Skip links

Patología más frecuentes del hígado

La ultrasonografía es un método diagnóstico que permite evaluar las diferentes estructuras anatómicas del paciente, en general sin la utilización de medios de contraste.

Es un método no invasivo que permite diferenciar las estructuras sólidas de las estructuras líquidas en función de su escala de grises. En general los tejidos sólidos adquieren una tonali­dad gris en las imágenes de ultrasonografía y los líquidos tonalidad negra.

Esto permite la diferenciación directa de los tejidos sin el uso de medios de contraste lo cual otorga gran utilidad al procedimiento ya que no es invasivo y permite la evaluación de diferentes estructuras anatómicas. Es en especial útil en la exploración del abdomen.

Se ha dicho que la ultrasonografía es el estetoscopio moderno. Dentro del armamentario de imagenología, la ultrasonografía es un método diagnóstico relativamente económico que per­mite su aplicación general.

Es muy valiosa en la exploración abdominal permitiendo la evaluación del hígado, vesícula, vías biliares, páncreas, bazo, riño­nes, la vejiga urinaria así como la próstata en el hombre, el útero y los ovarios en la mujer, etc., por lo cual es de suma utilidad.

En el área de urgencias, en los hospitales, permite diagnosticar de manera rápida el tipo de patología de los pacientes que ingresan permitiendo su clasificación para la hospitalización correcta en las salas correspondientes.

El coste de los aparatos de ultrasonografía, como se menciona es relativamente accesible en comparación con los otros equipos que se utilizan en Imagenología.  El entrenamiento de los médicos es, sin embargo, relativamente lento y amerita asesoría por profesores experimentados.

La dificultad estriba en que es un método operador-dependiente ya que la información se obtiene de la integración del movimiento del transductor y la comprensión de la ubicación espa­cial de los tejidos por el operador (estereognosia).

Los médicos que son capaces de realizar diagnósticos por ultra­sonografía, se ven favorecidos con una rápida y correcta evaluación de los padecimientos con diagnósticos tempranos y trata­mientos oportunos lo cual evita complicaciones y evita gastos innecesarios a los pacientes. La ultrasonografía es pues, un método diagnóstico que debe estar al alcance de los médicos en general para realizar una actuación profesional satisfactoria.

El método diagnóstico de la ultrasonografía está basado en la producción de ondas que se transmiten en el cuerpo humano para poder for­mar imágenes según la velocidad de estas ondas y según su reflexión en las diferentes interfases constituidas por los tejidos del cuerpo humano.

Por esta razón es menester analizar el movimien­to ondulatorio que constituye la piedra angular de la ultrasonografía.

Una onda puede considerarse una perturbación que se propaga en un medio desde un punto a otro sin que en dicho medio, en conjunto, exista algún desplazamiento.

Una de las patología más frecuentes es el  Hígado graso no alcohólico,  es en la  actualidad la principal causa de enfermedad hepática crónica  con una prevalencia mundial entre 2.8 y 46%, pudiendo presentarse desde una esteatosis o bien con inflamación y daño al hepatocito o  esteatohepatitis, sus manifestaciones más severas son la cirrosis hepática, el hepatocarcinoma o la insuficiencia hepática, siendo el síndrome metabólico un importante predictor de HGNA y tomando en consideración el incremento en la  incidencia en México se realizo este estudio.

En un estudio que se realizo se estudiaron 1006 sujetos, de los cuales se identificaron 198 con síndrome metabólico a los que se invito a participar en el estudio, con una muestra final de 193 y para considerar que presentaban SM tenían que reunir tres o más de las siguientes características: triglicéridos  mayor a 150mg/dl, TA mayor de 130/85 mm de Hg, Circunferencia abdominal mayor de 192 en hombres y 88 en mujeres, glucosa en ayuno mayor a 110mg/dl, HDL menor de 40 en hombres y 50 en mujeres.

Para detectar  hígado graso se realizo un ultrasonido abdominal, con un solo operador certificado. Los estudios se realizaron con un ultrasonido marca Siemens, modelo Sono line versa plus, con transductor sectorial, electrónico, multifrecuencia de  3 a 5 MHz. El estudio se realizo en tiempo real, en escala de grises. Con el paciente en decúbito dorsal se aplico gel para mejorar la transmisión del sonido, se observaron el lóbulo hepático derecho, el izquierdo y el caudado evaluando tamaño, ecogenisidad y bordes del hígado. El grado de severidad del hígado graso se clasificó de acuerdo con los siguientes criterios:

Leve: Mínimo aumento difuso de la ecogenisidad hepática

Moderado: Moderado aumento difuso de la ecogenisidad hepática.

Severo: Marcado aumento en la ecogenisidad, pobre penetración del segmento posterior del lóbulo hepático derecho y pobre o nula visualización  de los vasos hepáticos y del diafragma.

De los 193 pacientes 122 fueron varones (63.2%) y 71 mujeres (36.8%). La edad oscilo de los 18 a 70 años con una media de 45 años.

La prevalencia de hígado graso fue de 82.9%, fue mayor en hombres (86.9%), que en mujeres (76.1%) con un IC de 95%. No hubo diferencias en las prevalencias de hígado graso por edad.

De acuerdo a los resultados por severidad de hígado graso: Leve el (52.3%), moderada (22.3%) y solo 16 pacientes (8.3%) tuvieron un grado grave.

En cinco participantes 82.5%)  hubo otros hallazgos ultrasonográficos como litiasis vesicular (3), hepatomegalia (1) y esplenomegalia (1), todos ellos sin síntomas.

Este estudio es interesante porque muestra que es alta la frecuencia de hígado graso en individuos con síndrome metabólico y porque esta relacionado con el Ultrasonido, siendo el método por el cual se  diagnostican  los grados de hígado graso, motivo de nuestro diplomado.

Artículo escrito por el Dr. Chávez Sánchez Alejo

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Desea más información sobre este diplomado?