la población de varones jóvenes que la afección comienza a partir de un volumen prostático medio de 27 cm, medida por ultrasonido en sus diferentes técnicas y por necropsias de varones jóvenes. No obstante, este parámetro se toma en cuenta en mediciones en pacientes mayores de 30 años, ya que después de esa edad, pese a ser muy jóvenes, comienzan con sintomatología prostática, y de acuerdo con las distintas mediciones que se han tomado la media para afirmar que existe hiperplasia prostática en jóvenes se ha establecido en 27 cm3 entre las diferentes escuelas urológicas e imagenológicas. Es por ello que el presente estudio de investigación de tipo transversal se decidió realizar en una población joven menor de 25 años, en la que las mediciones prostáticas están poco estudiadas, además de la necesidad de contar con una media poblacional de volumen prostático en jóvenes de estas edades y de esa forma estar en capacidad de afirmar cuando un joven se encuentre con un volumen prostático superior al de la media poblacional.  El objetivo de este estudio fue conocer el volumen prostático medio poblacional mediante ecografía suprapúbica en jóvenes sanos del estado de Morelos con edades entre 19 y 25 años, así como identificar y documentar los hallazgos encontrados en la imagen ultrasonográfica en el periodo comprendido de enero a diciembre de 2008.

Se seleccionó una muestra aleatoria por conveniencia de 100 varones universitarios de 2º a 8º semestre de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) en un periodo de un año (del 1 de enero al 31 de diciembre de 2008).

Criterios de exclusión: ningún tipo de sintomatología de vías urinarias, prostática, renal o infecciosa en general que pudiera alterar los resultados del estudio, sin antecedentes de enfermedades de cualquier tipo a nivel prostático o de vías urinarias, malformaciones congénitas conocidas al momento del estudio, alumnos que fueran menores de 18 años y mayores de 25 años, alumnos que no desearan participar en el estudio de investigación, y aquellos que al momento del estudio no tuvieran la vejiga con por lo menos 150 cm3 aproximados de orina. Se les realizó el ultrasonido suprapúbico con vejiga llena (deseo moderado de micción) a los participantes, independientemente de si cumplían o no con los criterios de exclusión, con un equipo ultrasonográfico marca LG modelo Logic 500 MD color, con un transductor convexo en modo urológico según configuración del software del aparato con 4.5 mhz. Se procedió a realizar la medición prostática en sus ejes longitudinal, transversal y anteroposterior, se multiplicaron todas las medidas y a su vez el resultado se multiplicó por la constante 0.523. El resultado se expresó en cm3 (fórmula del elipse) o el equivalente a 1 ml, o en la clínica a 1 g de peso prostático. Cada registro de cada participante se anexó a su pequeño interrogatorio clínico y se guardó en un expediente. Es importante señalar que el promedio más bajo de volumen prostático en las diferentes edades fue de 15.47 cm3 y el más alto de 20.85 cm3, mientras que en el total de la muestra se encontró como medida más baja de volumen prostático la de 10.2 cm3 y como medida más alta la de 28.6 cm3. De esta última, fueron cuatro los participantes que presentaron un volumen prostático mayor que el promedio establecido (27 cm3), así como también la mayor frecuencia de participantes por grupo de edad fue la de 20 años, a la que correspondió una frecuencia de 22 participantes, seguida por los jóvenes de 21 años, con una frecuencia de 17 participantes. Por lo tanto, entre ambos grupos representaron 62% de la muestra, con un promedio de edad de 21.67 años para toda la muestra, que constó de 63 participantes. Se analizaron los datos mediante el programa Stata 8.0 y se obtuvo una media muestral de 17.44 cm3 y una desviación estándar de 3.62. Se calculó el intervalo de confianza al 95% con valores de Z en el que se pudo observar que, con un intervalo de confianza al 95% y un error estándar de 0.456, la media poblacional de volumen prostático medido por ultrasonido suprapúbico de los jóvenes de la muestra se encuentra entre 16.54 y 18.33 cm3.

La hiperplasia prostática como la afección más frecuente de la próstata después de los 40 años ha sido objeto de estudio arduo por parte de los científicos, que entre otras cosas establecieron una medida del volumen prostático promedio en varones después de los 30 años de edad y que la próstata comienza su crecimiento hiperplásico benigno después de 27 cm3. En la gran mayoría ello sucede después de los 40 años, por causas multifactoriales. Como no se han efectuado estudios en los que se hayan realizado mediciones en jóvenes menores de 30 años de edad, el presente estudio se basa en la medición del volumen prostático en jóvenes sanos asintomáticos de un estado central heterogéneo de la República Mexicana como lo es Morelos, en 63 jóvenes universitarios con entre 19 y 25 años y una media de edad de 21.6 años. Hasta la fecha no existen reportes indicativos de que existe una diferencia en el volumen prostático en jóvenes en la que intervengan variables como estado nutricional, nivel socioeconómico y escolaridad, entre otras. Por lo tanto, en el presente estudio la muestra bien podría corresponder a la media poblacional del volumen prostático en jóvenes sanos mexicanos de 19 a 25 años, con los parámetros mencionados en los resultados. Los hallazgos ultrasonográficos descritos es común encontrarlos asintomáticos. En el análisis estadístico, sólo los quistes periuretrales prostáticos menores de 5 mm resultaron con asociación y significancia estadística para los jóvenes que tienen un volumen prostático superior a la media de mayores de 30 años (27 cm3). Existen investigaciones confirmatorias de que los quistes prostáticos de tipo periuretral son muy comunes en varones jóvenes. Sin embargo, no existe un estudio que indique una asociación o significancia estadística clara relacionada con el aumento de volumen prostático. Pocos estudios indagan sobre el volumen y peso de la glándula próstata en jóvenes menores de 30 años dado que a esas edades no hay evidencia de que se inicie un proceso de hiperplasia prostática benigna, así como también a que la sintomatología a esta edad es mínima en la población general de varones con patología prostática activa y sintomática.

 En la hiperplasia prostática benigna, el crecimiento exponencial que registra no guarda relación directa con los síntomas urinarios y los múltiples factores que la originan comienzan a actuar después de los 30 años; sin embargo, un estudio de escrutinio en jóvenes sobre el volumen prostático de esas edades ofrecería un parámetro de medición para ellos mismos y por lo tanto el volumen prostático elevado por arriba de la media poblacional de mayores de 30 años indicaría un pronóstico a mediano plazo para desarrollar hiperplasia prostática benigna con mayor antelación que en estos momentos.

 La media poblacional del volumen prostático de jóvenes entre 19 a 25 años de un estado central heterogéneo de la República Mexicana como Morelos se encuentra entre 16.54 y 18.33 cm3, con un intervalo de confianza de 95%. El hallazgo ultrasonográfico más frecuente fueron las calcificaciones por cuerpos amiláceos con 50% de los casos; sin embargo, no se encontró significancia ni asociación estadística sugestiva de que tales calcificaciones causen aumento de volumen prostático en los varones menores de 30 años.

Comentario:

El ultrasonido prostático suprapúbico valora la glándula prostática a gran detalle siendo un estudio no invasivo, poco costoso y altamente efectivo, que complementa la clínica del paciente, además sirve de pronóstico para considerar el volumen prostático ante diferentes patologías que se pueden presentar en los jóvenes antes de los 30 años y predecir un crecimiento o asociación a hiperplasia prostática benigna posteriormente, me parece interesante el artículo, abre la posibilidad de realizar más estudios y análisis de investigación para la búsqueda de estudios de escrutinio en jóvenes asintomáticos o detección oportuna y preventiva de cáncer e hiperplasia y otras patologías.

Artículo escrito por la Dra Gómez Hernández Leslie Nohemí  

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com